sábado, 23 enero 2021 06:29

El ‘héroe del monopatín’ saca a relucir lo mejor de la relación hispano-británica

  • Ignacio Echeverría fue asesinado el 3 de junio de 2017 en un atentado terrorista en Londres.
  • Su padre ha escrito un libro para honrar la memoria del rebautizado como 'héroe del monopatín'.
  • La familia ha agradecido en todo momento el apoyo brindado por el Reino Unido.

En un momento en el que el “brexit” todo lo enturbia, la figura de Ignacio Echeverría, conocido como ‘el héroe del monopatín’, ha sacado a relucir la mejor versión del vínculo entre España y el Reino Unido.

El embajador británico en Madrid, Hugh Elliot, acudió este martes a la presentación del libro “Así era mi hijo Ignacio. El héroe del monopatín” (JdeJ Editores, Actitud de Comunicación en colaboración con la Fundación Víctimas del Terrorismo) que ha escrito Joaquín Echeverría, padre del joven español asesinado, junto con otras siete personas, en el atentado yihadista de Londres el 3 de junio de 2017.

INFINIDAD DE GALARDONES POR SU VALENTÍA

Elliot destacó el “aprecio” que el Reino Unido siente por la figura del Echeverría, al que su país ha galardonado en diversas ocasiones después de que perdiera la vida tratando de socorrer con ayuda de su monopatín a una viandante que estaba siendo atacada por los terroristas en el Puente de Londres hace ya más de dos años.

Echeverría fue condecorado a título póstumo pocos meses después de la tragedia con la llamada Distinción de los Tres Servicios que otorgan de forma conjunta los tres cuerpos de policía de Londres.

Por primera vez en la historia de este galardón tanto la Policía Metropolitana (MET), como la Policía Británica de Transporte y la Policía de la Ciudad de Londres acordaron por unanimidad premiar a Ignacio, un hecho “sin precedentes” que destacó Joaquín Echeverría  en la presentación del libro que tuvo lugar en la madrileña plaza de Callao.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”52310″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

APOYO A LAS AUTORIDADES BRITÁNICAS

Lejos de mostrar acritud por la tardanza de las autoridades británicas para confirmar la identidad de Echeverría como víctima del atentado hasta días después de su desaparición, Joaquín apoyó en todo momento su actuación.

El autor reconoció su desconocimiento acerca de cómo funcionan los procedimientos policiales y judiciales en el Reino Unido pero, en todo caso, expresó su confianza en su modo de actuar porque, apuntó, “la investigación era lo más importante”.

“Cuando me estaban entrevistando, mientras Ignacio continuaba desaparecido, lo dije, lo importante era la investigación y no había que hacer nada que pudiera desvirtuarla”, manifestó. Además, agregó que, a su juicio, en orden de prioridades se encontraba “atender a los heridos, perseguir a los malos y, por último, atender a la familia”.

De este modo Echeverría deja constancia de su respeto por las actuaciones del país que por aquel entonces dirigía Theresa May, cuyas autoridades, empezado por el exembajador británico en España, Simon Manley, pasando por el exministro Tony Blair y hasta el ministro del interior del Reino Unido, Sajid Javid, han brindado en todo momento su total apoyo a la familia.

En concreto, sobre este último Echeverría puso en valor este martes el gesto que tuvo el año pasado cuando en una visita a la capital española de apenas 12 horas empleó “cuatro o cinco” horas en acompañar a la familia a una ofrenda floral.

Asimismo, ha recordado que la reina de Inglaterra, Isabel II, concedió a su hijo la Medalla de Jorge en octubre de 2018 en una ceremonia que tuvo lugar en el Palacio de Buckingham.

Esa medalla es una condecoración civil creada en 1940 durante la II Guerra Mundial por el rey Jorge VI para reconocer a los civiles que han realizado actos de gran valentía.

Además de en el Reino Unido, el ‘héroe del monopatín’ ha recibido en estos dos años y cinco meses transcurridos desde el atentado terrorista infinidad de homenajes y premios en España, entre los que destacan el de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil que le concedió el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”50433″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

RECORDATORIO FIDEDIGNO

Joaquín Echeverría explicó durante la presentación que su intención con el libro no es otra que recordar de una forma fidedigna quién fue Ignacio Echeverría, una persona reconvertida en héroe nacional por la enorme valentía que demostró al enfrentarse con los asesinos.

Sin embargo, su padre quiere “desmitificarle” y que la gente conozca de verdad quién fue su hijo. “Me obsesiona el contar como era Ignacio y huir del estereotipo que puede convertirse en un mito”, adujo.

“Era un hombre bueno que actuaba de acuerdo a sus convicciones. Tuvo muchas contrariedades y caídas y de ellas sacó fortaleza”, señaló.

Joaquín hace durante el relato una reconstrucción de los hechos que acontecieron desde que tuvo conocimiento de la desaparición de Ignacio el domingo 4 de junio hasta que pudieron enterrarle en el cementerio de Navalcarbón (Las Rozas) el domingo 11 de junio.

Posteriormente hace un recorrido por la infinidad de “reconocimientos al valor” que recibió y describe quién fue de verdad Ignacio Echeverría, el ‘héroe del monopatín’.

“Merece la pena defender nuestra libertad y plantar cara a los que abusan de nuestra dignidad. En casa, en el colegio, en el trabajo. Y si hace falta en el Puente de Londres”, concluye el libro Ana Echeverría, hermana de Ignacio, en un mensaje de esperanza y de apoyo a una gesta que suscitó el apoyo unánime de España y el Reino Unido.