sábado, 8 mayo 2021 21:26

Borrell recoloca a altos cargos de Margallo tras cesarles en embajadas de primer nivel

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha dado luz verde a varios destinos diplomáticos en el extranjero que afectan a altos cargos de la etapa de José Manuel García-Margallo, quienes tras la llegada al poder del PSOE vieron cómo se les cesaba al frente de embajadas de primer nivel.

Es el caso de Gonzalo de Benito, antiguo ‘número dos’ de Exteriores con Margallo y que en los últimos años ha estado de embajador en Japón. A partir de ahora será cónsul general en Bogotá, capital de Colombia, según informaron fuentes diplomáticas a MONCLOA.COM.

Un caso parecido fue el de Jesús Gracia, secretario de Estado para Iberoamérica con Margallo, y que ejercía como embajador en Italia. Fue uno de los primeros embajadores en ser cesados tras la llegada de Borrell a Exteriores y ahora el ministro le ha puesto al frente del consulado español en Cantón (China).

Gracia sólo llevaba un año y medio en Roma y fue sustituido por el exministro Alfonso Dastis. En este caso, el Gobierno de Pedro Sánchez optó por actuar con sentido institucional, recuperando la tradición que existió en Exteriores de que los diplomáticos que salían de puestos directivos fueran nombrados embajadores en capitales importantes, algo que no siempre se había cumplidos en los últimos lustros.

gracia borrell
El entonces secretario de Estado para Iberoamerica, Jesús Gracia (izq.). Foto: Flickr MAUEC

Además de Dastis, el Ejecutivo socialista envió al exsecretario de Estado de Exteriores, Ildefonso Castro, a Irlanda, en sustitución de José María Rodríguez Coso, quien ahora se ocupará de dirigir el consulado español en Perpiñán (Francia).

De igual modo, Fernando García Casas, que cesó como secretario de Estado para Iberoamérica y el Caribe, fue enviado a Brasil como embajador, sustituyendo a Fernando Villalonga, quien llevaba dos años en el puesto y había cargos de relieve durante los Gobiernos de José María Aznar. Borrell también aceptó la petición del ex secretario de Estado de Asuntos Europeos, Jorge Toledo, de ser nombrado embajador en Japón en sustitución del citado De Benito.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”554″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Otro embajador afectado por el repentino cambio de Gobierno a comienzos de junio fue Miguel Aguirre de Cárcer, quien hasta hace un año era el representante permanente de España ante la OTAN.

En abril apalabró con el entonces ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, el hacerse cargo de la embajada de España ante el Consejo de Europa, institución con sede en Estrasburgo (Francia). Sin embargo, el éxito de la moción de censura contra Mariano Rajoy le dejó sin ese puesto y ahora ha sido destinado al consulado de Berna (Suiza).