jueves, 21 enero 2021 12:24

Cayetano Martínez de Irujo presentó su libro donde expone su vida al público

el corte ingles

Cayetano Martínez de Irujo, Duque de Arjona y Conde de Salvatierra, el quinto hijo de la Duquesa de Alba, ha podido presentar por fin su libro autobiográfico: “De Cayetano a Cayetana”. El autor ha pasado por distintos estados de ánimo en dicha presentación, desde la risa, hasta el llanto, cruzando por la melancolía y la soledad.

Rememorar momentos de una vida en la que los “claroscuros” predominaban no ha sido fácil para el aristócrata. No obstante, en esos momentos en los que tenía que coger aire para no romper en llanto, ha tenido a sus hijos enfrente escuchándole con atención y mostrándole su apoyo.

A sus 56 años, Cayetano Martínez de Irujo ha tenido que soportar que el resto del mundo critique, comente o incluso cuestione su vida duramente. Nadie más que él sabía la realidad y el porqué de cada uno de sus actos, los mismos que confesó a su madre, la Duquesa de Alba, antes de que esta falleciese, pudiéndose quedar en paz con ella y con él mismo. Además, el académico y periodista Luis María Anson se encargó minuciosamente de supervisar el libro, realizar el prólogo y hacer de lector cero antes de la publicación del libro, con lo que la Duquesa de Alba, si siguiese viva, hubiese estado más que conforme con las letras de su hijo, publicadas por la Editorial La Esfera.

El libro salió a la venta el cuatro de agosto y consta de 308 páginas más 64 ilustraciones en la que se ponen al descubierto las desventuras de la familia De Alba desde sus inicios. El escritor decidió ser él quién contase su historia, cansado de que el mundo siguiese especulando con ella. Son más de trescientas páginas en las que se encuentra al verdadero ser humano que se esconde tras el título nobiliario. Una persona con un pasado oscuro que ha tenido que esperar cincuenta años para poder poner punto y final a su historia y comenzar una nueva página en blanco.

DE CAYETANO A CAYETANA, DIRECTO AL CORAZÓN

Cayetano Martínez de Irujo

El mismo autor ha confesado que: “Este libro lo he escrito por la necesidad de compartir mi verdadero ser con la humanidad y no tener que seguir probando mi inocencia, puesto que he tenido que sufrir mi condición de persona de interés público porque un pequeño sector se ha esforzado en mostrar una imagen que no soy, algo que me ha dolido mucho”.

Cayetano Martínez de Irujo ha repetido en varias ocasiones en la presentación del libro “De Cayetano a Cayetana” que en ningún momento la intención de plasmar su vida y exponerse ante el mundo ha sido echarle la culpa a nadie de sus desavenencias. Era algo que tenía que hacer y que no ha tenido buenos comienzos.

La primera entrevista sobre el libro que le hicieron no fue del todo de su agrado. Cayetano ha dicho que las preguntas no iban con la mejor de las intenciones, pero reitera que no es culpa de nadie.

FIGURAS PATERNAS DE CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO

LUIS MARTÍNEZ DE IRUJO

El momento más emotivo de la presentación fue cuando Cayetano Martínez de Irujo comenzó a habla sobre la prematura muerte de su progenitor, debido a la leucemia, Luis Martínez de Irujo, cuando él tan solo contaba con nueve años. Pese al tiempo que hace de la defunción del fundador del imperio De Alba, Cayetano se sigue transportando a sus tiempos de niñez y vuelve a rememorar el instante en el que le dijeron que su padre había muerto. Aún hoy las lágrimas resurgen en sus ojos al evocarlo.

Uno de los mayores traumas que Cayetano Martínez de Irujo ha confesado llevar durante toda su vida fue la forma de comunicarle que su padre había perdido la última batalla.

El libro también tiene un apartado en el que habla del resto de figuras masculinas que marcaron su vida de una u otra forma. El amor por los caballos y la hípica se lo trasladó Florián Cortijo, quien a falta del cabeza de familia, hizo funciones de padre. Cortijo fue el que le enseñó a montar a caballo y todo lo que necesitaba saber sobre el mundo de los equinos. En la dedicatoria del libro tiene un momento para agradecerle que añadiese esa faceta a su vida.

JESÚS AGUIRRE

En un apartado del libro, Cayetano Martínez de Irujo habla sobre Jesús Aguirre y de su entrada en el Palacio de Liria. El segundo marido de la Duquesa cayó como un jarro de agua fría en el seno de la familia De Alba y es el que peor parado sale de todos los que nombra.

A los quince años, la madre de Cayetano Martínez de Irujo le explica que a los seis años de morir su padre había conocido a otra persona y así fue como Jesús Aguirre se instaló en el Palacio haciéndolo más suyo que de ellos, según el autor.

La descripción que Cayetano da sobre Aguirre es la de un hombre “pedante, mordaz y cínico” que no sabía, ni supo nunca, lo que era una familia. Es el segundo de los De Alba en hablar despectivamente de Luis, ya lo hizo su hermana Eugenia en una entrevista a Jesús Calleja.

LOS HERMANOS DE CAYETANO TAMBIÉN TIENEN PRESENCIA EN SU LIBRO

La respuesta del clan De Alba no ha cogido por sorpresa al escritor. En la puesta de largo por el dieciocho cumpleaños de los hijos de Cayetano Martínez de Irujo, Amina y Luis, fueron las ausencias que más se notaron.

En las páginas del libro se sincera con el mundo y consigo mismo al reconocer que la relación es casi inexistente. Sí es algo mejor con su hermana, Eugenia, y su hermano Fernando. No obstante, con el actual duque de Alba, Carlos, con Alfonso y con Jacobo, las diferencias son considerables. Comenzando por la decisión del mayor de todos, Carlos, de transformar la casa de su infancia en museo abierto al público.

Cayetano ha dado su versión del porqué no forma parte de los negocios o las empresas familiares, decisión de su hermano mayor, Carlos Fitz-James Stuart. El resto de los De Alba no han querido pronunciarse ni para bien ni para mal sobre el libro.

UN APARTADO ESPECIAL PARA LAS MUJERES

Cayetano Martínez de Irujo

Con respecto a las mujeres de su vida, Cayetano Martínez de Irujo deja un lugar especial entre las líneas de este libro a su exmujer y madre de sus hijos, Genoveva Casanova, para quien no tiene más que palabras de perdón y arrepentimiento.

Hay otras muchas féminas que forman parte de la narrativa de Cayetano, no obstante, tan solo hay un nombre que omite y que se da por presupuesto sin necesidad de escribirlo, Mar Flores.

Al igual que con Jesús Aguirre, el escritor no ha querido dejar pasar la oportunidad de liberarse del yugo que tenía y ha contado en breves líneas su opinión para con ella: “Era una mujer maquiavélica y fría, de doble personalidad”.

La Infanta Elena también tiene un hueco en el libro. La corta relación que la primogénita del Rey Emérito tuvo con Cayetano está presente en sus líneas.

LAS MAYORES CONFESIONES DEL LIBRO

Cayetano Martínez de Irujo confiesa muchos traumas que ha ido contrayendo desde su infancia y de los que afirma estar libre a día de hoy. Una infancia solitaria y sin amor. Su vida ha estado rodeada de cuidadoras, de las cuales algunas de ellas le pegaban y vejaban.

La relación con sus hermanos mayores no fue la de unos niños unidos, como en otras familias numerosas puede suceder. Cayetano confiesa que nunca tuvo poder de elección sobre su vida ni tan siquiera para escoger su propia indumentaria.

Ha estado con mujeres mayores que él, ha sido rebelde, se ha escapado y ha luchado continuamente por ser libre. En el pasado de Cayetano Martínez de Irujo también estuvieron presentes las drogas.

El escritor abre su corazón y desmiga su vida usando como medio la tinta y el papel.