sábado, 23 octubre 2021 12:12

Inversis apuesta por la renta variable ante el crecimiento de la economía

Inversis ha apostado por la renta variable ante el actual escenario de crecimiento económico a nivel mundial, y opta por sobreponderar los valores de empresas que se beneficien de la reapertura del sector servicios, así como los cíclicos, ‘value’ y sectores de mayor potencial de apreciación.

Entre estos últimos destacan semiconductores, logística y transporte. Por geografías, Inversis ha puesto el foco en el mercado americano, por encima del europeo o los emergentes.

La firma continúa infraponderando la deuda soberana, tanto americana como europea, así como el ‘investment grade’, al mismo tiempo que se posiciona en verde en deuda emergente y el ‘high yield’ europeo y americano, con el que espera rendimientos del 2% y del 1,5%, respectivamente.

La firma espera un alza de la economía mundial de un 6% en 2021 y de un 4,9% en 2022, unas previsiones que reflejan la evolución de la pandemia y las políticas de apoyo de los diferentes gobiernos.

En cuanto a los precios, el estratega macro de Inversis, Ignacio Muñoz-Alonso, ha afirmado en un encuentro con los medios que el mercado global se enfrenta en la actualidad a una serie de desajustes transitorios entre oferta y demanda que están tensionando las cadenas de suministro en muchos sectores, incrementando los precios.

«Nos encontramos ante un pico de la demanda de bienes de consumo que dará paso a una nueva aceleración del gasto en servicios, a medida que se avance hacia la normalidad», ha señalado.

Inversis espera que la inflación alcance su punto máximo en los próximos meses. Sin embargo, el momento en el que esto ocurrirá y la magnitud que alcanzará no se pueden calcular con certeza, debido a las limitaciones de la oferta, según ha señalado la firma.

Asimismo, prevén que la Reserva Federal estadounidense (Fed) comience a reducir de forma gradual las compras de activos, que finalizarán en 2022 y no deberían afectar negativamente a la economía ni los mercados.

Los tipos de interés, por su parte, no subirán hasta 2023 en Estados Unidos y al menos hasta el año siguiente en Europa.