jueves, 21 enero 2021 03:15

La moción de censura de Ciudadanos a Quim Torra, improbable pero no imposible

El independentismo está dividido en Cataluña y ha perdido la mayoría absoluta en el Parlament. Ciudadanos sabe que debe aprovechar este nuevo escenario político y no dar un paso atrás en su labor de férrea oposición al Gobierno de Quim Torra, pero la cuestión es si con eso basta o si, además, debería dar un paso adelante e impulsar una moción de censura.

El partido liberal nunca ha apoyado esta opción contra Torra, argumentando que “los números no dan” para que la moción pueda prosperar y que se quedaría en una simple “floritura parlamentaria”. Actualmente sigue manteniendo esta posición, pero solo está descartada de momento.

Si la situación empeorara gravemente en Cataluña porque los partidos independentistas emprendieran nuevas acciones, Cs podría recurrir a esta herramienta parlamentaria, aunque únicamente serviría para escenificar de manera simbólica el rechazo al presidente de la Generalitat, sin ningún efecto práctico.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”1496″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Actualmente, con sus 36 diputados, la formación naranja tiene la capacidad de presentar una moción de censura en el Parlamento catalán, pero luego perdería la votación ya que los 68 votos afirmativos que se requieren no los alcanzaría ni uniendo fuerzas con el PSC, el PP y Catalunya En Comú – Podem. Se quedarían en 65, que es el mismo número de diputados que suman ahora los tres partidos separatistas.

El PP es el único que ha apostado por la moción aun siendo consciente de la imposible aritmética parlamentaria, sabiendo probablemente que Inés Arrimadas no le seguiría el juego y que así podría denunciar su inutilidad como líder de la oposición. En cuanto al PSC, no respalda esa medida y los comunes ya dejaron claro que no se sumarían.

Tampoco parece que en las filas independentistas pudiera Ciudadanos encontrar apoyos para derribar al Ejecutivo de Quim Torra, ya que los cuatro diputados de la CUP son críticos con el Govern pero nunca se ha planteado algo así.

LA MOCIÓN QUE INTENTÓ CIUDADANOS EN 2017

A Ciudadanos no le gusta perder y considera que una moción de censura fallida perjudicaría a las fuerzas constitucionalistas y sería algo positivo para Junts per Catalunya, ERC y la CUP, que por un momento olvidarían sus diferencias para votar todos juntos en contra de Arrimadas, dando así una imagen de unidad.

Sin embargo, esto no parecía importarle a la líder de Cs en Cataluña cuando en 2017, poco antes del referéndum independentista del 1 de octubre, estuvo tratando de reunir apoyos para presentar una moción de censura contra el entonces presidente catalán, Carles Puigdemont, sabiendo que estaba condenada al fracaso.

En aquel momento le faltaban incluso diputados para registrarla, ya que tenía solo 25 y ni siquiera el PP quiso sumarse. Pero Arrimadas insistía en que la moción de censura, cuyo único objetivo era poder convocar unas elecciones autonómicas, era “el último cartucho político” de la oposición en Cataluña para “parar el golpe a la democracia” de Puigdemont y compañía.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”1197″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Independientemente del debate sobre la moción de censura, el partido de Albert Rivera observa con satisfacción la división entre los separatistas. También le beneficia la debilidad parlamentaria de sus adversarios, que se han quedado sin los votos de cinco diputados procesados por rebelión: cuatro de Junts per Catalunya que están suspendidos más Toni Comín (ERC), que renunció a delegar su voto.

La pérdida de la mayoría absoluta ya ha permitido que los grupos no independentistas aprueben varias resoluciones en la Cámara autonómica gracias al nuevo equilibrio parlamentario, mientras que otras impulsadas por los independentistas no han salido adelante.

CIUDADANOS NO CREE QUE TORRA ADELANTE COMICIOS

Pero, pese al bloqueo institucional, en Ciudadanos no creen que de momento Torra se vaya a lanzar a convocar unos comicios anticipados, ya que le conviene esperar al desenlace del proceso judicial y confiar en que las sentencias contra los líderes del procés mejoren las expectativas electorales del independentismo.

Mientras tanto, el partido naranja sigue intentando parar los pies a los independentistas, por ejemplo amenazando con una querella a los miembros de la Mesa del Parlament por permitir la votación que rechazaba la suspensión de los diputados dictada por el juez Pablo Llarena. También ha actuado en las comisiones parlamentarias que preside, donde se ha negado a aplicar la ponderación de voto acordada por la Mesa para casos de empate.