Una avioneta se ha estrellado en Tarragona, resultando fallecidos sus dos ocupantes
Dos personas han resultado fallecidas tras estrellarse una avioneta en un vuelo en prácticas en Bonastre (Tarragona)

Dos personas han fallecido a última hora de la tarde de este jueves tras estrellarse una avioneta en Bonastre (Tarragona). Se trataba de una avioneta de formación que había salido del aeródromo de Sabadell (Barcelona) y que se se dirigía al aeropuerto de Reus (Tarragona).

Los Bomberos de la Generalitat recibieron en torno a las 21 horas un aviso del centro de control de AENA. En el mismo se informaba de la pérdida de comunicación con una avioneta que estaba realizando un vuelo de prácticas. En ella viajaban dos tripulantes y estaba previsto que aterrizase en el aeropuerto de Reus.

Una vez recibida la información, el cuerpo de bomberos inició un operativo de búsqueda para tratar de hallar la aeronave. Poco más de una hora más tarde del comienzo del operativo, a las 22:47 horas, se localizaron los restos de la avioneta y los cuerpos sin vida de los dos tripulantes.

Los fallecidos son un instructor de vuelo de 40 años y vecino de Cambrils, y un joven de Sabadell de 27 años, que aprendía cómo ser piloto en la escuela de formación Aero Link Flight Academy. La sede de la escuela se encuentra localizada en el aeropuerto de Sabadell.

IMPACTO CONTRA UN MURO

Estos restos y los dos fallecidos se hallaron en la finca de Mas Gatell, en el municipio de Bonastre (Tarragona). La avioneta se estrelló contra el muro perimetral de dicha finca, por causas aún desconocidas.

La Unidad Técnica de Seguridad Aérea de los Mossos d’Esquadra, en coordinación con la Comisión de Investigación en Accidentes e Incidentes Aéreos de Aviación Civil, son los encargados de llevar a cabo la investigación del suceso.

Desde los cuerpos policiales han explicado que puede tardar días en conocerse la causa del accidente, hasta que se conozcan los datos procedentes de la caja negra de la avioneta.

En el operativo han participado efectivos de los Mossos d’Esquadra, Bomberos de la Generalitat, Salvamento Marítimo, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y el Centro de Coordinación Operativa (CECAT) de Protección Civil de Cataluña.

Dos personas han fallecido tras estrellarse en tarragona una avioneta de prácticas
La aeronave había salido del aeródromo de Sabadell y se dirigía al aeropuerto de Reus, cuando se estrelló por causas que aún se desconocen.

PRÁCTICAS DE VUELO NOCTURNO

Los dos fallecidos volaban a bordo de un Diamond DA-40, con el que se desplazaban al aeropuerto de Reus. Se encontraban realizando un viaje de formación de prácticas de vuelo nocturno.

El aparato es un monomotor de cuatro plazas y de fabricación austriaca. Pertenecía a la ya mencionada Aero Link Flight Academy, una escuela que tiene su sede en el aeropuerto de Sabadell. En ella se forma a aviadores y auxiliares de vuelo desde el año 2003.

EL AEROPUERTO DE SABADELL, LIMITADO A VUELOS DIRUNOS

Este tipo de vuelos nocturnos de formación son habituales en lo relativo a la formación de pilotos de transporte y pilotos comerciales. En el caso del aeropuerto de Sabadell, existe una operatividad que está restringida a vuelos diurnos, desde la salida hasta la puesta del sol. Por ello, las practicas nocturnas son programadas de manera habitual para que se despegue en Sabadell al atardecer con destino a los aeropuertos cercanos de Girona y Reus.

Este tipo de prácticas son necesarias para que los futuros pilotos puedan aclimatarse al pilotaje nocturno en aeronaves certificadas para operar en estas condiciones. También de cara a llevar a cabo aterrizajes y despegues en aquellos aeropuertos que tienen operatividad por la noche.

Hay aeropuertos, como el de la Costa Brava, que permite operar a cualquier hora del día o la noche, mientras que en Tarragona el horario es limitado. Permite volar desde el amanecer hasta la media noche en verano y hasta un horario anterior en invierno.

La alarma llegó ayer en el momento en el que el control del aeropuerto de Reus avisó de que el avión que esperaba procedente de Sabadell no había llegado. Tras dar el aviso a los cuerpos de emergencia se inició inmediatamente el operativo de búsqueda. Una vez hallado el aparato, los efectivos de emergencia solo pudieron certificar la muerte de ambos tripulantes.

LA CAJA NEGRA, DETERMINANTE PARA ESCLARECER LAS CAUSAS DEL ACCIDENTE

El accidente que ha tenido lugar en Bonastre (Tarragona) se produjo por causas aún desconocidas. Tal y como han expresado desde los Mossos d’Esquadra, las causas que han podido provocar el suceso podrían tardar varios días en conocerse, ya que es necesario conocer los datos procedentes de la caja negra del aparato.

Las cajas negras de estos aparatos son dispositivos capaces de resistir grandes impactos y que puede conservar los datos en perfecto estado. La caja negra, que aunque se llama así es de color naranja, se encarga de registrar la actividad de los instrumentos del avión. También recoge las conversaciones mantenidas en la cabina por parte de los pilotos. Su función es, por lo tanto, la de almacenar datos e información que, en caso de que ocurra un accidente, permita analizar los momentos previos a la colisión.

En función del tamaño del avión pueden contar con una o dos cajas negras. En este caso, cuenta tan solo con una, al contrario de lo que ocurre con los aviones comerciales de gran tamaño. Estos últimos acostumbran a tener una destinada a la grabación de las voces de la cabina y otra que registra los datos de vuelo.

En el caso de la avioneta accidentada en Tarragona, en la misma se podrán obtener todos los datos relativos al vuelo. De esta forma, los investigadores podrán analizar tanto las conversaciones de la tripulación como los sonidos de la cabina. Por otro lado, también podrán analizar la altitud del aparato, su rumbo, su velocidad con respecto al aire y otras lecturas instrumentales que pueden ser claves para determinar las causas que provocaron el accidente.

MÁXIMA RESISTENCIA

Las cajas negras están fabricadas en acero inoxidable y titanio, con recubrimiento de una armadura de acero con aislamiento térmico. Se colocan en la cola del avión, ya que, por estadística, es el lugar en el que mejor resiste frente a un accidente.

Por su fabricación, son capaces de resistir temperaturas superiores a los 1.000 ºC durante al menos media hora, así como impactos de 3.400 veces la fuerza de la gravedad y la presión que un objeto puede experimentar si está sumergido a una profundidad de 6.100 metros.

Además, cuentan con una pequeña baliza que emite una señal de radio durante un tiempo de hasta 90 días. Puede ser localizada por un radar hasta 2 kilómetros por encima del nivel del mar. De esta manera, en aquellos casos en los que el accidente tiene lugar en terrenos complicados o el mar, es más factible su recuperación.

En este caso, el aparato fue hallado impactado contra un muro. En los próximos días se podrán conocer las causas que llevaron a que la aeronave se estrellase a 90 kilómetros de su destino.

Comentarios