El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido la confianza de aquellas personas que en los últimos años votaron al espacio político que en estas elecciones representa Galicia En Común-Anova Mareas pero “se hartó de peleas internas” que ha atribuido a una “adolescencia política” que, dice, el proyecto en Galicia ha dejado atrás.

Pagamos la adolescencia política, la torpeza a la hora de airear las diferencias políticas”, ha asegurado Iglesias en su segunda y última incursión en la campaña gallega para arropar al candidato de Galicia En Común, Antón Gómez-Reino, que según el líder morado representa esa “madurez” política del espacio.

La totalidad de las en torno a 250 butacas habilitadas en uno de los ‘hall’ de Palexco, en el puerto de A Coruña, para el mitin de la alianza de izquierdas se ocuparon para escuchar a Iglesias, Gómez-Reino y los candidatos por la circunscripción coruñesa Luca Chao, Martiño Noriega e Inés Cebreiro.

Un acto en el que el líder morado ha echado la vista atrás para recordar la campaña de las autonómicas de 2012, en la que, dos años antes de fundar el partido que desde entonces encabeza, trabajó como asesor de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) cuya irrupción en el Parlamento cambió el mapa político de Galicia.

Una alianza de Anova y Esquerda Unida que Iglesias ha situado como germen de “algunos de los cambios que han vivido en el conjunto del Estado” hasta hoy. “Allí empezó todo”, ha señalado. “Éramos muy jóvenes, quién nos iba a decir que íbamos hoy a tener cinco hijos entre los dos”, ha dicho Iglesias a ‘Tone’ Gómez-Reino, quienes comparten amistad desde su juventud.

De este modo, el ahora vicepresidente ha recordado que la confluencia política que se inició con AGE, tuvo su continuación con las mareas municipalistas y después fructificó en En Marea antes de su ruptura logró “ser primera fuerza de la izquierda en varios procesos” pero, como ha reconocido, se vio penalizada por las “peleas internas” y por la “torpeza de airear” las diferencias.

“No hay por qué ocultarlo ni mirar para otro lado”, ha dicho sobre ese pasado reciente de trifulcas internas antes de dirigirse a aquellos que apostaron en algún momento por el espacio político que hoy representa en gran parte la coalición Galicia En Común-Anova Mareas para pedirles su apoyo toda vez que, dice, esa etapa de “inmadurez” política ha quedado superada.

“Esa época quedó atrás. Los compañeros ya son maduros políticamente. Quiero pedir a la gente que nos dé otra oportunidad”, ha insistido Iglesias, que ha subrayado que “hablan los hechos” de las medidas aprobadas por el Gobierno del Estado en el que participa Unidas Podemos como el Ingreso Mínimo Vital o la “protección” de los trabajadores y las familias con los ERTE, la prohibición de los desahucios o las ayudas a los autónomos.

“Es un hecho también que si todas las personas que nos apoyaron nos vuelven a dar su confianza va a haber cambio político y va a haber un gobierno de izquierda en Galicia”, ha proclamado.

Comentarios