Pedro Sanchez
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y Pablo Casado, líder del PP, durante su última reunión en La Moncloa. Foto: Web Oficial de La Moncloa.

En los últimos meses, antes y después de conocerse la repetición electoral, Sánchez y Casado han demostrado una rivalidad por ser el primero en aparecer en lugares con problemas. Ocurrió durante el incendio de Gran Canaria o en las inundaciones por la DANA. Y en todas esas situaciones el líder del PP se adelantó al presidente del Gobierno. Un patrón que se había repetido hasta ahora, en que el presidente del Gobierno se ha adelantado en Cataluña. 

El Partido Popular está de subida y eso lo saben bien los socialistas. Las encuestas auguran un escenario prometedor a los populares de Pablo Casado, mientras que el PSOE de Pedro Sánchez va perdiendo fuelle de cara al próximo 10-N. Un cambio de papeles que el partido del Gobierno ha intentado frenar con la visita del presidente en funciones a Cataluña. Justo horas antes de que lo hiciera el líder del PP.

DOS VISITAS A CATALUÑA

En las previsiones de los populares para este lunes se incluía un viaje del presidente de la formación a Barcelona. En su itinerario, primero estaría en la Jefatura Superior de Policía, lugar donde atendería a los medios. Luego se reuniría con comerciantes y empresarios de la ciudad condal. La visita finalizaría por la tarde, con su intervención en la Junta Directiva del PP de Cataluña. 

García Egea

La mano invisible de García Egea sofoca los fuegos provinciales del PP

  • García Egea se ha afianzado en su puesto y está recordando por su efectividad a Álvarez-Cascos.
  • La agenda del presidente del Gobierno, sin embargo, no incluía su desplazamiento a Cataluña. La visita de Sánchez sorprendió a todos, incluido al propio Casado. Durante un desayuno informativo organizado por Europa Press, el líder del PP mostró su asombro por el desplazamiento de Sánchez a Barcelona, aunque le pareció una buena noticia “que el Gobierno estuviera allí”

    Pedro Sánchez llegó horas antes que el presidente del PP a Barcelona. Primero efectuó una parada en la Jefatura Superior de Policía y luego visitó a los agentes heridos durante los altercados por los disturbios de estos días. Sin hacer declaraciones y sin reunirse con el president de la Generalitat, Quim Torra, —como él le había solicitado— Sánchez ha finalizado su paso por la capital catalana antes del mediodía. 

    Apenas terminaba su viaje Sánchez, lo emprendía Casado. Aunque con el itinerario ligeramente cambiado. Como tenía previsto, el líder popular ha acudido a visitar la Jefatura Superior de la Policía, donde pretendía encontrarse con los policías que habían trabajado durante las protestas. Sin embargo, ni él ni el resto de su equipo han podido finalmente acceder al edificio. Según han denunciado desde el PP, la Delegación del Gobierno en Cataluña les había dado permiso para hacerlo y luego han cambiado de opinión.

    No obstante, esta afirmación ha sido desmentida por el Ministerio del Interior. Según publica Europa Press, las autoridades han actuado siguiendo “el mismo protocolo de siempre”, puesto que “los partidos nunca han tenido autorización para entrar en jefaturas o delegaciones”. Sin embargo, desde el PP han achacado este cambio de decisión a que horas antes hubiera asistido Sánchez, quien sí ha podido entrar. 

    CANARIAS Y LA GOTA FRÍA

    El viaje a Cataluña ha sido el primero en el que Sánchez le ha ganado la partida a Casado. Hasta este momento, el líder popular había sacado los colores al presidente del Gobierno al adelantarse a todos sus movimientos. Lo hizo durante su visita a las zonas afectadas por el incendio de Gran Canaria y volvió a hacerlo cuando se desplazó a las zonas afectadas por la última gota fría.

    En el caso de Gran Canaria, Casado se desplazó hasta la isla para encontrarse con las personas desalojadas, afectadas por el paso de las llamas y ver los daños ocasionados. El incendio, uno de los más grandes de los últimos años, quemó más de 12.000 hectáreas. Sánchez siguió los pasos del popular y se trasladó al archipiélago tan solo un día después de que lo hiciera el líder de la oposición. 

    Casado Sanchez independentistas

    Casado “sospecha” que Sánchez no rompe con los independentistas por si los necesita el 11-N

    El presidente del PP, Pablo Casado, ha pedido al jefe del Ejecutivo que le "coja el teléfono" al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para decirle que rompe "cualquier apoyo institucional" y los acuerdos que el PSC tiene con los independentistas en unos 40 ayuntamientos y la Diputación de Barce...

    Y algo parecido ocurrió con la gota fría. Casado fue el primer político nacional que viajó hasta Ontinyent (Valencia) para conocer en vivo los efectos del temporal. Además de reunirse con las autoridades, también se acercó a algunas de las zonas afectadas. El patrón volvió a repetirse y Sánchez le secundó al día siguiente, en su caso, desplazándose a Orihuela (Alicante). 

    LAS ENCUESTAS, DETERMINANTES

    Con este movimiento, Pedro Sánchez pretende adelantarse a Pablo Casado, que parte como el gran beneficiado de la repetición electoral. Los últimos sondeos coinciden en las mismas tendencias: el PSOE a la baja, el PP en ascenso, Vox ligera subida, Podemos pierde fuerza, mientras que Ciudadanos sería el gran batacazo electoral. 

    El PP sería, según estos datos, el único partido que mejoraría ampliamente su presencia en la Cámara Baja. Una reciente encuesta realizada por GAD3 para ABC eleva hasta 102 escaños a los populares, que casi duplicarían su resultado del 28-A, donde obtuvieron solo 66 diputados. El resto de sondeos también se mueven en el umbral de los 100 parlamentarios. 

    Comentarios