sábado, 8 mayo 2021 21:09

Abascal convoca el 23-F una asamblea general de Vox para modificar los estatutos

  • Vox aún no ha decidido dónde celebrar el cónclave en el que se prepararán las elecciones de mayo.
  • Delegados provinciales piden hacer una criba de candidatos en las primarias ante el riesgo de infiltrados.
  • La formación de Abascal prevé aprobar en la asamblea las cuentas de 2018 "previamente auditadas".
  • El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha decidido convocar para el sábado 23 de febrero una Asamblea General Ordinaria en la que se abordará una modificación de los estatutos internos del partido, entre otros asuntos.

    MONCLOA.COM ha tenido acceso a un correo interno de la organización política en el que se anuncia que la decisión de convocar este congreso –Vox lo denomina asamblea general– se produjo en la reunión de la Ejecutiva del pasado 22 de enero. La cita congresual comenzará al mediodía del 23-F en un lugar aún por decidir. Las dos últimas reuniones de este tipo se celebraron en el Teatro La Latina de Madrid, pero ahora será difícil repetir en este sitio por su aforo limitado.

    abascal vox
    Correo interno de Vox en el que se anuncia una asamblea general para el 23-F.

    El orden del día consta de cuatro puntos. El primero de ellos es tratar el informe del tesorero, Andrés Porta, y la aprobación de las cuentas anuales de 2018, “previamente auditadas”, en un momento en el que ha causado revuelo la noticia de cómo se financió Vox en sus inicios antes de las elecciones europeas de 2014 gracias a las donaciones de un grupo iraní en el exilio.

    El segundo punto de la asamblea será un informe del secretario general del partido, Javier Ortega Smith, sobre la “situación organizativa” del partido y a renglón seguido se abordará el punto más delicado de la convocatoria: la “actualización de los Estatutos y demás normativa interna” ante el crecimiento de afiliados que está experimentando el partido de Abascal.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”5728″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La formación ‘verde’ anunció hace diez días que en enero superó los 30.000 afiliados tras mantener un crecimiento sostenido en los últimos meses. La avalancha de afiliaciones le ha llevado a multiplicar por seis el número de inscritos. A principios de 2018 contaba con 5.085 y un año antes, apenas con 3.400 afiliados.

    Los estatutos del partidos fijan la celebración de primarias para elegir candidatos. En Andalucía, por ejemplo, hubo 12 candidaturas y salió elegida la del exjuez Francisco Serrano. En la actualidad se han designado presidentes provinciales y se da por sentado que habrá primarias para elegir candidatos a cargos autonómicas, pero no ocurre lo mismo en los pueblos y localidades, que siguen sin cabezas visibles para las elecciones de mayo salvo contadísimos casos -uno de ellos es Fulgencio Coll para la alcaldía de Palma de Mallorca-.

    ABASCAL TEME “INFILTRADOS” ENTRE LOS NUEVOS AFILIADOS

    Abascal y el resto de miembros de la Ejecutiva temen que en la masiva afiliación que ha experimentado el partido en los últimos meses haya “infiltrados” de otros partidos que pretendan “romper a Vox desde dentro”, según un dirigente consultado por MONCLOA.COM.

    De ahí que Abascal esté estudiando introducir en los estatutos “algún principio cautelar que acote la fórmula de participación en las primarias”. Por el momento, se desconoce cuáles son los planes de la dirección, pero en algunas delegaciones provinciales se ve necesario poner un mínimo de antigüedad -se habla de seis meses o un año- para ser candidato a las primarias, salvo en aquellos casos que a la dirección le interese un fichaje en concreto. En las últimas semanas, por ejemplo, desde Vox se está tentando a cuadros medios -y algún alto- del PP para que se incorporen a sus filas.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”4946″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Con ello se descartaría como candidatos a una parte muy importante los nuevos afiliados que se han apuntado en masa desde la moción de censura y las últimas elecciones andaluzas, ante las dificultades de Vox para saber quiénes son de fiar y quiénes no. A Ciudadanos le ocurrió algo parecido hace cuatro años y tuvo que recurrir a una empresa de ‘headhunters’ para cribar a los candidatos.

    Más problemático para Vox sería ampliar ese mínimo de antigüedad para la votación de las primarias, ya que ese efecto retroactivo dejaría sin voz ni voto a miles de afiliados -más de 25.000 si el corte es de un año-.

    A la espera de la propuesta que Abascal ponga sobre la mesa, hay un hecho que puede condicionar esta reforma de los estatutos internos del partido. La ley de partidos políticos fija que la dirección de un partido tiene que entregar sus propuestas a los compromisarios con 15 días de antelación para que éstos puedan presentar sus enmiendas al texto con tiempo suficiente y que todas ellas se puedan votar en la asamblea.

    Si se confirma la fecha del próximo 23-F para la asamblea general, tal y como adelanta MONCLOA.COM, el partido de Abascal tendría hasta el día 9 de febrero para decir cómo quiere modificar los estatutos.