miércoles, 23 junio 2021 11:46

Pedro Sánchez deja a los madrileños en la estacada

  • El Delegado del Gobierno se ha reunido esta mañana con el ejecutivo de la Comunidad de Madrid.
  • Desde la Comunidad han pedido la ayuda del Ejército para entregar mascarillas, pero el delegado se ha negado.
  • La Comunidad pide un plan de acción concreto y José Manuel Franco no ha ofrecido soluciones concretas. 
  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha puesto en riesgo a todos los madrileños. Este lunes se restablece el trabajo no esencial y miles de personas acudirán apiñados en el Metro y el Cercanías a sus puestos de trabajo en plena pandemia. Una realidad que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha querido abordar con un plan, que conlleve el reparto de mascarillas gratuito a todos los que cojan el transporte público, pero que Sánchez no solo ignora, sino que improvisa a través de su Delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. Desde la Comunidad le han pedido al Ejecutivo que el Ejército ayude a repartir mascarillas, pero horas antes de que se iniciara la vuelta a la monotonía no había ni un plan. Ni puntos de entrega ni personal que entregue el material.

    El Gobierno de la Comunidad de Madrid está indignado, tal y como ha podido saber MONCLOA.COM según fuentes cercanas a la administración. Es tal el descontrol y la falta de medios que no saben ni por dónde empezar. Quedan horas para que se restablezca la jornada laboral y no saben ni quién debe entregar las mascarillas ni cuáles serán los puntos de entrega. Todo a pesar de que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha exigido esta mañana en una reunión a Delegación del Gobierno que aclare cómo se deben abordar estas medidas.

    La Comunidad de Madrid no ha recibido instrucciones sobre cómo repartir las mascarillas. La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, quiere que sea el Ejército quien arrime el hombro y ayude a realizar el reparto, pero el Gobierno se ha negado en boca de Franco y han decidido que sean los policías locales, los voluntarios de protección civil y el personal de seguridad del metro quienes asuman esa tarea.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”102930″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    En la reunión se ha elevado el tono porque mientras Delegación ha decidido que el Ejército no ayudará en la tarea, la Comunidad de Madrid considera que los policías, los miembros de protección civil y los bomberos están volcado en las residencias y eso pondría en peligro ese tipo de centros que Sánchez ha ignorado desde un principio.

    Quedan horas para que empiece la jornada laboral y la Comunidad no ha recibido instrucciones claras. Es un desastre que no saben cómo abordar y el Gobierno se ha alejado de la búsqueda de una solución. No hay nada claro, ni cuáles serán los puntos de entrega para dar las mascarillas a los ciudadanos ni instrucciones por escrito que reflejen cómo se debe actuar. Nada.

    Entre tanto, el delegado del Gobierno en Madrid , José Manuel Franco, como vocero de Sánchez, se ha limitado a no ofrecer soluciones a pesar de que se haya reunido esta mañana con miembros de la Comunidad de Madrid. Ni siquiera a horas de que los madrileños vuelvan al trabajo y se vayan a apiñar en el transporte público en plena crisis del coronavirus sin ninguna solución. La competencia ahora es de Ayuso, y si sale mal ya sabemos de dónde vendrán las críticas y por qué.

    Eso sí, al presidente del Gobierno no le ha temblado el pulso para criticar a la Comunidad de Madrid en su gestión de la crisis del coronavirus. Hasta tal punto que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha enviado una carta al presidente socialista para exigirle que deje de verter “falsedades”. La presidenta le ha criticado por muchas cosas, pero se ha defendido más que otra cosa de los ataques de un presidente del Gobierno que se han sumado a los de la televisión pública, algo de lo que la presidenta de la Comunidad de Madrid también se ha quejado en otra carta.