El excoordinador federal de IU Cayo Lara y el actual líder de la formación, Alberto Garzón. Foto: Europapress.

Izquierda Unida es un partido con muchas deudas. Uno de los lastres que, ahora, le dificulta presentarse a las elecciones generales en solitario. El partido ha solicitado, al menos, nueve préstamos, de los cuales siete son bancarios, según los datos reflejados en su portal de transparencia. Y esos créditos le cuestan más de 100.000 euros al mes. Un gasto financiero que asciende a 1,2 millones de euros cada año.

A pesar de que Podemos presume de que no le debe dinero a los bancos, el caso de su socio electoral es distinto. IU está en deuda con el Santander, La Caixa, Bankia e Ibercaja. Y esto por haber comprado desde fotocopiadoras hasta adquirir dos hipotecas.

“Debemos evitar que las deudas de los partidos con la banca limiten la democracia, y que las presiones de ambos puedan recortar el derecho a la información. Por eso proponemos que los bancos no puedan financiar campañas electorales ni comprar medios de comunicación”. Con este mensaje, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, daba el pistoletazo de salida a la campaña electoral de los comicios generales de 2019. Un consejo que ahora comparte el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón. Al menos en la teoría.

El partido de Garzón hace frente a créditos de cierta antigüedad. Fuentes cercanas a la formación aseguran que, en muchos casos, se trata de deudas que había adquirido la vieja federación de IU. En el caso de Madrid, después de que el actual coordinador federal expulsara a 5.500 personas del partido, el renovado partido heredó una deuda de un millón de euros con Hacienda. Y lo mismo ha ocurrido con otras secciones autonómicas de la formación.

Garzón

La ruina de Izquierda Unida: ni estructura ni dinero para ir solos a unas elecciones

  • Izquierda Unida está tan endeudada que los bancos ya no ofrecen al partido línea de crédito.
  • Las subvenciones de IU dependen de los resultados de Unidas Podemos.
  • Las deudas que arrastra IU han sido un quebradero de cabeza para Garzón. Especialmente después de que Iglesias presuma de no pedir dinero a los bancos. En 2013, la Agencia Tributaria embargó cuatro inmuebles que pertenecían a Izquierda Unida por una deuda que ascendía al actual gasto anual en créditos del partido, es decir, 1,2 millones. Un importe que llegó en 2015 hasta los 1,8 millones de euros y que puso en duda que la formación se pudiera presentar a las elecciones municipales de ese mismo año.

    De hecho, el crédito que Garzón solicitó al banco Santander fue para evitar el embargo de que la Agencia Tributaria pretendía ejecutar sobre las cuatro sedes del partido. En este caso, Hacienda le exigía a IU el pago de 300.000 euros. Y el coordinador del partido recurrió a la entidad de Ana Botín para solucionar el problema. Este crédito le supone a la formación el pago de 5.200 euros cada mes. Los últimos datos que IU ha publicado en su portal de transparencia hacen referencia al ejercicio de 2017.

    El partido recurre a la Comunidad de Madrid para explicar el por qué de una deuda tan abultada que, según un informe interno de la formación, llegó a superar los nueve millones de euros. Pero IU considera que el millón que les dejó la facción del partido en la Comunidad de Madrid es uno de los principales lastres que arrastra la formación de Garzón. Y para ello se escudan en que Izquierda Unida en esta comunidad apareció en la lista de morosos de Hacienda.

    PABLO IGLESIAS, EL AZOTE DE LA BANCA

    Para el secretario general de Podemos, habría que prohibir que los bancos puedan influir en la política y en los medios de comunicación. Durante la campaña electoral de las pasadas elecciones de abril, Iglesias le declaró la guerra a las entidades financieras. Siempre bajo el lema que repitió hasta la saciedad en el que presumía que su partido no debía dinero a la banca. “Los bancos en España tienen más poder que los diputados y que el propio Tribunal Supremo”, aseguró en marzo de 2019 el secretario general.

    Cuando nació Unidas Podemos, fruto de la unión entre Equo, Izquierda Unida y Podemos, quisieron dejar claro que los bancos no eran sus aliados. Para ello, la nueva formación decidió financiarse con las cuotas de sus afiliados y no con préstamos bancarios. Sin embargo, la deuda reconocida por IU de más de nueve millones de euros puso al partido en una situación comprometida, ya que ya había adquirido deudas con la banca.

    El drama de Alberto Garzón: diez federaciones de IU entran en crisis

    Pablo Iglesias pretende cerrar un 'Gobierno de cooperación' con el PSOE para dar paso a sus dos propósitos en el espacio ideológico de Podemos: cerrar una fusión de Izquierda Unida, a la que proporcionarían representatividad y recursos a cambio de estructura; y cerrar el espacio al 'errejonismo', qu...

    IU asegura que desde 2016 no ha vuelto a adquirir un préstamo bancario. Esta fue la frontera entre lo que ellos consideran la “vieja” y la “nueva” política. En su lugar, Unidas Podemos pide el dinero a sus afiliados con un ejercicio que ya pusieron en práctica en 2015 y que habían llamado YoNoTengoUnBárcenas.

    Pero el caso de IU es diferente. Izquierda Unida ha llegado incluso a financiarse con micropréstamos después de la línea roja que establecieron en 2016, puesto que su situación es más complicada. Tanto, que algunas fuentes cercanas al partido tachan de insostenible. En las cuentas que realizan el balance entre gastos e ingresos, Izquierda Unida asegura que la formación es rentable. Pero otras fuentes lo niegan y aseguran que IU tiene una total dependencia de Podemos debido a sus deudas.

     

    Comentarios