sábado, 19 junio 2021 23:15

Sánchez suma apoyos: Bildu no bloqueará su investidura

El tiempo transcurre en contra de Pedro Sánchez, que baraja presentarse a la investidura el próximo 8 de julio. El líder del PSOE no tiene los apoyos deseados, pero es consciente de que saldrá de esa sesión como nuevo presidente del Gobierno. Los desencuentros con ERC no han resultado un obstáculo y ahora hasta Bildu, excluido de la ronda de conversaciones, está dispuesto a abstenerse para no repetir elecciones.

CON PODEMOS SÍ

La principal asignatura pendiente de Sánchez en estos momentos es fraguar un pacto con Iglesias. El anunciado “gobierno de cooperación” no ha resuelto las diferencias entre ambas formaciones. El tira y afloja continúa, con Unidas Podemos reclamando puestos en los ministerios. Mientras, el PSOE busca hacerse fuerte y pactar simplemente un programa que permita formar un gobierno “progresista”. “Es nuestro socio preferente”, aclaró recientemente el líder socialista respecto al partido morado.

Lo cierto es que su entendimiento es vital y primordial para la investidura. Sánchez es consciente de que para Iglesias resultaría embarazoso decir “no” a un gobierno de izquierdas y de ahí que apriete en las negociaciones sin afán de ceder un ápice el respaldo que le otorgaron los votantes el pasado 26 de abril. Si este acuerdo, como parece, termina por cumplirse, a la ecuación llegarían partidos como ERC o Bildu.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”32899″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

La negativa de Coalición Canaria a inmiscuirse con Podemos y la misma postura de UPN tras el acuerdo forjado por la izquierda dejan a Sánchez en manos de los separatistas. No es la vía preferida de Sánchez, o eso cita, pero sí la más factible. Ni el lío en Barcelona, donde el PSC se ha posicionado por Colau ha desatado el rechazo de ERC, que eso sí, pide diálogo y complicaría, en más de una ocasión, la legislatura de Sánchez.

La nota positiva ahora para el líder del PSOE es que en Bildu saben desde hace semanas que facilitarán su investidura, según ha publicado el diario El Mundo. A pesar del desprecio del PSOE a esta formación, tras ser los únicos junto a Vox a los que ha negado diálogo, los ‘abertzale’ no quieren unos nuevos comicios donde los tres partidos de la derecha puedan voltear la situación. La ‘alianza’ entre ambos en Navarra ha sido un movimiento que ha servido para limar estas asperezas.

SÁNCHEZ Y CIUDADANOS, ESTRATEGIA O VERDAD

Uno de ellos, Ciudadanos, puede ser clave con una abstención que sería más que suficiente y haría inútil el esfuerzo de los separatistas por hacerse fuertes en el Congreso. Esa es una de las opciones que desea Sánchez o que, al menos, eso dice ante las cámaras. El movimiento del líder del PSOE podría ser únicamente electoral ya que tanto Rivera como Casado han sido incisivos en el “no”.