viernes, 25 junio 2021 10:57

Garrido, en el equipo negociador de Cs con el PP en la Comunidad de Madrid

El expresidente de la Comunidad de Madrid y diputado de Cs en la Asamblea de Madrid, Ángel Garrido, se suma al equipo negociador de Cs que busca un acuerdo en la estructura del Gobierno con el PP en la Comunidad de Madrid. El ahora parlamentario de la formación ‘naranja’ se une así a otros representantes en la Cámara autonómica, como César Zafra y Aruca Gómez, y al secretario de Acción Institucional de Cs, Paco Lara, en el cometido de alcanzar un pacto con sus ex-compañeros del PP.

Como ha adelantado ‘El Confidencial’ y han confirmado a Europa Press fuentes de la formación ‘naranja’, en el partido existen dos grupos de negociación, uno enfocado para pactar un programa y otro para negociar los puestos del Ejecutivo madrileño.

Fuentes de Cs alegan que Garrido “tiene la Comunidad en la cabeza”

Estas mismas fuentes recuerdan que Garrido “tiene la Comunidad en la cabeza”. Y es que Garrido además de ser presidente durante un año ejerció durante tres de portavoz y consejero de Presidencia. Se trata del área que coordina el Gobierno, que permite tener una “amplía visión” de la estructura del Ejecutivo y de sus puntos “fuertes y débiles”.

El portavoz de Cs en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha defendido ya en varias ocasiones que Garrido aporta al partido “experiencia y moderación” y que es el interlocutor “más fiable”.

SU RUPTURA CON EL PARTIDO POPULAR

Enero fue el mes del declive de GarridoEl anuncio de Isabel Díaz Ayuso dejaba mal parado al hasta ese momento presidente madrileño. Pablo Casado, el líder de su partido, lo decidió así. Sin más explicaciones. Con esta decisión, se cerró definitivamente una etapa en la comunidad, que se quedaba sin Cifuentes y sin su mejor discípulo y daba paso a caras nuevas más afines al rumbo político que ha adoptado la formación desde que llegara Casado.

Garrido no solo dejó de ser presidente, sino que fue apartado directamente de la Asamblea de Madrid. En abril se anunció cuál sería su nuevo destino: Europa. El partido había decidido que era su momento, el de dar el salto a la política europea y lo colocó cuarto en la lista. Pero un posible desacuerdo amoroso podría ser el causante de la ruptura de Garrido con su partido de toda la vida.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”42493″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Fuentes del PP comentan que el expresidente estaba pensando en rehacer su vida sentimental con una destacada popular en Bruselas.  Casado aceptó el nuevo rumbo en la vida de Garrido y lo recompensó con uno de los cotizados puestos de salida del PP para el Parlamento Europeo. Casado no ha sido así de generoso con todos los dirigentes del PP que quedaron descolgados con la moción de censura y la mengua de puestos electos.

Lo que nunca pensaron en el PP es que tan solo un mes de anunciarse la candidatura europea, Garrido diera el campanazo consolidara su venganza a los populares de la manera más sencilla: cambiándose a Ciudadanos. El simbolismo de esta operación es reseñable. Por un lado deja a su partido herido en un momento clave a pocos días de las elecciones, mientras que por otro lado se cambia precisamente a Cs, que mantiene una lucha con el PP para hacerse con el liderazgo de la oposición.