viernes, 14 mayo 2021 04:13

El PP descubre dos “topos” del PSOE en su dirección de comunicación

El Partido Popular ha entrado en cólera tras descubrir que su propio departamento de comunicación ha boicoteado durante dos años la agenda del presidente del PP, Pablo Casado. La cruda conclusión de un informe oficial emitido este lunes por la formación es que el área de comunicación ha estado dirigida por “topos” del PSOE desde al menos agosto de 2018. Al parecer, tras una auditoría interna, el partido ha descubierto que dentro del propio equipo dirigido por María Pelayo, directora general de comunicación del PP, hay “militantes socialistas infiltradas con el único objetivo de boicotear la agenda comunicativa” de la formación. Los populares ya han anunciado que iniciarán acciones legales contra el PSOE y ya se han puesto manos a la obra para contratar un nuevo equipo. “Ahora nos explicamos muchas cosas”, ha detallado el secretario general del PP, Teodoro García Egea; “veíamos cosas raras, pero no sabíamos a qué se debían”, ha comentado. El PSOE por el momento ha preferido guardar silencio.

Las conclusiones de este informe se han arrojado tras una auditoría interna iniciada el pasado 7 de diciembre y dirigida por Antonio González Terol, integrante del comité ejecutivo del partido. Como cada año, el PP afrontó las fiestas con una investigación interna rutinaria que pretendía corroborar la consonancia ideológica de los integrantes del partido con la doctrina de la formación conservadora. La sorpresa llegó tras descubrir que el PSOE había conseguido infiltrar en verano de 2018 a dos militantes socialistas dentro de un área tan sensible como es el departamento de comunicación del partido. “Es un juego sucio que no estamos dispuestos a tolerar”, ha declarado García Egea durante la presentación del informe. 

Desde el Partido Popular ya han anunciado que iniciarán acciones legales contra el PSOE por haber utilizado “malas artes” para obtener ventaja electoral, tal y como ha anunciado García Egea durante la rueda de prensa. Tan pronto como se presente la denuncia, intentarán que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparezca en el Congreso, aunque los socialistas hasta el momento han guardado silencio.

LA “OPERACIÓN BOTIFLER”

No ha sido nada fácil demostrar el pasado socialista de algunos empleados del partido. Según detallan en el informe oficial, esta estrategia socialista se remonta a la campaña electoral de 2011. Al parecer, los socialistas entendieron que las encuestas cumplirían sus pronósticos y que el PSOE quedaría fuera del Ejecutivo, por lo que, previendo la debacle de la formación, desde Ferraz prepararon un plan a largo plazo llamado “Operación Botifler”. Este plan buscaba colocar a simpatizantes del partido en puestos intermedios del organigrama del Partido Popular con la única intención de sabotear (dando impresión de ineptitud) futuras acciones y propuestas.

Tal y como ha aclarado visiblemente molesto García Egea en la rueda de prensa extraordinaria de este lunes, el PSOE disponía de “una red clientelar ” desde los años noventa que reactivaron en 2011 con vistas a la inminente salida de la Moncloa de José Luis Rodríguez Zapatero. Tal y como han aclarado desde Génova, la idea de tener militantes durmientes que pudieran activarse en cualquier momento para ser infiltrados en la oposición se remonta a los años noventa. El expresidente del Gobierno Felipe González y el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol (en el momento en que González renovó su mandato con el apoyo de CiU) urdieron esta estrategia con la única intención de mantener el control del aparato del Estado. Y ahora empiezan a verse los resultados. Es dentro de esta “red clientelar” donde entran los miembros ahora despedidos del departamento de comunicación.

UN NUEVO EQUIPO

El Partido Popular no ha tardado en expulsar a los militantes socialistas de la formación y han anunciado que ya se han puesto en manos de los mejores profesionales para encontrar sustitutos. Desde Génova han contratado a la compañía de headhunters Amrop Seeliger y Conde para renovar por completo su equipo de comunicación en un momento crucial, pues las elecciones generales de 2023 son claves para el equipo de Pablo Casado y no se pueden permitir más errores en política de comunicación. No hay que olvidar que la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, fue presidenta del consejo asesor de esta empresa de headhunters, por lo que esperan que esta vez no haya errores ni “topos” dentro del departamento de comunicación.

HOY ES 28 DE DICIEMBRE, UN DÍA ESPECIAL