lunes, 21 junio 2021 19:11

Los desencuentros entre Manuel Valls y Albert Rivera

El desencuentro final del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el ex primer ministro francés, que concurrió a las elecciones municipales en Barcelona con su apoyo, Manuel Valls, se ha producido tras su voto en favor de la investidura de Ada Colau. La buena sintonía se había fraguado en otras elecciones, las autonómicas catalanas de 2017.

Es por eso por lo que el proyecto que tenían entre manos se ha visto totalmente perjudicado. ¿Cuál era ese proyecto? ¿Y qué ha provocado ese desencuentro entre Manuel Valls y Albert Rivera?

APOYOS A LA CANDIDATURA DE ARRIMADAS

Manuel Valls y Albert Rivera

En la campaña de las elecciones catalanas de 2017, las que se convocaron por el artículo 155, el ex primer ministro francés Manuel Valls se dejó ver en compañía de candidatos de los partidos constitucionalistas, pero expresó públicamente su apoyo a Inés Arrimadas de Ciudadanos.

Manuel Valls incluso participó en un acto con ella, Albert Rivera y con Mario Vargas Llosa sobre el futuro de Europa. Fue en ese momento cuando los caminos de Valls y Rivera se empezaron a cruzar y el proyecto comenzó a nacer.

LA MANIFESTACIÓN DE SCC

Los primeros que pensaron en Manuel Valls como posible alcaldable en Barcelona fueron miembros de Societat Civil Catalana quienes le invitaron a una manifestación en marzo de 2018 con el lema ‘Ahora más que nunca, seny?’. Allí vuelve a coincidir con Albert Rivera con quien muestra una total sintonía.

Unos meses después, en la entrega de un premio de SCC, se desatan los rumores sobre su vinculación con Ciudadanos en su aspiración para liderar una candidatura constitucionalista unitaria en Barcelona.

UNA PLATAFORMA PROPIA

Manuel Valls y Albert Rivera

Sin embargo, Manuel Valls no iba a ser tan dócil como esperaba Albert Rivera. Hace un año se mudó a vivir a Barcelona y empezó sus reuniones con todo tipo de sectores, principalmente de la burguesía de la ciudad, a quienes afea su capitulación hacia el independentismo.

Valls ve oportunidad de formar un amplio frente político y no habla de Ciudadanos en la presentación de su plataforma y sus aspiraciones a alcalde, no quiere perder la oportunidad de aglutinar a PP y parte del sector socialista. Esta indeterminación no gusta demasiado en Ciudadanos.

LOS DESACUERDOS ENTRE MANUEL VALLS Y ALBERT RIVERA

Manuel Valls y Albert Rivera

La aparición de Vox marca el alejamiento de Manuel Valls con Ciudadanos. Los pactos en Andalucía y la manifestación en la plaza Colón, a la que Valls acude a regañadientes, generan tensión con sus socios, aunque tras la negativa de PP y PSC, el ex primer ministro francés sólo cuenta con ellos para aspirar a sacar un buen resultado. La distancia queda en evidencia con las nulas apariciones de Rivera en la campaña electoral de Valls, quien se conformó con el apoyo de Arrimadas.

El apoyo de los tres concejales de Valls a Ada Colau para ser alcaldesa causa el cese del acuerdo entre Manuel Valls y Albert Rivera, de Ciudadanos.

EL ATAQUE DE INÉS ARRIMADAS A VALLS

Inés Arrimadas se ha sumado al cruce de declaraciones desatado entre los dirigentes de C’s y Manuel Valls tras la ruptura de relaciones con el ex primer ministro francés. La portavoz de la formación naranja ha dicho que  “a Ciudadanos no nos va a dar lecciones de defensa del constitucionalismo nadie”. También ha lanzado un duro mensaje contra Valls: “No vamos a recibir lecciones de aquellos que han hecho alcaldesa de Barcelona a una de las personas más sectarias y populistas que tenemos en España“.

Arrimadas ha hecho estas declaraciones a los medios en Pamplona, donde ha asistido a la constitución del Parlamento de Navarra. A la salida, la portavoz de Ciudadanos ha dicho que “Valls ha salido a criticar ferozmente a Ciudadanos y a defender a Colau diciendo que no es tan mala y que es muy diferente de Ernest Maragall” y ha precisado que Ciudadanos “no forma parte ya de ese proyecto, tenemos grupo propio, por cierto, con más concejales que los que tiene el señor Valls, y nosotros vamos a seguir siendo la voz del constitucionalismo“.

Ha señalado que “a nosotros no nos va a dar lecciones de defensa del constitucionalismo nadie, porque nosotros nos hemos partido la cara en Cataluña, porque hemos sufrido amenazas de muerte, agresiones, persecuciones, y por tanto, vamos a seguir siendo la voz de los constitucionalistas que saben que tener a Colau en el Ayuntamiento de Barcelona es tan mala idea como tener a Ernest Maragall“.

En ese sentido, Arrimadas ha afirmado, “con humildad, que nos han dado la razón a las 48 horas de formarse el Ayuntamiento, y es que Colau ha hecho como primera medida lo que habría hecho Ernest Maragall, que es poner la fachada del Ayuntamiento de Barcelona como tablón de anuncios del separatismo“.

“Nosotros que hemos quitado lazos amarillos, símbolos impuestos del separatismo, a costa a veces de amenazas de muerte, no podemos permitir hacer alcaldesa a una señora que como primera medida y como prioridad para Barcelona tenía volver a poner el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento”, ha insistido.