sanchez armengol riada
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, visitan Sant Llorenç. Foto: Pool Moncloa / Fernando Calvo

Documentos oficiales del Gobierno balear, a los que ha tenido acceso MONCLOA.COM, advertían de la peligrosidad de la zona donde se produjo la riada de ayer en la localidad de Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca): el torrente de Ses Planes era uno de los once puntos más peligrosos en el archipiélago ante un fuerte aguacero y estaba clasificado como de “prioridad máxima” en los estudios sobre zonas inundables.

La riada sufrida en este municipio, que se encuentra a 60 kilómetros de Palma de Mallorca, ha provocado hasta el momento al menos doce muertos y un desaparecido. Sant Llorenç se encuentra atravesado por el cauce de tres torrentes y el de Ses Planes está señalado como una de las once áreas de riesgo potencial significativo de inundación. La última riada sufrida en este lugar ocurrió en septiembre de 1989.

El “mapa de peligrosidad y de riesgo de inundación”, elaborado en 2016 por el Govern balear y el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables -dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica-, señala una amplia zona del municipio que está afectada por la posibilidad de desbordamiento de los torrentes que la cruzan, incluso si sólo se trata de un ‘periodo de recurrencia’ de diez años.

riada
Zonas inundables del municipio de San Llorenç, según el Govern balear.

Los ‘periodos de recurrencia’ calculan aproximadamente los años que pueden transcurrir entre una inundación y otra. En el caso de Sant Llorenç se estudiaron las zonas que podían ser alcanzadas por una avenida de agua en periodos de retorno de 10, 100 y 500 años.

Entre las prácticas criticadas por los expertos en la materia se suelen citar la construcción de infraestructuras que interfieren en el recorrido del agua, la construcción de viviendas o industrias en las zonas inundables.

ENCAUZAMIENTOS ARTIFICIALES PARA RIADAS

Los técnicos también advierten que los encauzamientos artificiales, como los realizados en Sant Llorenç, no permiten la inundación lenta de terrenos llanos, que evitan el peligro de que se formen fuertes torrentes. El encauzamiento provoca, además, el incremento de la velocidad del agua.

En este sentido, el documento de evaluación preliminar del riesgo de inundación, realizado también en 2016 por el Govern balear, incluye los tramos de los torrentes de Ses Planes y Sa Blanquerna, que confluyen en el municipio de Sant Llorenç des Cardassar, en el listado de tramos de torrente con riesgo de avenida, a los que clasifica como de prioridad máxima.

En este mismo documento se recopilan los datos de inundaciones en Mallorca. La zona actualmente que ha sido devastada ayer ha sufrido seis riadas desde 1850, sin ningún fallecido. Cuatro de las inundaciones se han dado desde 1973.

armengol sanchez riada
Sánchez y Armengol saludan a un vecino de San Llorenç. Foto: Pool Moncloa / Fernando Calvo

Las víctimas mortales por inundaciones en ese periodo en Baleares se produjeron en Peguera, en el municipio de Calvià -con dos fallecidos- y en Llavanera, en Santa Eurlària (Ibiza) -con tres muertos-.

Según este documento oficial, la riada de Sant Llorenç se convierte ahora en la más letal ocurrida en Baleares desde 1850 y suma más fallecidos que todas las que se han sufrido desde esa fecha.

Los registros del Centre Meteorològic de Balears indican, por último, que en la riada de 1989 en Sant Llorenç se recogieron 171 litros por metro cuadrado, frente a los 220 litros del suceso ocurrido ayer.

 

Comentarios