viernes, 22 octubre 2021 03:05

Un informe niega la participación de Juan de la Cierva en la sublevación militar de 1936

el corte ingles

El Ejecutivo regional ha dirigido una carta al Gobierno central en la que le traslada que el informe de Roberto Villa, profesor de Historia Política de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, niega la participación de Juan de la Cierva en la sublevación militar de 1936, como mantiene el profesor Viñas en sus escritos.

Asimismo, recoge un estudio del catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Murcia, Francisco Javier Guillamón, donde señala que la condición de monárquico y conservador del ingeniero murciano «no le convierte en franquista».

Así lo hace saber el Gobierno regional en una carta dirigida a la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, a fin de que reconsidere su postura sobre el cambio de denominación del Aeropuerto de la Región de Murcia, «desde el convencimiento de que para alcanzar el objetivo de concordia y encuentro de la ciudadanía es necesaria la confrontación de historiadores profesionales para definir lo que significa el pasado».

El Gobierno regional destaca que el nombre del ingeniero Juan de la Cierva «nunca ha suscitado enfrentamiento, ofensa o agravio ni exaltación a los enfrentados; todo lo contrario, el inventor del autogiro ha sido siempre punto de encuentro, sin que sus ideas suscitaran controversia, ni en aquel contexto de Guerra Civil ni en la historia más reciente de España».

El consejero de Fomento e Infraestructuras, José Ramón Díez de Revenga, ha declarado al respecto que «desde el Gobierno regional estamos completamente decididos a nombrar al Aeropuerto Juan de la Cierva en honor al legado y a la figura de este ilustre inventor murciano que tanto aportó a toda la Humanidad».

«MANIPULACIÓN DE LA HISTORIA COMO ARMA POLÍTICA»

El escrito remitido por el Gobierno regional afirma que tanto Guillamón como Villa «reniegan de la manipulación de la Historia como arma política al referirse al informe aportado por la Secretaria de Estado como conjeturas y elucubraciones conspirativas».

Califica de «un juicio moral descontextualizado que supone una grave distorsión contra una persona reconocida por su relevancia internacional a la ingeniería aeronáutica y a la Historia de la Ciencia», y argumenta que «por estos logros es por lo que se homenajea a Juan de la Cierva, además de por su condición de murciano y por ser la primera persona que propuso públicamente la construcción de un aeropuerto comercial en la Región de Murcia, en abril de 1935».

El Gobierno regional destaca el «exhaustivo y detallado» informe de Roberto Villa, que «aporta luz y objetividad» a la vida del ingeniero, afirmando que «no existen fuentes con la que establecer rigurosamente, por medio de los métodos de la ciencia histórica», la participación de Juan de la Cierva en la preparación de la sublevación militar de julio de 1936.

De igual modo, el profesor afirma que tampoco se constata que, ni en vida ni tras su fallecimiento, «el recuerdo de su nombre y los honores que se le rindieron tuvieran como fin o significasen la exaltación de la sublevación militar, la Guerra Civil o la represión de la Dictadura».

El Ejecutivo regional afirma que el «recuerdo honorífico al ingeniero Juan de la Cierva no contraviene el espíritu y tenor de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre», por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.

Asimismo en la carta remitida por el Ejecutivo regional se indica como «llamativo y extraño» que, pese al impacto que tuvo la Guerra Civil en los familiares del ingeniero, «no se haya reconocido a Juan de la Cierva la condición de familiar de víctima de la Guerra Civil, en aplicación a la referida ley».