lunes, 18 octubre 2021 05:29

El Gobierno Vasco actualizará el protocolo en centros educativos y se adecuará también en residencias

El hasta ahora coordinador general de la comisión científico-técnica del LABI, Jonan Fernández, ha afirmado que en próximos días se actualizará el protocolo en los centros educativos y se estudia adecuarlo también en residencias. Además, ha asegurado que «todavía no es tiempo de excesos, sino de contención», y si la situación empeora, se implantarán medidas, de nuevo, y se podría volver a la emergencia sanitaria.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Fernández ha señalado que los datos han mejorado y en estos momentos «es posible gestionar la situación desde un esquema y una estructura ordinaria de respuesta, como la que ofrece el Departamento de Salud, y queda desactivada la estructura extraordinaria que estaba adaptada a una situación de emergencia sanitaria, también extraordinaria».

«En todo caso, en los hábitos tenemos que seguir manteniendo unos criterios de prudencia durante algún tiempo, tener cuidado, con el uso de mascarilla, con una cierta distancia interpersonal, con cuidar las aglomeraciones, sobre todo en espacios interiores», ha indicado.

A su juicio, la mayoría de la ciudadanía sabe que «se ha dado un gran paso adelante, pero que esta batalla no se ha acabado, que la crisis sanitaria todavía persiste y que hay que actuar con cautela». No obstante, ha precisado que «siempre hay sectores que pueden ser proclives al exceso». «Hay que poner el acento en que todavía no es tiempo de excesos, sino de contención», ha asegurado.

Jonan Farnández ha afirmado que la sensación es de haber «atravesado una tempestad inmensa» y que las instituciones vascas, con la comisión científico técnica del LABI, han llevado «el barco como han podido, sin saber exactamente qué evolución iba a tener esa tempestad al día o la semana siguiente, que se han pasado momentos difíciles, malos y duros».»Pero vemos cerca el puerto de llegada, el barco está a flote y estamos preparados para iniciar una nueva etapa», ha apuntado.

A su juicio, todo lo que se ha pasado durante este tiempo debe llevar a «una reflexión colectiva» en los próximos meses desde todos los ámbitos.

A partir de este jueves se levantarán en Euskadi la mayoría de las restricciones, salvo la de la limitación de aforos al 80% en espacios cerrados con capacidad superior a 5.000 personas, que en ellos solo se consuma en barra, y la obligatoriedad de usar mascarillas en interiores, aunque también en exteriores cuando no pueda mantenerse la distancia interpersonal de seguridad. Estas tres medidas, según ha dicho Jonan Fernández, derivan de la coordinación en el Estado.

BOTELLONES

Fernández ha reconocido que no se sabe si la apertura total de bares y discotecas pueda reducir los botellones y se verá en las próximas semanas. En todo caso, ha realizado un llamamiento a «un comportamiento cívico y responsable».

En su opinión, hay que «evitar este tipo de actitudes, que no hacen nada más que poner en riesgo la salud pública y personas». En cuanto a la apertura de las lonjas juvenil, que en un principio condicionaron a la vacunación, ha señalado que se ha considerado el momento de «poner fin a todas las restricciones en vigor en el último decreto».

En este sentido, ha recordado que los parámetros que los expertos establecieron para hacer esto eran que hubiera en UCI menos de 40 camas ocupadas por coronavirus, estar en el 90% de vacunación y que la tasa de incidencia acumulada estuviera cerca o por debajo de 60. «Se han cumplido», ha subrayado.

Los expertos han considerado que se puede «retornar a un funcionamiento más normalizado», aunque existen todavía «amenazas» por la capacidad de mutación del virus y de «penetrar de manera imprevisible». Además, ha recordado que situación de la pandemia en otros países del mundo con déficit de vacunación y «el desconocimiento que hay sobre cuánto pueda durar la inmunidad» ante la covid-19.

«Lo cierto es que nadie sabe en estos momentos si esas amenazas se van a materializar o no, y si se materializarán en quince días o en tres meses. Por tanto, tenemos que actuar en base a esta realidad. En base a ella, no es lógico seguir manteniendo limitaciones y restricciones en base a una amenaza que no sabemos cuándo ni cómo se van a materializar. Tenemos que estar preparados, por eso hemos repetido que la crisis no ha acabado», ha manifestado.

El ex coordinador de la mesa técnica del LABI ha advertido de que, «si surge algún imprevisto», habría que implantar nuevas medidas preventivas, e incluso volver al escenario de emergencia sanitaria». «Somos transparentes. Decimos que no las tenemos todas con nosotros, que no tenemos seguridad de que esto haya acabado, que hay factores imprevistos e inciertos, y podría darse el caso de que, si las cosas empeoran, tuvieramos que volver a adoptar medidas», ha destacado.

PROTOCOLOS EN CENTROS

Jonan Fernández ha señalado que esta semana el Departamento de Educación y el de Salud trabajan «a fondo» para actualizar el protocolo en los centros educativos en cuestión de días.

En cuanto a las residencias, las tres diputaciones trabajando con la consejería de Gotzone Sagardui para adecuar los protocolos a la nueva situación. En cuanto a los bares, no se podrá consumir en la calle.

Asimismo, ha augurado que en los próximos meses el comportamiento del virus «no responderá tanto a una transmisión comunitaria descontrolada como a una transmisión por pequeños brotes». Por ello, en situaciones de riesgo la mascarilla «es una buena protección».