PNV
Íñigo Urkullu, lehendakari por el PNV, en una reciente visita a La Moncloa. Foto: Web Gobierno vasco.

El PNV vive un momento placentero al disfrutar de una situación insólita en sus 123 años de vida. El confort nacionalista está relacionado con un poderío nunca visto en la formación fundada por Sabino Arana.

La formación jetzale gobierna Euskadi y sus tres capitales de provincia (situación que no se daba desde la legislatura 1983-87), lidera el Gobierno de Navarra a través de Geroa Bai, aprovecha la inestabilidad de Madrid posibilitando gobiernos de PP y PSOE a cambio de concesiones, y ejerce de mediador entre la capital del Estado y Barcelona.

Estos días de vino y rosas ayudan a olvidar la debacle que supuso la etapa gobernada por PSE con el apoyo del PP en el País Vasco (2009-12), trienio en el que los ‘peneuvistas’ se quedaron fuera de Ajuria Enea por primera vez en tres décadas.

En el citado periodo también sufrieron el auge de la izquierda abertzale, que supo rentabilizar el proceso de paz a través de EH Bildu, que consiguió un gran peso municipal al hacerse en 2011 con Ayuntamientos como el de San Sebastián.

Ciudadanos

Ciudadanos modera de nuevo su discurso sobre “el cuponazo” del norte

Ciudadanos apenas valoró el resultado en la noche de las elecciones autonómicas de 2015 en Navarra. El síndrome depresivo que se instaló en la formación naranja iba para largo tras quedarse a tan solo 154 votos de alcanzar un diputado.Todos sabían las razones del fracaso y todos preferían mirar ...

Atrás quedan esos malos momentos. Y más lejos quedarán si consiguen revalidar en mayo su poder municipal y autonómico, amén de mantener representación en el Europarlamento. El PNV intentará que las grietas del ‘procés’ no le cuesten un divorcio con los herederos de CiU.

Con la formación catalana suma fuerzas desde las europeas de 1999 y ahora los nacionalistas vascos intentarán reeditar pacto con la Crida de Puigdemont para evitar quedarse fuera de Bruselas, situación que solo se dio en 1987.

Cierto es que el PNV podría revalidar escaño con su sola presencia, ya que hace tres décadas se conjugó el efecto de la traumática escisión de Eusko Alkartasuna y los más de 110.000 votos que logró Herri Batasuna fuera de Navarra y Euskadi gracias al apoyo de fuerzas marxistas.

EL ETERNO PRAGMATISMO DEL PNV

Ríos de tinta han corrido sobre la clásica bicefalia jetzale. Hoy Íñigo Urkullu emula a Ibarretxe y afirma que “en un mundo globalizado, la independencia es una utopía”. Más posibilista se muestra Andoni Ortuzar, evolución natural de Xabier Arzalluz.

PNV
Andoni Ortuzar apuesta porque el PNV renueve el Estatuto vasco. Foto: Flickr PNV.

El ‘jefe supremo’ del Euzkadi Buru Batzar dejó claro en el último Alderdi Eguna que el Gobierno y el PNV no mantienen posiciones idénticas y que apoyará la actualización del Estatuto Vasco promovida por EH Bildu.

Cercano a ambos se muestra Aitor Esteban, miembro del ‘ala liberal’ del PNV y su portavoz en el Congreso de los Diputados. Y el ‘cuadrado pragmático’ lo completa Uxue Barkos, que gobierna Navarra a través de la coalición Geroa Bai (PNV e independientes) junto a tres partidos progresistas.

La receta del éxito del PNV es colocarse en el eje central de los territorios en los que opera con aparente moderación y educación. Gracias a esta particular forma de entender la política, recuperó la vara de mando de San Sebastián tras 28 años y la de Vitoria 16 años después.

EL PNV CAMBIA DE POLÍTICA MEDIÁTICA

El PNV contaba con el paradójico hándicap de que su éxito electoral contrastaba con la hegemonía de dos medios críticos en sus ámbitos de influencia. Era el caso de El Correo Diario de Navarra, líderes de ventas en Euskadi y la Comunidad Foral, vehementes defensores del constitucionalismo y sufridores por los años de plomo de ETA.

La formación jetzale sorteaba esta adversidad mediática refugiándose en EiTB, radiotelevisión pública vasca que cuenta con cuatro señales de televisión, cinco cadenas de radio y un presupuesto de más de 100 millones de euros anuales.

En esta Corporación pública son amos y señores los ‘productores de confianza’ del PNV, ex directivos de EiTB o familiares de apellidos ilustres de la formación nacionalista. La actual mandamás de la radiotelevisión es Maite Iturbe, que tuvo cargos de responsabilidad en el Gobierno vasco antes de gestionar medios de comunicación.

PNV
Uxue Barkos en su etapa en el Congreso por Geroa Bai, coalición en la que se engloba e PNV. Foto: Flickr Jairo Vargas.

Con currículum similar cuenta el nuevo hombre fuerte del PNV en los medios, Juan José Baños. Este periodista formó parte del Gobierno vasco hasta 2017 como director de Gobernanza Pública y Autogobierno y en la actualidad dirige el Grupo Noticias y el Deia, órgano clásico de expresión del ‘bizkaitarrismo’.

Esta endogámica trayectoria continúa para Baños, propuesto por el PNV como consejero de RTVE en el desbaratado proyecto de Tomás Fernando Flores y actual candidato a presidir la Corporación audiovisual estatal.

No es extraña esta confianza del PNV en el ‘hombre de moda’ del Grupo Noticias, ya que este holding puso en pie Onda Vasca, hasta donde fueron a parar estrellas de Radio Euskadi tras el triunfo de Patxi López, y editan Noticias de Navarra, látigo fustigador de UPN en la Comunidad Foral y contribuidor del éxito de la marca blanca nacionalista, Geroa Bai.

El apoyo de ETB y el Grupo Noticias se complementa por la actitud de Diario de Navarra y El Correo, que han modulado su discurso contra ‘los peneuvistas’. La crisis del papel se hace palpable en muchos lugares y el norte no es una excepción.

 

Comentarios