Rafa Rubio PP
Rafa Rubio en una ponencia. Es el consultor político en el que ha confiado Pablo Casado para esta campaña.

Si había sed de algo con el relevo al frente del PP tras la era Rajoy, era de acabar con el “arriolismo”. El poderoso influjo de Pedro Arriola desde los tiempos de Aznar, convertido en verdadero hechicero por Mariano Rajoy. En las bambalinas de la estructura de la presidencia de Pablo Casado en Génova apareció un tipo barbudo y de perfil redondeado, con varias campañas locales a sus espaldas, un secundario en las exitosas de Rajoy. Rafael Rubio –Rafa como marca artística–, de perfil católico y conservador, ha sido el gurú que ha dirigido especialmente la campaña de Pablo Casado.

Rubio es un consultor especializado en comunicación política con bastantes años de trayectoria. Nominalmente ha sido Isabel Benjumea quien ha ejecutado la campaña de Casado, pero fuentes del PP atribuyen la autoría real de una gira que ha gustado muy poco a Rafa Rubio, el que estaba llamado a ser el nuevo Arriola.

ERE PP

ERE a la vista en el Partido Popular por el resultado electoral

Hubo quien lo pidió a gritos durante las últimas primarias del Partido Popular (PP): había que deshacerse como fuese de la sede de la calle Génova número 13. Entonces, el motivo no era otro que limpiar la imagen corrupta de un partido que acabó con una moción de censura que terminaron perdiendo. El ...

Javier Fernández Lasquetty, jefe de Gabinete de Casado, en realidad ha tenido poca influencia tanto en la elaboración de las listas como en la ejecución de la campaña. Fuentes cercanas a él aseguran que “se le hizo poco caso”. Tanto Rubio como Benumea tienen un perfil mucho más conservador que Lasquetty, en una campaña en la que el PP ha girado a la derecha con malos resultados.

Bajo la dirección de Javier Maroto había cuatro nombres como pesos pesados, casi uno por cada hombre fuerte de la cúpula del PP. Sobre todos ellos, el propio Javier Fernández-Lasquetty. Rafa Laza era el hombre de Maroto, colaborador desde los tiempos de a alcaldía en Vitoria. Pablo Cano era el hombre de Teodoro García-Egea, secretario general del PP. Cano tiene por historial su cargo de concejal de la localidad murciana de Blanca, con 6.521 habitantes, y en la nueva estructura del PP es el jefe de gabinete de García-Egea. Finalmente, Rafa Rubio es el especialista y gurú.

Las labores demoscópicas se encargaron a Narciso Michavila. Muchas voces en el PP no han entendido que Michavila, un contrastado sociólogo, trabajara para el partido y a la vez hiciera públicas sus encuestas. El gurú que debía interpretar las encuestas y organizar la campaña, con discurso para Pablo Casado, era Rafa Rubio.

Rafa Rubio Pp Aznar
Rafa Rubio en un acto de FAES junto a José María Aznar. Imagen de la web personal de Rubio.

Si el PP ha girado a la derecha, no solo es por cuestiones de estrategia electoral, por más que esta haya sido fallida. También el entorno de la presidencia, en las plantas nobles de Génova, se ha derechizado. Los perfiles con vinculaciones a grupos religiosos, que nunca han sido ajenos al PP, han crecido con la llegada de Casado, aunque el presidente del PP no se puede considerar vinculado a ninguno de ellos. Opus, legionarios de Cristo, ‘kikos’ y otros grupos de base católica proliferan en el entorno de la actual dirección del PP.

En ese contexto Rafa Rubio engarza perfectamente. Entre sus trabajos se atribuye la dirección de la comunicación pública de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebró multitudinariamente con presencia del Papa Benedicto XVI en Madrid, en 2011. Justo en la antesala de la enorme victoria de Rajoy en las elecciones de diciembre de ese año. Por aquel entonces el PP estaba casi en la cima de su poder, tras un magnífico resultado en las elecciones locales y autonómicas de mayo de ese año y de cara a la derrota sin paliativos de Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Rajoy. Además de colaborador eventual de las Misioneras de la Caridad (la orden que fundó Teresa de Calcuta), Rubio ha sido secretario y ayudante del escrito Pedro Antonio Urbina, uno de los pensadores del Opus Dei.

Rafa Rubio PP
Una imagen del Papa Benedicto XVI saludando a unos peregrinos durante la JMJ de Madrid, entre los que está Rafa Rubio (a la derecha de la imagen, con barba y americana azul claro). La imagen aparece en la web personal del consultor del PP.

Al margen de la estrategia adecuada o no de disputa del electorado de Vox, hay un consenso en que la campaña del PP ha sido mala. De momento quien ha pagado con su cabeza ha sido Javier Maroto, que además se ha quedado sin escaño por Álava. Varios de los tics de la campaña de Casado además tienen que ver con el origen conservador y católico del equipo de trabajo. La mala introducción del tema del aborto en campaña –que o estaba inicialmente en agenda en la sociedad–, y los líos con el salario mínimo o la oferta final de coalición a Vox, justo cuando el PSOE había desatado la estrategia del miedo a la ultraderecha, que es la que ha funcionado y movilizado el voto de izquierdas, han acabado en tragedia.

Pero es que ver a Pablo Casado de un lado a otro de España abrazado a un corderito, manejando un tractor, con bata de laboratorio tampoco ha sido positivo. Fuentes del PP lo atribuyen en parte a la hiperactividad del propio Casado, al que le gusta estar en muchos sitios y tener una actividad incesante. No paró ni en vísperas de los debates, al revés de lo que hicieron sus contrincantes. La estrategia de cara a los debates tampoco funcionó.

Pablo Casado se juega su futuro político como primer espada del PP en las elecciones del 26 de mayo. Un prueba quizás demasiado dura para un liderazgo al que no ha dado tiempo a consolidarse. Y que le pilla a contrapié a un equipo que ha hecho que muchos echaran de menos, ni más ni menos, que al “arriolismo”.

 

Comentarios