Debate Atresmedia

Las encuestas dejan claro que pese al fin del bipartidismo, tanto PSOE como PP dominaran en su espectro político tras las elecciones del 28 de abril. Pero el desgaste tras tanto debate ha sembrado una incertidumbre en ambos líderes que quisieron aprovechar la reacción al debate para seguir haciendo campaña con la apelación al voto útil ante el temor del crecimiento de los nuevos partidos.

debate electoral

El independentismo se apodera de un debate electoral que deja los pactos en el aire

Desde el minuto uno el independentismo catalán formó parte de la munición de ataque en el primer debate electoral televisado en la campaña electoral. El apoyo de los nacionalistas catalanes al Gobierno fue el reproche recurrente a Pedro Sánchez por parte de Pablo Casado y Albert Rivera en todos los ...

El debate de Atresmedia se presentó como la última herramienta clara de los cuatro principales líderes políticos para decantar el voto de los millones de españoles indecisos. El pulso, tenso el pasado lunes, mantuvo la misma línea bronca este martes. Al término del asalto los candidatos a la presidencia del gobierno mostraron su felicidad con el papel realizado y, algunos, aprovecharon para seguir con la campaña.

Sánchez, eufórico tras el debate

Pedro Sánchez, el que más tenía a perder, salió ileso, de alguna forma, tras la batalla entre Casado y Rivera. Eso sí, al líder del PSOE le tocó lidiar hasta con los argumentos de Iglesias, que mantuvo ese tono modélico y expresó sus propuestas para garantizar un gobierno progresista. Aunque parece que esa será la única vía posible de un PSOE que cerró un poco más la puerta a Ciudadanos.

Pero el debate no concluyó con el final anunciado por Ana Pastor y Vicente Vallés. Sánchez, ya junto a los suyos, aseveró haber “ganado el debate” y se mostró convencido de que harán lo mismo en las elecciones, como vaticinan ya todas las encuestas. Apeló al miedo de un gobierno de “las tres derechas”, pidió una fuerte “movilización” y, sobre todo, solicitó a la izquierda “concentrar los votos en un único partido”.

Casado pide el voto útil

Exactamente la misma línea de Casado. El líder del PP tiró de pasado para decir que cuando su partido ha gobernado “a los españoles les ha ido bien” y, en un intento por mantenerse como el líder de la derecha, también pidió que no se fracturasen los votos. “La única alternativa es concentrar el voto en nuestro partido”, aseveró.

Rivera: “Estamos convencidos de que vamos a dar la campanada”.

Si Casado pretende evitar sorpresas, Albert Rivera está convencido de que van “a dar la campanada”. O al menos esa fue su reacción tras el debate, poco después de admitir que el vencedor del asalto lo decidirán los españoles en las urnas. “Han podido ver quién miente y quién no”, recalcó una vez más, después de hacerlo en infinidad de ocasiones durante el debate.

En lo estuvieron de acuerdo tanto Rivera como Iglesias fue en la importancia de intercambiar las ideas políticas en televisión. “Es importante que los debates sean obligatorios”, confirmó. El líder de la formación morada evitó hacer un balance tan positivo, pese a que salió muy bien parado del segundo debate, y fió toda su fortuna a los votantes.

 

Comentarios