La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, junto a otros diputados nacionales y autonómicos de su partido, han acompañado esta mañana a víctimas de ETA a las puertas del Congreso de los Diputados y no dentro porque “no quieren estar con el partido que representa a los cachorros de ETA ni con quienes se permiten ser socios de Bildu”.

De esta forma, han asistido al homenaje y lectura del manifiesto de la Asociación Víctimas del Terrorismo realizado en la plaza de las Cortes, fuera del Congreso de los Diputados, donde se celebraba un acto institucional con el mismo fin que, a juicio de Vox, es “un hipócrita homenaje” en el que no han querido asistir por segundo año consecutivo.

Hoy Vox está para acompañar a las víctimas del terrorismo, como ha hecho siempre. No queremos estar en el Congreso, con el partido que representa a los cachorros de ETA, a los que utilizan ni legitiman la violencia. No hemos querido estar en el Congreso con aquellos que se permiten ser socios de Bildu. Por eso una vez más reivindicamos que lo que hay que estar es con las víctimas, acompañarles con su lucha por la memoria, dignidad y justicia. No se puede acompañar a las víctimas y a la vez estar pactando con sus verdugos”, ha sentenciado Monasterio.

Sobre a la pedrada que recibió ayer en la ceja una diputada nacional de su partido en un mitin en la localidad vizcaína de Sestao, Monasterio ha afirmado que con esas acciones “lo único que consiguen en Vox tenga más incentivos para luchar por la libertad, por los derechos de todos los españoles y para hacer frente a los enemigos de España”.

“Nos van a ver durante esta campaña mucho más defendiendo a todos los españoles, que tienen derecho a tener voz también en el País Vasco. El silencio del presidente del Gobierno, que no ha sido capaz de poner un mísero tuit para condenar esta pedrada, debería hacer reflexionar a los españoles sobre qué presidente tienen, que se vende a los que son herederos de los etarras, que negocian con los enemigos de la libertad”, ha manifestado.

La portavoz de Vox en la Asamblea asegura que la Ertzaintza “hace su trabajo excelentemente pero ayer recibió órdenes de no disolver la manifestación, de no disolver a los cachorros de ETA que querían acabar con los afiliados de Vox”. Según ha explicado, a través de un cordón policial a las horas pudieron salir de ahí los asistentes al acto electoral. Por todo ello, denunciarán a los mandos políticos “que han permitido este hostigamiento hacia Vox y todos los ciudadanos que tienen todo el derecho del mundo a defender las ideas políticas también en el País Vasco”.

Comentarios