villalobos
La diputada del PP Celia Villalobos. Foto: Flickr

La diputada malagueña Celia Villalobos (PP) lleva 32 años de forma ininterrumpida en el Congreso de los Diputados. Algunos diputados, como su compañero de filas José Manuel García Margallo, empezaron antes en las Cortes, pero ella es la que más tiempo lleva en el escaño de forma consecutiva.

Villalobos ha estado en la Cámara Baja un total de diez legislaturas, desde que en 1986 entró dentro de las filas de la Alianza Popular que comandaba Manuel Fraga por aquel entonces. Su periplo parlamentario se inició en la III Legislatura en la que Felipe González renovó su mayoría absoluta y se ha prolongado hasta la XII Legislatura, que es la actual.

Curiosamente, Villalobos se acaba de quedar como diputada más veterana del Congreso ya que hasta el mes de julio compartía esta distinción honorífica con Mariano Rajoy, quien también empezó su andadura política en Madrid allá por 1986.

Nacida el 18 de abril de 1949 en Arroyo de la Miel (Malaga), Villalobos compaginó su acta de diputada con la alcaldía de Málaga (1995-2000) y luego con la cartera de ministra de Sanidad y Consumo (2000-2002). Con 17 años aprendió a jugar al balonmano, algo inusual para las mujeres de la época. Una excepción que se ha repetido a lo largo de su vida política.

mariano rajoy pp

El PP también subió los impuestos a los ricos cuando llegó al poder

El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, apostó ayer por bajar todos los impuestos porque “ahora toca” y porque “eso va en los genes del Partido Popular”, pero obvió que el Gobierno de Mariano Rajoy también aprobó una subida del IRPF a los declarantes en el tramo superior a 150.000 e...

Así, votó en contra de su partido para posicionarse a favor de la ley de parejas de hecho, de la ampliación del aborto y de los matrimonios homosexuales, de ahí que en el PP se la viera más en el centro que en la derecha. Siempre que ha podido, se ha puesto Sálvame en la televisión porque le relaja y le gustan algunos de sus colaboradores y el propio Jorge Javier Vázquez.

Adora cocinar y en los últimos años ha estado enganchada a series de televisión, que suele ver con su marido, Pedro Arriola, uno de los sociólogos de cabecera tanto de José María Aznar como de Rajoy, y que ahora prepara su salida de Génova coincidiendo con el desembarco del nuevo equipo de colaboradores de Pablo Casado.

Durante la etapa gubernamental de Rajoy siempre dijo que no volvería a ser ministra. Ya tuvo bastante con sus dos años al frente de Sanidad, una etapa que terminó con su fulminante cese a cargo de Aznar. “No me gustó pero no me tenía que dar explicaciones”, dijo en una entrevista antes de subrayar lo orgullosa que se sentía de su gestión ministerial.

Villalobos ve ahora cómo Casado le abre la puerta de salida de la política activa, cuando se encuentra a escasos meses de cumplir los 70 años de edad. El primer síntoma de ello fue cuando el nuevo presidente del PP la sacó hace unos días de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, a la que había pertenecido con diferentes cargos desde 1989: los primeros años en calidad de vocal suplente y a partir del año 2000, con el nivel ya de vocal.

LAS VENTAJAS DEL PUESTO DE VILLALOBOS

También fue vicepresidenta de la misma durante el tiempo en que ocupó la vicepresidencia de la Cámara Baja (2011-2016). Entre las ventajas que tiene el ser miembro de la Diputación Permanente está la de seguir percibiendo el sueldo y complementos de los que disfruta el diputado tras la disolución de las Cámaras y hasta la constitución del nuevo Congreso. Igualmente, conserva el aforamiento durante ese interregno, puesto que sus miembros siguen siendo diputados hasta la formación de las  nuevas Cortes Generales.

Su puesto como miembro titular es ahora para Isabel Borrego, esposa de Vicente Martínez Pujalte, quien ya estaba como suplente y que acaba de ser promovida a la dirección del Grupo Popular. Su último castillo de poder es la presidencia de la Comisión del Pacto de Toledo, donde seguramente terminará la actual legislatura. Luego será el momento de bajar la persiana del Congreso y volver a su Málaga natal, pues Casado tiene en mente a otras personas para la candidatura del PP por esta provincia andaluza.

Comentarios