domingo, 9 mayo 2021 16:29

El exjuez Serrano, el único en desacuerdo con la sentencia de La Manada

Hace casi tres años, el 7 de julio de 2016, que se produjo la agresión sexual perpetrada por La Manada. Atrás quedan ahora muchos debates, intensas polémicas e incontables manifestaciones para clamar justicia por la víctima. Tres años que culminan con la intervención del Tribunal Supremo y su pertinente sentencia.

No fue “abuso”, como dictó en su momento la Audiencia de Navarra, ni “acoso” sexual. Fue violación, tal como sentenció el pasado viernes la última instancia judicial en España. Un acto que les costará a los reos una sanción de 15 años de prisión.

Y el país reaccionó. Twitter fue un coliseo de batalla entre los detractores y los defensores de la víctima. Por supuesto, se pronunciaron las personalidades políticas: el bloque de la derecha, silente en su mayoría, el de la izquierda, reivindicativo y aparentemente satisfecho.

 FRANCISCO SERRANO RECOGE CABLE

Francisco Serrano, número uno de Vox por Andalucía, sabe lo que son los procedimientos judiciales. Al menos, así lo corrobora su dilatada trayectoria de casi treinta y un años al frente de los Juzgados. Carrera que quedó frustrada en 2011 por prevaricación, cuando amplió la custodia de un padre separado sobre su hijo en un día y medio para que este pudiera asistir a una procesión.

Serrano opinó abiertamente sobre la sentencia el mismo día que se conoció. De ella dijo que le parecía “gravísima” porque “altera todas las garantías constitucionales establecidas por la jurisprudencia en la materia“, lo que a su juicio supone “una sentencia dictada por la turba feminista supremacista“. Además, se atrevió a augurar que “la relación más segura entre un hombre y una mujer, será únicamente a través de la prostitución“.

Antes de que los situasen en el ojo del huracán, el equipo de crisis de Vox emitió un comunicado en el que se desentendía de las declaraciones y señalaba como válidas las proferidas por su portavoz en Andalucía, Alejandro Hernández. En un tono moderado, conciliador y empático con los jueces, tuiteó: “Quiero manifestar mi máximo respeto por las resoluciones de nuestros Juzgados y Tribunales, significando que desde Vox pedimos ya hace tiempo un endurecimiento de las condenas para los delitos de violación. Seguiremos luchando por un poder judicial autónomo e independiente”.

Francisco Serrano se pronunció de nuevo en la madrugada del sábado con intención de deshacer el entuerto y esclarecer su punto de vista.

PEDRO SÁNCHEZ Y SU ENALTECIMIENTO FEMINISTA

En el polo opuesto a Francisco Serrano se encuentra el presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez, que el día de la sentencia se mostró pletórico. “Fue una violación. El fallo del Supremo sobre La Manada así lo confirma”, opinó.

La segunda parte de este tuit dejó entrever la faceta más feminista del presidente en funciones. Se congratuló por tener un país que “sigue avanzando en la protección de los derechos y libertades de las mujeres”. Y acabó mostrándolas su apoyo con un rotundo “Os queremos vivas, libres, sin miedo”.

INÉS ARRIMADAS, DISCRETA PERO DIRECTA

La encargada de pronunciarse al respecto de la sentencia de La Manada en las filas de Ciudadanos fue, en lugar de Albert Rivera, Inés Arrimadas, que prefirió guardar silencio al respecto.

La Portavoz de los naranjas abanderó un mensaje más suave y alejado de apologías feministas. Aprovechó su tuit, además, para hablar en representación de la formación a la que pertenece: “En Cs respetamos siempre las decisiones judiciales”, afirmó.

Asimismo, en un acto público de Ciudadanos que tuvo lugar al día siguiente de la sentencia la número dos ciudadana afirmó sentirse “aliviada” y “contenta” porque “todo el peso de la justicia caiga sobre estos violadores”.

PABLO IGLESIAS, MENCIÓN DE HONOR AL MOVIMIENTO FEMINISTA

El Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, tuiteó al poco de conocerse la sentencia de La Manada. En la línea de Pedro Sánchez, Iglesias quiso reconocer a las mujeres su resiliencia y constancia en las calles.

En cambio, no se quedó en el mero agradecimiento. Quiso ir más allá y atribuir la victoria a las feministas: “Enhorabuena al movimiento feminista por esta victoria”, culminando con un tajante “sin vosotras no habría sido posible”.

IRENE MONTERO, ALEGRÍA CON VÍDEO INCLUIDO

Desbordada de alegría y con la mirada brillante, así compareció virtualmente la Portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, cuando el Tribunal Supremo sentenció el caso de La Manada como violación y no abuso sexual.

Emulando las palabras de su compañero de partido, Pablo Iglesias, la número atribuyó el veredicto condenatorio a la lucha feminista: “Esta sentencia no sería posible sin el empuje del movimiento feminista”, alegó.

Adjunto al tuit iba un vídeo corto, en el que la diputada declaraba —entre otras cosas— querer ir a por más: “Ahora vamos a seguir peleando para que en el Código Penal sólo ‘sí’ sea ‘sí’”, para “terminar con el machismo en una Justicia que desgraciadamente sigue siendo patriarcal”.

GABRIEL RUFIÁN Y EL EFECTO DE LA PRESIÓN SOCIAL

La expresión “presión social” ha sido una de las más sonadas luego de conocerse la sentencia condenatoria de La Manada. Y es que muchos achacan que los Tribunales han dado marcha atrás en la decisión inicial (que condenaba a los cinco violadores a 9 años de prisión por “acoso sexual”) debido a las numerosas manifestaciones y opiniones de la masa social.

Esto le ha venido de perlas a Gabriel Rufián, que ha aprovechado la cuestión de la presión para desmentir que esta haga desdecirse a la Justicia. Para él, si ésta surtiese efecto, ahora los jóvenes de Alsasua y los independentistas procesados no estarían encarcelados.

NI RASTRO DEL PARTIDO POPULAR

Pablo Casado, tras la reunión con José Javier Esparza. Foto: Flickr Partido Popular

El único que no se sumó a la alegría del veredicto judicial en contra de La Manada fue el Partido Popular de Pablo Casado. Ni él ni la propia formación en representación de sus políticos y militantes.

Y no fue por falta de oportunidades, pues Casado el pasado viernes se reunió con José Javier Esparza, presidente de Unión del Pueblo Navarro. Al cabo de ésta, el presidente de los populares compareció ante los medios de comunicación, pero en ningún momento se refirió a la sentencia que acusaba a los cinco hombres como violadores.

En cambio, a lo largo del fin de semana sí tuvo tiempo para lamentar las muertes de la atelta española Conchi Paredes, campeona de triple salto en 17 ocasiones, y Teresa Cardona, subdirectora de un colegio barcelonés del Opus Dei que falleció en un accidente de tráfico en Costa de Marfil, mientras dirigía una actividad de promoción social.