miércoles, 12 mayo 2021 08:09

Un estudio de la Universidad de Bonn demuestra el éxito de la dieta cetogénica contra el asma

Un nuevo estudio en la Universidad de Bonn al menos ha descubierto que una dieta particular puede ayudar en ciertos casos de asma. Los ratones a los que cambiaron a una dieta cetogénica mostraron una inflamación significativamente reducida del tracto respiratorio, según publican en la reconocida revista ‘Immunity’.

Los pacientes con asma reaccionan incluso a bajas concentraciones de algunos alérgenos con inflamación severa de los bronquios. Esto también se acompaña de una mayor producción de moco, lo que dificulta aún más la respiración.

Las células del sistema inmune innato desempeñan un papel central aquí, que solo se descubrieron hace unos años y se denominan células linfoides innatas (ILC). Realizan una función protectora importante en los pulmones al regenerar las membranas mucosas dañadas. Para este propósito, producen ‘mensajeros’ inflamatorios del grupo de citocinas, que estimulan la división de las células de la mucosa y promueven la producción de moco.

Este mecanismo normalmente es muy útil: permite que el cuerpo repare rápidamente el daño causado por agentes patógenos o sustancias nocivas. El moco luego transporta los patógenos fuera de los bronquios y protege el tracto respiratorio contra la reinfección.

“Sin embargo, con el asma, la reacción inflamatoria es mucho más fuerte y más larga de lo normal”, enfatiza el profesor doctor Christoph Wilhelm, del Instituto de Química Clínica y Farmacología Clínica y miembro del Grupo de Excelencia ImmunoSensation de la Universidad de Bonn. Las consecuencias son dificultades respiratorias extremas, que incluso pueden poner en peligro la vida.

Las ILC se multiplican rápidamente durante este proceso y producen grandes cantidades de citocinas proinflamatorias. Los científicos esperan que si su división se puede ralentizar, sea posible controlar la reacción excesiva. De hecho, los resultados ahora publicados apuntan exactamente en esta dirección.

“Hemos investigado qué procesos metabólicos están activos en las ILC cuando cambian al modo de reproducción –explica el colega de Wilhelm, el doctor Fotios Karagiannis–. Luego intentamos bloquear estas vías metabólicas y, por lo tanto, reducir la velocidad a la que se dividen las células”.

Algunas rutas metabólicas fueron de hecho significativamente más activas en la división de las ILC. Principalmente aseguran que las células reciban energía y los bloques de construcción que requieren para la reproducción. Estos últimos incluyen, por ejemplo, los ácidos grasos que se necesitan para fabricar la membrana celular. Esto forma una película delgada con la que las células se separan de su entorno.

Las ILC activadas, por lo tanto, absorben los ácidos grasos de su entorno y los almacenan en su interior en pequeñas gotas por un corto tiempo, antes de utilizarlos para generar energía o construir membranas”, explica Karagiannis.

Pero, ¿qué sucede si las células se ven obligadas a usar estos ácidos grasos en otro lugar? Para responder a esta pregunta, los investigadores pusieron a los ratones asmáticos en una dieta que contenía principalmente grasas, pero apenas carbohidratos o proteínas.

Con esta dieta, también conocida como dieta cetogénica, el metabolismo celular cambia: las células ahora obtienen la energía que necesitan para quemar grasa. Sin embargo, esto significa que carecen de ácidos grasos, que necesitan para la formación de nuevas membranas durante la división celular.

Como consecuencia, la actividad de división de las ILC en los roedores alimentados con una dieta especial disminuyó drásticamente: “Normalmente, el contacto con alérgenos aumenta cuatro veces la cantidad de ILC en los bronquios –dice el profesor Wilhelm–. En nuestros animales experimentales, sin embargo, se mantuvo casi sin cambios. Tanto la producción de moco como otros síntomas de asma disminuyeron en consecuencia”.

Esto no solo se debe al cambio a las grasas como fuente de energía alternativa y a la escasez resultante de ácidos grasos. La deficiencia de glucosa presumiblemente también contribuye directamente a la actividad reducida de las ILC. “La prevalencia del asma ha aumentado drásticamente en las últimas décadas. Quizás esto también esté relacionado con una dieta cada vez más alta en azúcar y grasas”, especula Wilhelm.

Los científicos ahora quieren investigar en los pacientes si una dieta cetogénica puede prevenir los ataques de asma. Sin embargo, esto no está completamente exento de riesgos a largo plazo y solo debe llevarse a cabo en consulta con un médico.

“Por lo tanto, estamos tratando de determinar qué componentes del cambio en la dieta son responsables del efecto –explica Wilhelm–. Tal vez esto abrirá la puerta al desarrollo de nuevos medicamentos”.

Se sabe que una dieta cetogénica puede ser una terapia efectiva para algunas enfermedades. Por ejemplo, los pacientes con ciertas formas de epilepsia son tratados con este método. Y también se dice que el cambio en la dieta ayuda con algunos tumores; después de todo, las células en ellos también se multiplican de manera inusual.