martes, 30 noviembre 2021 07:57

El PSOE le dice «no» a Iglesias: Podemos estará fuera del Gobierno

Contigo, pero sin ti. Ese parece el resumen de las dos horas de diálogo que han mantenido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la Moncloa. El PSOE, claro ganador de las elecciones, tiene claro que no incluirá a Podemos en su Gobierno. «Sólo contaremos con personas independientes de reconocido trabajo», afirman desde la formación socialista. No obstante, sí vislumbran la posibilidad de llegar a un acuerdo de programa con Unidas Podemos.

DOS HORAS DE REUNIÓN

Sánchez no quiso otorgar a Pablo Iglesias un papel más importante que el que le ofrecieron los ciudadanos en las urnas. El presidente del Gobierno en funciones retrasó la reunión con el líder de Unidas Podemos a la tarde de este martes. O lo que es lo mismo, prefirió hablar antes con PP y Ciudadanos, que estarán en la oposición. Iglesias mostró su enfado, pero su formación es la principal aliada del PSOE en estos momentos. Así lo han ejemplificado las dos horas de diálogo que han mantenido ambos líderes.

La mayor incógnita ahora mismo es si el PSOE tratará de gobernar en minoría o si llegará a un acuerdo de programa para evitar cuatro años de odiseas. Iglesias, desde luego, ha salido «optimista» de la reunión, aunque es consciente de que aún queda un largo camino por recorrer. «La reunión de hoy es un punto de partida bueno», ha afirmado el líder de la formación morada.

En apenas cinco minutos de comparecencia en la sala briefing del Palacio de la Moncloa, Iglesias ha asegurado que ambos están dispuestos a «trabajar» para llegar a un acuerdo. Y como ya dijo tras los resultados de las elecciones generales, ha pedido «paciencia» para realizar un trabajo «largo» que requerirá de «discreción» y «prudencia».

Durante los 120 minutos que han permanecido en contacto, han hablado de diferentes temas. «Empleo, pensiones, la situación internacional…», ha reconocido Iglesias. Y por supuesto, Cataluña, uno de los temas candentes de España. «El presidente y yo hemos coincidido en que se inaugura una nueva etapa de diálogo», ha confesado el líder de Podemos, cuya postura en el tema independentistas se aleja y mucho de la del bloque de la derecha. 

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»18887″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Eso al menos ha quedado latente en las anteriores reuniones, donde la mayor esperanza de Sánchez era esperar la abstención de algún partido del bloque de la derecha. Y no se produjo. Aunque aún quedan días para eso, y el PSOE insistirá a Rivera a que haga lo mismo que le obligó a ellos: a evitar un Gobierno que dependa de las fuerzas independentistas. De momento, ambos diálogos solo sirvieron para transmitir la confianza en llegar a «acuerdos de Estado» siempre desde la oposición.