Alejandro Ruiz

Alejandro Ruiz, secretario de Organización de Ciudadanos en Castilla-La Mancha, ha descartado cualquier tipo de gobierno que incluya a Vox, como el que se podía fraguar en Ciudad Real. “Es un partido con tintes homófobos y xenófobos”, ha comentado en declaraciones a Onda Cero. Ruiz cree que Ciudadanos ha nacido para combatir el nacionalismo y el populismo, del cual “Vox y Podemos son los dos grandes adalides”.

CIUDADANOS, ABIERTO A TODO

Como el resto de formaciones, Rivera ha apostado por un comité ejecutivo que evaluará las posibilidades de pactos en diferentes ayuntamientos y comunidades. De momento, la respuesta de Ciudadanos ha sido esquivar cualquier negativa que le cierre las puertas en un futuro. Ha dejado en el aire la posibilidad de pactar con el PSOE en Madrid y Castilla y León, y a la par, no ha cerrado la puerta a Vox, pese a que desde la izquierda piden no pactar con la “ultraderecha”.

VOX AMENAZA CON DAR EL NO AL PP

Sin embargo, la intención de Ciudadanos con Vox pasa por repetir la fórmula andaluza y delegar en el PP el diálogo con la formación de Santiago Abascal. Pero esta vez no será tan sencillo. En Vox quieren evitar las líneas rojas para facilitar un gobierno de derechas, pero sin sufrir la humillación que puede suponer un “no” de Ciudadanos a siquiera sentarse en la misma mesa. Por eso, Abascal ya ha amenazado con que la formación naranja tendrá que sentarse con ellos y PP.

En Madrid u otros lugares donde la campaña de Ciudadanos ha ido destinada a apartar a la izquierda, parece previsible vislumbrar cuál será el pacto final. En cambio, la vía está abierta en otras ciudades y comunidades. Ciudadanos, que no logró el sorpasso al PP, si será clave para la formación de muchos gobiernos. Y su papel en el “centro”, donde al menos se sitúa Rivera, le genera muchas dudas en el partido, que serán tratadas por el citado comité.

Lo que está claro es que en unos territorios los acuerdos serán más complejos. En Barcelona Valls quiere apoyar a Colau y desde arriba ya dicen que Ciudadanos no permitirá un gobierno de populistas. Ahora, desde Castilla-La Mancha, se agrava la grieta con Vox. “Xenófobos y homófobos” que probablemente no deje pasar de largo Abascal. Un distanciamiento más que complica cualquier pacto futuro.

Comentarios