jueves, 25 febrero 2021 20:32

Ecoembes, de los sueldos estratosféricos a las deudas con Hacienda

Un “monopolio que desincentiva la innovación y el progreso, que nos cuesta demasiado dinero y que, además, sus entrañas financieras ocultan una gestión deficiente”. Así ha arrancado ayer el reportaje de Merca2 en el que se detalla cómo funcionan las entrañas de Ecoembes, una empresa que presuntamente “eco” que fomenta al reciclaje, cuando realidad lo que hace es impedir que se avance en nuevas formas de sostenibilidad en este aspecto. Y a todo esto hay que añadirle que sus directivos, muchos de marcas de envasadoras como Coca-Cola, cobran sueldos desorbitados para una empresa sin ánimo de lucro, que pareciera ser una firma comercial del IBEX 35, destacando especialmente el caso de su consejero delegado, Óscar Martín.

Ecoembes es una empresa algo opaca, tal y como se deja ver en el reportaje. Los salarios de su cúpula se equiparan a los de algunos jugadores de fútbol, de hecho, han crecido de forma exagerada desde la llegada del nuevo CEO. Así, “la remuneración total devengada (que incluye sueldos, Seguridad Social y primas de seguros) de los diez miembros de la alta dirección ha pasado de 1,47 a los 2,3 millones, entre 2014 y 2019. En otras palabras, los principales ejecutivos de la sociedad se han incrementado sus salarios hasta un 56,4%”, esto sí que es inflación, detallan desde Merca2.

Los ejemplos no dejan indiferente a nadie. Para hacerse una idea del desfalco en sueldos de Ecoembes, solo en directivos, se puede comparar con otros gigantes del Ibex 35. Por ejemplo, se trata prácticamente de la misma cifra que abonó Meliá a los suyos en 2018 pese a que sus ingresos fueron tres veces mayores. Además, la subida de salarios decretada por Ecoembes para ese selecto grupo entre 2018 y 2019 fue alrededor de tres veces más que al resto de empleados. En concreto, a los primeros se les incrementó de media un 8,9% frente al 3,1% de los segundos, según se relata en el reportaje de Merca2.

ENREDOS CON HACIENDA

Lo cierto es que una empresa con unos sueldos tan disparados no podía dejar de seguir la estela de algunos futbolistas. Y, con los buenos sueldos, es probable que salten líos con Hacienda, y este es el caso de Ecoembes. Dicen que son una sociedad sin ánimo de lucro, pero lo cierto es que eso no afecta a sus directivos. Pero los enredos con Hacienda no de dejaron esperar cuando el fisco español abrió un procedimiento contra Ecoembes el pasado 17 de diciembre de 2019 alegando que la sociedad había manipulado el exceso de aportaciones de sus socios “para sufragar los gastos de recogida selectiva”, según explica en sus propias cuentas.

Merca2 ha destapado de dónde surgió esta investigación de la Fiscalía. Esta actuación nació por razones concretas: la primera, el exceso de aportaciones, “que provienen de grandes firmas ligadas al sector del consumo y que les permite generar un importante ahorro fiscal a éstas”, según detallan desde Merca2. En segundo lugar, Ecoembes puede reducir su pago por sociedades. Y así, dicha trampa (extraña para alguien que dice no buscar el lucro) se ha llevado a cabo durante muchos años, hasta que Hacienda ha decidido intervenir, explican en el medio económico. El fisco español reclama a la sociedad hasta 21,56 millones, de los cuales 18,3 millones son de cuota y 3,2 millones en intereses de demora, para regularizar su situación fiscal.

La defensa de Ecoembes tampoco convenció demasiado a los fiscales, pues la compañia, -que recordemos no tiene ánimo de lucro-, atribuyó este requerimiento de pago a la “diferencia de criterio” seguido por la firma y por Hacienda. “Una disconformidad muy recurrente en España, de hecho, a todo el mundo le ocurre que cree que debería pagar menos impuestos a Hacienda. El problema es que algunos van más allá, como la sociedad, hasta que se pasan de avispados y les pillan”, asegura el periodista Pedro Ruiz desde Merca2.

Pero a pesar de todo esto, Ecoembes todavía da otros dos argumentos: que los auditores nunca han hecho una salvedad sobre el mismo y que la compañía está “inscrita al Código de Buenas Prácticas de la Agencia Tributaria desde 2013”.

NO RECICLAN TODOS LOS MILLONES INVERTIDOS

Ecoembes contaba a finales de 2017 con unos 220 millones de euros invertidos en diferentes fondos de renta fija. “Una posición ya de por sí curiosa, pero que se argumenta bajo la premisa de optimizar los recursos de tesorería”. Y el gran problema es que, a finales de 2020, esa cantidad se había reducido a poco más de 57 millones. Un truco de magia porque apenas queda rastro fiable de donde estarían esos 163 millones de euros.