Govern Borrell espionaje

El conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, ha acusado al ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, de espionaje a las embajadas catalanas y plantea pedir su dimisión por esta causa.

Bosch ha llamado Borrell a asumir responsabilidades y “si es necesario, deberá dimitir”, argumentando que el Gobierno tiene información reservada sobre la actividad de tres delegaciones de la Generalitat en el exterior, según la información que la Abogacía del Estado ha incorporado a la causa que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para su cierre, como solicita el Ministerio.

El Gobierno ha perseguido a miembros del Govern y cargos electos con el objetivo de coartar la proyección internacional de Cataluña”

Borrell debe decir cuánto ha gastado, qué fondos reservados ha utilizado, y a quién ha espiado aquí y en toda Europa. Borrell debe dar la cara y asumir responsabilidades por lo que conocemos. Y si es necesario, deberá dimitir”, ha recalcado en la sesión de control a los consellers en el Parlament.

Para Bosch, detrás de todo esto está Borrell, que se perfila como futuro jefe de la diplomacia europea: “Es otro caso grave de espionaje, en lo que es un escándalo democrático en el que se utilizan recursos y cloacas del Estado”.

Según el conseller, el Gobierno ha “seguido y perseguido, como mínimo” a los delegados de Londres, Berlín y Ginebra así como a miembros del Govern y cargos electos de toda Europa con el objetivo -ha opinado- de coartar la proyección internacional de Cataluña.

Borrell

ERC asegura que Borrell entrará en la UE por el conflicto catalán

Los republicanos lo ven "evidente". El nombramiento del socialista Josep Borrell como jefe de la diplomacia de la Unión Europea ha sido consecuencia directa del desafío independentista. De hecho, que el todavía ministro de Exteriores se haya convertido en un alto cargo de la UE "evidencia" aún más q...

Bosch ha defendido que el trabajo que llevan a cabo las delegaciones es “legal, legítimo, democrático y necesario, porque si Cataluña no se internacionaliza, pierde peso y fuerza en un mundo global como es el del siglo XXI”.

“Se quiere prohibir que hablemos cuando nos preguntan sobre nuestro posicionamiento sobre Cataluña, un trabajo que es necesario y obligado. Se quiere prohibir la verdad“, ha lamentado.

Comentarios