jueves, 28 octubre 2021 10:35

Carmen Calvo espera un «pago» por sus servicios y cree que Sánchez le dará la presidencia del Consejo de Estado

La exvicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega lleva ya demasiado tiempo en la administración pública. En algún momento tendrá que dejar la presidencia del Consejo de Estado que ostenta desde 2018 para dejar paso a otra candidata del gusto del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.  A diferencia de lo ocurrido con el exministro de Transportes y exsecretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, Carmen Calvo cree que le deben una. La vicepresidenta primera dejó el Ejecutivo durante la remodelación, entre otras cosas, por sus continuos choques con Iván Redondo, el jefe de gabinete del presidente, sin embargo, su relación con el líder del Ejecutivo sigue siendo buena y Calvo espera que le paguen por los servicios prestados con un puesto de cierta relevancia. Lo que cuenta su entorno a MONCLOA.com es que Calvo cree que acabará en la presidencia del Consejo de Estado, en sustitución de Fernández de la Vega, más pronto que tarde.

ánchez está pagando sus deudas en esta remodelación

Hay fuentes en el PSOE que insisten en que Calvo y Ábalos no acabaron fuera por las mismas razones. Sánchez es un político al más puro estilo «Lannister» que siempre paga sus deudas y Calvo considera que el líder del PSOE tiene una con ella. La exvicepresidenta se ha mantenido en un silencio leal desde que salió porque espera que el Boletín Oficial del Estado (BOE) dé la sorpresa un día de estos como lo ha hecho con su exjefa de gabinete, Isabel Valldecabres, y la Fábrica de Moneda y Timbre. Sánchez está pagando sus deudas en esta remodelación y al igual que ha hecho también con el exsecretario de Estado de Infraestructura Pedro Saura colocándole en Paradores de España con un salario de 180.000 euros aproximados al año, Calvo acabará por estar colocada en un puesto goloso.

La idea que tiene Calvo es la de sustituir a Fernández de la Vega al frente del Consejo de Estado. En un alarde cargado de alucinógenos, la vicepresidenta se considera del mismo corte político y peso que la exvicepresidenta de José Luis Rodríguez Zapatero. Calvo cree que si debe recalar en algún sitio es ahí. Y de hecho, hay quien en el PSOE desliza que ha sido ella quien ha pedido esa salida honrosa a cambio de no montar un escándalo con su cese en el Gobierno. Era la número uno después de Sánchez y ha salido por la puerta de atrás sin dar ni el más mínimo ruido, algo que ha levantado las sospechas de muchos dentro del partido.

Lo divertido de esta información es que es la propia Calvo la que cree que le darán ese puesto. En condiciones normales, la información suele venir filtrada por otros lados, especialmente por quien tiene la competencia de dar o no ese puesto. En este caso, el entorno de Calvo asegura que la exvicepresidenta seguirá el mismo recorrido de Fernández de la Vega. La poca relevancia política de la exnúmero dos de Sánchez hace dudar a más de uno de si el presidente del Gobierno se atreverá a nombrar a Calvo presidenta del Consejo de Estado, pero sea como sea, ella está convencida de que su destino está ligado al de la exvicepresidenta de Zapatero.

Ahora bien, ¿cuáles son las funciones del Consejo de Estado? «Su función principal es dictaminar sobre las consultas que formula el Gobierno, velando por la observancia de la Constitución y del resto de ordenamiento jurídico y por el correcto funcionamiento de la Administración Pública», tal y como describen en la web. Sea como sea, María Teresa Fernández de la Vega lleva al frente de este órgano consultivo desde 2018 y Calvo espera reemplazarla en 2022. Una vez nombren a la defenestrada socialista, siempre que los sueños de la exvicepresidenta se cumplan, tendrá la posibilidad de colocar a todo un equipo de nuevo. Jefe o jefa de gabinete, secretario o secretaria general etc.

LA «TRAICIÓN» DE LA JEFA DE GABINETE

Al igual que pasó con Pedro Saura, exnúmero dos del ministro de Transportes José Luis Ábalos, hay otros altos cargos de confianza que han ascendido en el Gobierno a pesar de que sus jefes han sido cesados por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Mientras que Saura ha ascendido a la presidencia de Paradores de España, la que fue jefa de gabinete de la vicepresidenta Carmen Calvo también se prepara para coger un sustancioso salario público. Se trata de Isabel Valldecabres, a quien el presidente ha decidido nombrar nueva directora general de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Valldecabres no tiene absolutamente ningún pasado relacionado con este puesto, pues es magistrada, pero Sánchez la ha premiado con un sueldo que ronda los 150.000 euros públicos brutos al año. Y los rumores de “traición” se han vuelto a disparar, al igual que ha pasado con Saura.

isabel Valldecabres
Isabel Valldecabres trabajó junto a la ex ministra Bibiana Aído. Foto: RR SS.

Esta magistrada ha sido quien dirigió el gabinete de Calvo durante toda la legislatura. Siempre ha sido una fiel colaboradora de la vicepresidente primera hasta estos últimos meses. Fuentes del PSOE destacan que es cuanto menos “extraño” que mientras que Carmen Calvo ha sido cesada por el presidente del Ejecutivo, Valldecabres se ha hecho con uno de los salarios públicos más golosos de la administración. Que tanto Saura como la jefa de gabinete de Calvo hayan tenido un premio sustancioso en un contexto en el que sus jefes de los que dependía directamente su puesto han caído es sospechoso. De hecho, sobre Saura, las fuentes del PSOE aseguran que hay una “traición” revoloteando lo ocurrido. Y en el caso de Valldecabres, tampoco descartan esto.

Que la magistrada vaya a ir a parar a un puesto para el que no tiene preparación alguna es una práctica habitual que han repetido otros directores y directoras de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Sin embargo, las fuentes del partido entienden que es un “pago político” por los servicios prestados. Estos “servicios” no son necesariamente los prestados en calidad de jefa de gabinete de Calvo, sino por su fidelidad al presidente. Esa lealtad ha acabado premiando a Valldecabres con un puesto importante al mismo tiempo que ha disparado los rumores en Ferraz sobre las razones que han llevado a la magistrada a ascender a nivel político a la par que que su vicepresidenta acababa cesada.