sábado, 4 diciembre 2021 17:36

Podemos reafirma su rechazo a la Ley de Equidad de Darias y avanza enmiendas para revertir privatizaciones

El coportavoz estatal de Podemos, Pablo Fernánez, ha reafirmado su disconformidad con la Ley de Equidad y Cohesión sanitaria que impulsa la ministra del ramo, Carolina Darias, y ha avanzado que habrá una «batería de enmiendas» en el trámite parlamentario, de cara a revertir las privatizaciones en estos servicios que habilita la Ley 15/1997.

En rueda de prensa en la sede del partido, Fernández ha subrayado que su formación no puede apoyar esta normativa, que está previsto se apruebe hoy en Consejo de Ministerio, porque deja «intacta» la ley que impulsó el Gobierno popular del expresidente José María Aznar en la que se fija la externalización sanitaria.

Esto confronta, ha relatado, con lo fijado en el acuerdo de gobierno de coalición que estipula la revisión de dicha legislación para potenciar la gestión sanitaria directa.

Fernández ha remarcado que en Unidas Podemos apuestan «de manera incontrovertida» y sin ambages» por la sanidad pública y, por tanto, quieren «desprivatizar» este servicio esencial. Así, el planteamiento del espacio confederal es presentar enmiendas, cuando entre el anteproyecto de Ley de Equidad en la Cámara Baja, que estipulen la imposibilidad de aplicar nuevas concesiones de gestión indirecta y no renovando las ya existentes.

CONFÍAN QUE EL PSOE RECTIFIQUE

«Es la oportunidad de cerrar la puerta a la concepción de la sanidad como un negocio, como una mercantilización», ha desgranado el dirigente de la formación morada para insistir en que quieren una «modificación profunda» de la normativa impulsada por Aznar.

En consecuencia, ha dicho que confían que el PSOE «entre en razón», «rectifique» y «acepte» esas enmiendas, dado que ahora no están conformes con el planteamiento recogido por la titular de Sanidad.

LEY QUE IMPIDE NUEVOS COPAGOS

La ministra de Sanidad desglosó el pasado 18 de octubre que el proyecto de Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión contemplará la introducción de medidas para impedir nuevos copagos sanitarios a la ciudadanía, además de medidas para blindar la normativa sanitaria.

De hecho, subrayó que el compromiso del Gobierno es seguir dando «pasos firmes hacia una sociedad cada vez más inclusiva, justa y próspera, sin dejar a nadie atrás», para añadir que el anteproyecto.

El pasado julio el grupo parlamentario confederal avanzó sus planes para conseguir derogar la ley 15/1997 y acabar con el marco que permite la externalización de la gestión sanitaria, con el objetivo de evitar futuras privatizaciones.

UP YA AVANZÓ EN EL CONGRESOS SU PLANES DE DESPRIVATIZACIÓN

De esta forma, el portavoz parlamentario, Pablo Echenique, y la responsable de Sanidad de Unidas Podemos en la Cámara Baja, Rosa Medel, recalcaron que, con la supresión de dicha ley, buscan «blindar» el modelo de gestión pública directa, máxime tras un contexto de pandemia donde se ha evidenciado la importancia de fortalecer la sanidad pública.

También detallaron que esta iniciativa forma parte del acuerdo de coalición suscrito por el PSOE y, por tanto, el Ministerio de Sanidad y los socialistas conocen sus planes.

Echenique manifestó que la externalización «va en contra del interés general» y solo sirve para «enriquecer» a grandes corporaciones del sector, pues implica un coste mayor para las arcas públicas que la gestión pública directa. Mientras Medel apuntó que la gestión indirecta cambia la visión de la sanidad pública al pasar «de ser un derecho a un negocio», además de una «ruptura» con el principio de «equidad» del Sistema Nacional de Salud.