jueves, 21 enero 2021 17:17

El Papa preside la misa del Domingo de Resurrección en una Basílica de San Pedro vacía

El Papa ha presidido la misa del Domingo de Resurrección en una Basílica de San Pedro vacía por las restricciones ante la emergencia provocada por el coronavirus, en concreto, desde el altar de la Cátedra, aunque no ha pronunciado la homilía ya que está previsto que imparta la bendición Urbi et Orbi ‘a la ciudad y al mundo’ desde el centro del templo.

En esta celebración litúrgica los católicos celebran la Resurrección de Cristo. Junto al pontífice se ha colocado el Crucifijo de la Iglesia de San Marcello al Corso que la tradición considera milagroso porque en 1522 fue llevado en procesión por los barrios de Roma y se cree que terminó con la “Gran Plaga” de peste.

Se trata del mismo crucifijo ante el que rezó el Santo Padre el pasado 16 de marzo cuando salió del Vaticano saltándose la cuarentena al ser trasladado a la plaza de San Pedro el pasado viernes 27 de marzo para la oración y bendición Urbi et Orbi en la que volvió a pedir el fin de la pandemia.

En el altar también se ha colocado la imagen de la Virgen Salus populi Romani, cuyo icono se guarda y se venera en la Basílica de Santa María la Mayor. La bendición Urbi et Orbi lleva pareja la posibilidad de ganar indulgencia plenaria.