domingo, 17 enero 2021 07:01

‘Público’ aporta nuevos audios de Villarejo en los que critica al CNI y al comisario Martín-Blas

El diario Público aporta hoy en exclusiva nuevos audios del excomisario José Manuel Villarejo en el que este último se despacha con críticas al director del CNI, Félix Sánz Roldán, y al comisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas, que le investigó antes de su jubilación.

En la información de Patricia López y Carlos Enrique Bayo se incluyen conversaciones del comisario ahora en prisión, que demuestran la campaña de desprestigio que desplegó en 2016, nada más jubilarse de la Policía, contra quienes desde 2014 habían denunciado sus negocios y relaciones con la Banca Privada de Andorra (BPA), con la dictadura de Guinea Ecuatorial o con las empresas del Ibex.

Tal y como relata Villarejo a su interlocutor, el denunciante de corrupción José Luis Pérez –conocido como Getafe Gate por sus investigaciones–, sus enemigos en aquel momento eran el CNI, los investigadores del caso del ‘pequeño Nicolás’ y la periodista de ‘Publico’, de la que hace una serie de descalificaciones personales.

Al principio, Pérez no sabía que Villarejo era policía, ya que se lo presentaron como “el periodista Javier Hidalgo”. Pero en esa ocasión le aborda llamándole ‘Manuel’, porque es con ese nombre con el que el ahora encarcelado se hacía pasar por abogado y agente del CNI ante Javier de la Rosa.

Dos meses antes, Villarejo se había plantado ante un notario y había levantado un acta notarial en la que afirmaba ser “el autor de diversos escritos” que había supuestamente elaborado entre finales de 2014 y principios de 2015: eran varias “notas informativas” –apócrifas, pero con sello de “RESERVADO”–acusando a Martín-Blas de haber actuado ilegalmente ante los dueños de la Banca Privada d’Andorra (BPA) para conseguir las cuentas que la familia Pujol tenían en esa entidad.

Pero la realidad es que cinco de esas seis supuestas “notas informativas” –enviadas en un sobre blanco anónimo, en junio de 2016, al domicilio de uno de los empleados de los Cierco– no aparecieron hasta después de iniciada la investigación del caso del pequeño Nicolás que comprometía a Villarejo y a sus jefes en las cloacas de Interior.