miércoles, 23 junio 2021 23:42

El pleno de investidura de la Asamblea de Madrid se celebrará el 10 de julio sin candidato

Las negociaciones para la formación de Gobierno en la Comunidad de Madrid siguen estancadas, y aunque ya se ha fijado fecha para el pleno de investidura en el parlamento autonómico, lo cierto es que se va a celebrar sin candidato. El presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad, ha convocado el pleno de investidura para el día 10 de julio, y lo hacía sin proponer un candidato a la presidencia, una posibilidad que recoge el nuevo reglamento de la Cámara autonómica.

Tras la ronda de contactos con las formaciones políticas, celebrada entre el lunes y el martes, y a pesar de que tanto la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, como el del PSOE, Ángel Gabilondo, se habían postulado, Trinidad ha entendido que ninguna candidatura reúne los apoyos suficientes.

Díaz Ayuso presentaba su candidatura porque entendía que sus “síes” están en camino

Ante esta situación, según han informado la Cámara autonómica, el presidente de la Asamblea ha decidido aplicar el artículo 182.3 que activa el calendario de la investidura.

Así, se convocara la sesión, a las 12 horas, y en ella se dará cuenta al Pleno de la imposibilidad de proponer un candidato abriéndose un turno de intervención de diez minutos por grupo parlamentario para explicar su posición. Constatado que ningún candidato habría obtenido la confianza de la Cámara autonómica comenzara a computarse el plazo de dos meses previsto para convocar nuevas elecciones.

Pese a este supuesto, si se llega a un acuerdo para una investidura viable antes de la celebración del pleno sin candidato este podría pasar a ser uno que invistiera a un posible presidente.

GABILONDO Y AYUSO SE POSTULAN COMO CANDIDATOS

La decisión de Trinidad de no presentar a un candidato viene después de que Gabilondo llevase semanas anunciando que se presentaría como candidato ante Trinidad y ha conseguido aglutinar en torno a él a Más Madrid y Unidas Podemos. Con el primero de estos partidos llegó a acordar un documento de mínimos.

El socialista ha reivindicado que su suma alcanzaba los 64 diputados y que esta era la mayoría más consistente de la Cámara, ante la indecisión del bloque del centro derecha. Además, estos días Gabilondo ha apelado en varias ocasiones a Ciudadanos para que se sumara.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”41873″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Pero el candidato de la formación ‘naranja’ a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha repetido reiteradamente que su socio preferente, tal y como dijo en campaña electoral y como ratifico su partido a nivel nacional, es el PP. Esto se lo trasladó este mismo martes también al presidente de la Asamblea pero también le aviso de que no tenía acuerdo cerrado todavía. Aguado quería más tiempo para negociar.

Por su parte, desde Vox no han comparecido este martes públicamente pese a que, tras su reunión con el presidente de la Cámara regional, anunciaron que daban de plazo a PP y Ciudadanos hasta las 14 horas para que firmarán un “programa único común” con ellos si querían los 12 votos de sus diputados, necesarios para alcanzar una mayoría alternativa a la izquierda. Dicho documento no se ha firmado y Ciudadanos insiste en que no lo hará.

Pese a esta situación, Díaz Ayuso ha anunciado que presentaba su candidatura porque entendía que sus “síes” estaban en camino, al ir sus negociaciones en la buena dirección. En este punto, aprovechaba para apremiar a ambas formaciones a que se entendiesen en un ejercicio de “responsabilidad”.