sábado, 23 enero 2021 12:38

La ministra Delgado cierra su ‘semana horribilis’ con Fausto

La ministra Dolores Delgado decidió cerrar su ‘semana horribilis’ con Fausto. Se supone que en busca de paz, relajo o disfrute, acudió la noche de este domingo al montaje que ha hecho el Teatro Real de la ópera Fausto, de Charles Gounod. Dolores Delgado acudió con la única compañía de su equipo de escoltas.

La ministra de Justicia coincidió en el patio de butacas con una compañera de Gobierno, la titular de Economía, Nadia Calviño. Cada una llegó por su lado y abandonaron el teatro también separadas. A diferencia de Delgado, Calviño acudió acompañada a la representación en el Teatro Real.

Las ministras pudieron disfrutar de las casi cuatro horas del libreto de Gounod inspirado en el clásico de Goethe. El viejo doctor Faust, que pacta con Mefistófeles su eterna juventud a cambio del alma: se trata de un brillante montaje de La Fura dels Baus, a cuyo estreno acudieron los reyes Felipe y Letizia el pasado 19 de septiembre en una inauguración que estuvo marcada por la polémica.

Delgado accedió al Teatro Real apenas quince minutos antes de que comenzara la representación. Entre el público había alguna personalidad más del PSOE, e incluso otra exministra, Mercedes Cabrera, que fue titular de Educación en uno de los Ejecutivos de José Luis Rodríguez Zapatero.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”1267″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

La escenografía de Àlex Ollé arropa un libreto con una historia aleccionadora, la de Faust, una suerte de Don Juan, y la bella Margueritte, engañada y abandonada a su suerte en el peor momento de su vida por el galán. Faust pagó caro su pacto con el diablo, que adopta la voz de un barítono y el nombre de Mefistófeles.

Toda una historia instructiva para una noche de domingo, que acabó frisando las doce de la noche. Interesante en la semana en que se ha desvelado la amistad entre el juez Baltasar Garzón, el comisario presuntamente corrupto José Manuel Villarejo y la ministra Delgado.