miércoles, 16 junio 2021 17:47

El Gobierno formaliza su queja ante el Vaticano por las palabras del Nuncio sobre Franco

Tal y como estaba anunciado, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha indicado que hoy se entregará la carta de queja ante el Vaticano por la “discrepancia radical” del Gobierno con las declaraciones del ya exnuncio en España Renzo Fratini sobre la exhumación de Franco, aunque no ha revelado el contenido de dicha misiva “por elegancia y cortesía”.

La embajadora de España ante la Santa Sede, Carmen de la Peña, “será recibida este jueves y llevará lo que ya advertí: la discrepancia radical del Gobierno de España acerca de estas declaraciones” sobre la exhumación de Franco, ha afirmado Calvo.

“Se ha cuestionado una ley de los españoles y nos parece inasumible”

En todo caso, la vicepresidenta no ha adelantado qué pide el Gobierno en esa carta de queja porque, según ha precisado, “antes se tendrá que enterar el secretario de Estado que es a quien va dirigido. Por cortesía, por elegancia, porque así son las relaciones verdaderamente sinceras y respetuosas y luego ya se podrá enterar el resto del mundo”, ha enfatizado Calvo.

Además, la vicepresidenta en funciones ha insistido en que no pueden aceptar las palabras de Fratini porque “han roto la neutralidad con la que las legaciones diplomáticas tienen que actuar”. “Se ha puesto en cuestión una ley de los españoles y nos parece completamente inasumible”, ha puntualizado.

“Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil”, señaló Renzo Fratini en una entrevista concedida a Europa Press.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”43927″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

No obstante, Calvo ha defendido que el Gobierno, ahora en funciones, mantiene unas relaciones con el Vaticano “en términos muy razonables y muy positivos” como “no puede ser de otra manera con un país con un sustrato religioso” como España y que “así van a seguir siendo: respetuosas y cordiales”.

HA “TRABAJADO” CON BLÁZQUEZ SOBRE LA FISCALIDAD

Precisamente, ha comentado que el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, ha estado en su despacho y han trabajado juntos temas como la fiscalidad de la Iglesia católica española.

“El presidente de la Conferencia Episcopal ha estado en mi despacho y hemos trabajado con bastante cordialidad ambos. Yo ya le conocía a él de otro momento de mi vida política y habíamos hablado con total naturalidad de la fiscalidad, por ejemplo. Eso ya estaba planteado desde hace meses“, ha puntualizado Calvo.

Entre otras razones, según ha señalado, abordó este asunto con el presidente de los obispos porque el secretario de Estado del Vaticano le dijo cuando le visitó “que naturalmente la Iglesia católica española tenía que contribuir como lo hace la propia Italia o Francia“.