sábado, 27 noviembre 2021 21:35

Margarita del Val augura ahora que la sexta ola que pronosticó para septiembre será en diciembre

Recientemente, una encuesta ha revelado que por primera vez desde el comienzo de la pandemia el covid no es la primera preocupación. Ha tenido mucho que ver el alcanzar la inmunidad de rebaño (casi el 90% de los españoles están vacunados) y la caída de la incidencia por debajo de 50, siendo de las más bajas del mundo. Todo ello llama al optimismo y sin duda es mayoritario, pero no para todos. Margarita del Val sigue mostrando el lado más pesimista o al menos cauto, augurando una sexta ola para diciembre, tras errar en su pronóstico de que llegaría en septiembre.

La viróloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) habló este jueves para Canal Sur y avisó de que aún no sólo no podemos cantar victoria, sino que hay que ser conscientes de que el virus está y estará ahí. Es más, ha afirmado que «todas las personas se van a infectar antes o después por COVID-19», aunque en los vacunados «supondrá un refuerzo de la inmunidad».

En este sentido si se muestra optimista, ya que la vacunación hace que se pueda «refrescar y ampliar la memoria inmunitaria, dando a conocer al organismo más proteínas de las 25 existentes en el virus», por lo que «estaremos protegidos durante más tiempo y blindados ante las variantes que puedan surgir».

MARGARITA DEL VAL INSISTE EN QUE LA VACUNA NO EVITA LA INFECCIÓN

Aunque la mayoría de la población lo sabe, Margarita del Val también sabe que tras la vacunación las personas se relajan, aumentando el riesgo de contagio, aunque la vacuna impida que sea grave. Las vacunas, avisó una vez más, «no son esterilizantes, no protegen de la infección», si bien remarcó que «son muy potentes y es de esperar que la pauta administrada sea la completa y que si se producen infecciones sean mucho más leves».

En la entrevista en Canal Sur, la viróloga aprovecha para avisar a los pocos no vacunados por decisión propia y no por prescripción, subrayando que la infección para ellos supone un «gran riesgo personal, como lo era antes», mientras que «el panorama es optimista y favorable para los más de 40 millones de españoles que han recibido la vacuna». La prueba es que Margarita del Val señala que en las UCI «la mayoría de personas son no vacunadas», aunque «entran algunas que si tienen las dosis, porque no es infalible».

Para esos reacios a vacunarse, a pesar de verse realmente que funcionan, del Val ha reconocido en que «más que hacer campañas, es necesario entender los casos individuales, y es difícil ir uno a uno», ya que muchos no se han vacunado por no tener acceso fácil, por no poder faltar al trabajo o por molestias. «Hay que llegar a esas personas, es un esfuerzo mutuo», ha apostillado.

Margarita del Val

¿AHORA SI SE VIENE LA SEXTA OLA?

Margarita del Val aseguró que la sexta ola llegaría en septiembre, pero sin embargo la incidencia fue bajando hasta niveles mínimos, y eso a pesar de los viajes y desplazamientos propios del verano. Ahora la viróloga augura que será en diciembre, sobre todo por el factor climático: «habrá más casos mientras más frío haga; lo importante es ver si son graves o no, hay que ver cómo va avanzando y seguir con cautela», indicó.

los mayores de 60 años no vacunados «tienen un riesgo muy alto»

La viróloga hizo especial hincapié en el peligro que supone la sexta ola para los adultos mayores de 60 años, sobre todo para el 2% que aún no se ha vacunado: «Estos tienen un riesgo muy alto –19 de cada 20 fallecidos en la pandemia en España pertenecen a este grupo de edad– por lo que hay que insistir en que lo hagan», ha insistido en la entrevista en Canal Sur.

En cuanto a los menores de 60 años sin vacunar, ha recalcado que «tienen que darse cuenta de que existe el interrogante de las secuelas, el poscovid», con casos como «falta de memoria, cansancio, fatiga y otros problemas que son achaques de la vejez y surgen temprano cuando se pasa la enfermedad».

MARGARITA DEL VAL, PESIMISTA O REALISTA POR NATURALEZA, PERO MENOS CON LA VACUNA

Fue en marzo de este año, cuando obviamente las cosas iban mucho peor que ahora y seguían las cifras preocupantes y terribles de pacientes graves, UCIs y muertes. Por entonces, Margarita del Val realizó unas declaraciones que empujaban al optimismo. Fue en una entrevista concedida a Radio El Respeto. Sin duda, fue la llegada de las vacunas la que le hizo dar un giro. Con ese «horizonte», se mostraba «mucho más positiva». De acuerdo con la científica, la administración de las dosis (aunque por entones solo dos millones las personas estaban con pauta completa) suponía un cambio «muy importante», como así ha sido.

A mediados de verano, con más de la mitad de la población española con la pauta completa, volvía al pesimismo, debido a la situación de rebrotes, relajación de las normas, de la actitud también más relajada de la población y sobre todo de las nuevas variantes como la Delta, que comenzaban a ser dominantes y eran hasta un 60% más infecciosas. Tanto es así, que se hablaba ya de administrar una tercera dosis de Pfizer y Moderna, algo que, por ahora, se ha descartado.

NO ACERTÓ CON ESTA OLA PERO SI CON LAS OTRAS

Ahora Margarita del Val, con una situación muy buena si la comparamos no ya con lo peor de la pandemia, sino con meses atrás, de nuevo transmite para muchos demasiado pesimismo o cautela. Sin embargo, aunque falló en la predicción de una sexta ola en septiembre, es cierto que acertó de pleno en otros anuncios, como la llegada de la segunda ola. Era principios de agosto y muchos con el verano parecían olvidar que la pandemia no había hecho sino empezar. Tras la desescalada, los brotes iban surgiendo y la viróloga advirtió que segunda ola había comenzado y quedaba lo peor, como así fue.

También en enero de 2021, en pleno auge de la pandemia tras las navidades, había advertido de lo que venía y de que había que vacunarse masivamente. Por entonces, hablando de olas, Margarita aseguraba que estábamos ya en plena cuarta, ya que se sufrió la primera en la primavera, la segunda en verano, la tercera en otoño y por entonces, con la llegada del frío, se estaba en la cuarta.