Cada cierto tiempo los gurús de la nutrición o el adelgazamiento “descubren” nuevas dietas milagrosas que prometen perder peso de forma rápida y sencilla. Ya hemos hablado en varias ocasiones de los peligros que tienen este tipo de dietas y de lo importante que es acudir a un especialista antes de comenzar ninguna dieta drástica que pueda poner en riesgo nuestra salud. Sin embargo, también es cierto que hay dietas o recomendaciones de los médicos que pueden resultar saludables. Este es el caso de la dieta del vino y jamón, que viene avalada por algunos médicos y que te vamos a contar a continuación.

Contraindicaciones

Como todas las dietas, la dieta del vino y jamón debe hacerse tan sólo bajo supervisión médica. Existen contraindicaciones en algunas circunstancias. Por motivos obvios, hay que ser mayor de edad para seguir una dieta en la que se “recomienda” el consumo de vino. Además, por un motivo similar no es apta para mujeres embarazadas o lactantes. Tampoco es recomendable para personas con ácido úrico alto, con hipertensión, insuficiencia cardíaca o enfermedades hepáticas.