Dos hombres atracaron el pasado miércoles una farmacia del madrileño barrio de Sanchinarro aprovechando los aplausos solidarios de las 20 horas, sin resultar ninguna persona herida, ha informado a Europa Press Maite, la dueña del establecimiento.

En ese momento se encontraba atendiendo en la farmacia uno de sus trabajadores preparándose para cerrar. Entonces, dos hombres, ataviados con gorros y pasamontañas, entraron y le intimidaron con una pistola, aprovechando el bullicio que se genera durante los aplausos ciudadanos de esa hora.

Los dos individuos pidieron a gritos el dinero, se colaron en el mostrador, abrieron las dos cajas registradoras y sustrajeron la recaudación. Pero como les pareció poco accedieron a la rebotica y cogieron un sobre con algo de dinero.

Además, le pidieron insistentemente al empleado que les diera la caja fuerte pero como no tienen, les entregó un pequeño depósito metálico cerrado con fármacos en su interior. Los ladrones intentaron abrirlo sin éxito y se fueron, no sin antes encerrar en el baño al trabajador y pedirle que saliera solo después de contar hasta 30.

Los ladrones huyeron precipitadamente del lugar con unos 600 euros, una cantidad no muy alta, ya que la mayoría de las personas están pagando con tarjeta desde el inicio de la crisis del coronavirus.

La dueña de la tienda, situada en la calle Oña, tiene constancia de que dos días después fue asaltada otra farmacia en la calle Ramonet, en el barrio de Pinar del Rey, y de que hay “bandas especializadas” en robar en farmacias, ya que son de los pocos establecimientos abiertos durante el estado de alarma. Los ‘cacos’ aprovechan los aplausos solidarios o la hora de cierre para ello.

Precisamente hoy, la Policía Nacional ha informado de la detención de dos hombres cuando estaban atracando una farmacia en el madrileño barrio de Carabanchel, que además son los responsables de otros ocho asaltos similares cometidos en la capital.

Comentarios