Casado
Casado

Pablo Casado ha ascendido a las ‘sorayistas’ Cuca Gamarra y Ana Pastor tras el relevo de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz. El líder del Partido Popular parece haber escuchado que varios de sus barones le exigían un giro que ha sido celebrado con mesura por parte del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

“El presidente del grupo parlamentario es el que hace la propuesta de nombramiento de portavoz y en consecuencia también hace la propuesta de destitución o cambio de portavoz. De la misma forma que el presidente del Partido Popular consideró en su momento que la compañera Cayetana Álvarez de Toledo podía ser la portavoz adecuada, yo entiendo que con la motivación que le corresponde a él explicar, consideró que sería oportuno en este momento hacer un cambio”, aseguró Feijóo.

Que añadió: “Esto creo que es lo que ha ocurrido, nada más. Ha ejercido sus potestades con naturalidad, tanto en el momento del nombramiento como en el del cambio”. También aplaude los cambios el ‘sorayista’ Juanma Moreno, que ve con satisfacción que al fin ha podido colocar a uno de sus hombres en una junta directiva nacional donde los dos andaluces que había eran ‘casadistas’.

Juan Bravo, consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, asciende a la cúpula del PP. Y unos suben y otros bajan. Porque es público y notorio que Pablo Montesinos, fichaje estrella de Casado, está perdiendo peso en el partido a pesar de mantenerse al frente de Comunicación. Y es que la elección de Martínez Almeida como portavoz del PP nacional le deja en fuera de juego.

ALMEIDA APLAUDE LOS CAMBIOS DE CASADO

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, asegura en El Mundo que los múltiples cambios ejecutados por Pablo Casado no confundirán a su electorado: “Uno no se puede quedar inmóvil. La evolución de la situación en España hace que tengamos que adaptarnos. En este caso se entiende que tiene que haber perfiles distintos a los que había. Tenemos que reforzar la comunicación, tenemos que hacerle ver a los españoles que somos muy cercanos y que somos muy conscientes de la situación que estamos atravesando”.

“Vivimos en tiempos políticos extraordinarios y esto exige que tengamos la capacidad de adaptarnos y no quedarnos en una situación fija. Era necesario una portavoz en el Congreso como Cuca Gamarra, con trayectoria política y capacidad de gestión; una persona como Ana Pastor, que ha sido ministra y presidenta del Congreso, o un portavoz nacional que lo que pretende es decirle a los españoles que el PP está a su servicio”, añade.

Martínez-Almeida dice que “Alberto Núñez Feijóo ha demostrado que con las ideas del PP se puede mejorar la vida de los ciudadanos a través de la gestión. Para todo el PP, Feijóo es un referente porque es capaz de aunar mayorías desde un proyecto propio”. Y asegura que cree que sus objetivos son “llegar a las personas, a todos aquellos que lo están pasando mal, y decirles que hay una salida, que hay una solución, que hay capacidad de arrimar el hombro entre todos y sacar adelante el momento institucional, económico y social más complicado que va a atravesar España en la historia reciente”.

Sobre la posible incompatibilidad entre su puesto como alcalde y como portavoz del PP nacional, afirma que “la crítica no es arremeter. El Gobierno de la nación plantea una disyuntiva: o adhesión inquebrantable o una oposición destructiva. No, hay un término medio. Somos oposición, somos leales, pero la lealtad no es con el Gobierno, es con los españoles. No se puede entender que hacer oposición es ser desleal, que es lo que pretende plantear el Gobierno”.

VARIOS BARONES SE RELAMEN

Pablo Casado ha pasado de vivir en un frenético tour mediático, año 2019, a que sus partidarios llenen la prensa de filtraciones, año 2020. El líder de la oposición apuesta por varios cambios diseñados por Teodoro García Egea, que previsiblemente aparcará algunos cambios en las baronías del PP para evitar transmitir un mensaje de falta de continuidad.

En Génova 13 son conscientes de que algunos barones caerán antes de 2023. Y entre ellos podrían encontrarse el veterano José Ignacio Ceniceros, expresidente de La Rioja y ‘casadista’. A pesar de ello, el vertiginoso ascenso estatal de la ‘sorayista’ Cuca Gamarra le deja en fuera de juego.

El balear Biel Company y el aragonés Luis María Beamonte también podrían caer antes de lo previsto. En duda está el futuro de otras baronías: está por ver quién ocupará el número uno en la Comunidad de Madrid, dado que Pablo Casado podría evitar que Isabel Díaz Ayuso deje sin espacio a los partidarios de Martínez Almeida.

Y también está en el alero el pacto con Ciudadanos. Pablo Casado pretende ‘digerir’ a la formación que lidera Inés Arrimadas, que ha decidido relevar a Lorena Roldán por Carlos Carrizosa para liderar una lista conjunta con el PP de Alejandro Fernández en Cataluña. Aun así algunos sectores del PP catalán, conscientes de los malos números del pacto PP-Cs en Euskadi, pretenden mantener una lista propia para que otro pacto anodino no deje vía libre a Vox.

Comentarios