alfonso xiii

Si por algo llama la atención la vida de Alfonso XIII es por su lujuria. Encabeza la lista de los Borbón como el más juerguista y mujeriego de la época. Como a muchos de sus familiares, le encantaban las mujeres, por lo que no dudó en mantener varias relaciones fuera de su matrimonio.

Tantos fueron los escarceos amorosos del rey que incluso se le han reconocido cuatro hijos ilegítimos, aunque ya no sabremos cuántos quedaron sin reconocer. Uno de los hijos más conocidos, pues no dudó en aparecer varias veces en televisión, es Leandro de Borbón, nombre que seguro que reconoces nada más oírlo.

Si quieres indagar un poco más en su historia, descubre cómo fue la lujuriosa vida de Alfonso XIII.

El matrimonio de Alfonso XIII con Victoria Eugenia

alfonso xiii victoria eugenia

Alfonso XIII se casó con Victoria Eugenia. Conoció a la que fuera su mujer en un banquete realizado en el palacio de Buckingham por el monarca Eduardo VII. Cuando ella se convirtió al catolicismo y bajo el permiso de la familia real de Inglaterra, ambos contrajeron matrimonio en la Iglesia de San Jerónimo el Real, en 1906.

Parece que los dos se casaron muy enamorados, por lo que tuvieron unos primeros años de matrimonio muy felices. Sin embargo, la reina pronto descubrió lo mujeriego que era su marido, así como su frivolidad. Las amantes no tardaron en aparecer.

Hubo incluso amantes oficiales, como Carmen Ruiz Moragas, actriz. Con ella, el rey mantuvo una relación estable que duró mucho tiempo. Es decir, tenía una especie de familia paralela a la oficial. Victoria Eugenia se convirtió en una mujer anulada por su marido y por su suegra, María Cristina. Fue el ridículo de la corte e incluso la castigaron sus hijos. Nunca fue feliz.

Las amantes de Alfonso XIII

alfonso XIII amantes

Como buen Borbón, parece que Alfonso XIII heredó la lujuria de su familia. Su número de amantes es incontable, pues mantuvo relaciones fuera del matrimonio con todo tipo de mujeres. De hecho, contaba con una especial predilección por las actrices, artistas y cantantes.

Entre sus numerosas conquistas, encontramos artistas reconocidas en la época como Raquel Meller, Chelito o Pastora Imperio. Dicen que estuvo incluso con la conocida Mata Hari. Cuando viajaba por Europa lo hacía de incógnito, para poder hacer lo que deseara.

Se presentaba bajo el sobrenombre de Duque de Toledo. Esta falsa identidad hacía posible que se pudiera sumergir en los suburbios de las ciudades. Aquí mantenía relaciones con diversas mujeres, aunque tampoco desechaba la idea de mantener escarceos con damas de alta alcurnia. Todas parecían venirle bien a un rey difícil de contentar.

Primeros amoríos del monarca

primeros amorios

La primera mujer que se le conoce a Alfonso XIII es una famosa cantante de teatro conocida como Julia Fons. Pero en sus años de juventud la relación más polémica que mantuvo fue con Melanie de Vilmorin, una de las mujeres más hermosas de toda Europa. Estaba casada y con ella tuvo un hijo ilegítimo.

Otra de sus historias más conocidas fue con la niñera, Beatriz Noon. Era la institutriz irlandesa de sus hijos y con ella tuvo también una hija ilegítima, Juana Alfonsa Milán y Quiñones. La reina, llena de ira, no dudó en despedir a la niñera de la corte.

Pero aún le quedaba mucho por aguantar a la mujer de Alfonso XIII. El monarca también la engañó con su mejor amiga, Baby Bee. Esto se convirtió en una de las comidillas de la época, pues era esposa de Alfonso de Orleans y Borbón, el primo del monarca. Ninguna mujer escapaba a la lujuria del rey.

La amante de Alfonso XIII que pudo reinar

carmen moragas alfonso XIII

Aunque la lista de amantes del monarca parece inacabable, lo cierto es que hay una que destaca entre las demás. Su nombre es Carmen Ruiz de Moragas, y Alfonso XIII la apodaba, de forma cariñosa, como “Neneta”. Su relación duró más de tres décadas.

El rey se enamoró perdidamente de ella. Tanto, que incluso buscó la anulación de su matrimonio con la reina Victoria Eugenia porque deseaba que ella fuera quien reinara. Carmen era una mujer bella, noble y pasional. Levantaba envidias en la corte y su vida estuvo repleta de todo tipo de historias. Era famosa por los escándalos sexuales y los lujos, por lo que no tardó en convertirse en la comidilla de la prensa.

Mantuvo, no obstante, grandes percances con otra de las mujeres más importantes de la época: la duquesa de Dúrcal. Esta consiguió expulsarla del hipódromo, pero no fue la única. La condesa de Romanones la insultó llamándola puta y, según dicen, la reina escupía sobre el rostro de Carmen cuando la veía aparecer en cualquier publicación de la época.

Una relación duradera que dio mucho de qué hablar

leandro borbon

Carmen era por sí misma una mujer muy reconocida. Desde muy joven no tardó en destacar como actriz dentro de la compañía del María Guerrero. Muy pronto, se convirtió en la primera actriz del Teatro Español. La primera vez que Alfonso XIII la vio actuar no tardó en quedarse prendado de su fuerza y belleza.

Tanto fue el amor que el monarca le profesaba que su relación duró varias décadas. Por supuesto, juntos tuvieron dos hijos. La niña, María Teresa, falleció a una edad muy temprana. Sin embargo, Leandro de Borbón se convirtió en uno de los personajes más célebres de la televisión de nuestros días. Él luchó y luchó para que se le reconociese como persona de la realeza.

De hecho, a esta familia paralela el rey la quería como si fuera la oficial. Estos forman parte de los hijos ilegítimos a los que no dudó en reconocer. Según cuentan, la reina Victoria Eugenia se trasladaba al jardín de la villa donde vivían los miembros de esta familia para espiar a los hijos a quienes tanto amaba su marido. No hay duda de que, por muchas amantes que hubiera tenido el rey, a Carmen era a la que la reina más odiaba, pues había conseguido crear con él lo que ella nunca pudo si quiera imaginar.