domingo, 20 junio 2021 23:39

La CEOE advierte que subir los impuestos puede llevar a otra recesión económica

  • Los empresarios consideran que la inestabilidad política y el aumento de la presión fiscal puede llevar a España a otra recesión.
  • La CEOE pactó con los sindicatos subir el SMI a 14.000 euros al año hasta 2020.
  • El PSOE prevé aumentar la recaudación fiscal en hasta 26.000 millones de euros.
  • Los pronósticos son buenos. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) considera que la economía española sigue creciendo. Algo que no solo acreditan desde la CEOE; también desde otros organismos internacionales. A pesar de ello, los empresarios han mandado un mensaje al futuro Ejecutivo: la inestabilidad política y las subidas de impuestos pueden sumir al país en una nueva recesión económica.

    Los números no cuadran en la Unión Europea, según aseguran desde la asociación. “Se observan algunos síntomas de ralentización de la economía europea”, han confirmado a MONCLOA.COM. Sin embargo, en España la realidad es distinta. El número de afiliados a la Seguridad Social está en máximos históricos (19,51 millones) y Bruselas ha mejorado en dos décimas (hasta el 2,3%) su previsión de PIB para 2019. Esto se debe “a las necesidades de las empresas de dar respuesta a la demanda”, aseguran desde la Confederación.

    Pero la CEOE advierte que esta tendencia se puede revertir en cuestión de meses. Una de las posibles causas sería que se prolongara el periodo de inestabilidad política en el que está inmerso el país. La falta de acuerdo entre los partidos y la política de bloques ha paralizado el Congreso. Y si no se pone en marcha un Ejecutivo estable, las previsiones económicas se resentirían, según aseguran desde la asociación de empresarios.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”2529″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Y luego están las anunciadas subidas de impuestos. El PSOE, el partido que cuenta con más diputados en el Congreso y el que tiene más probabilidades de gobernar, ha anunciado durante la campaña electoral un aumento de la presión fiscal. Especialmente a los más ricos. Algo que la CEOE considera que tendrá un impacto negativo en la economía. “Las previsiones en la economía española son buenas, en la medida que no aumenten la presión fiscal y las cotizaciones las empresas”, aseguran desde la Confederación.

    Ni la subida de salario mínimo ha tenido una repercusión negativa en el crecimiento económico. La CEOE anunció en octubre de 2018 que este aumento tendría “efectos negativos” en la “negociación colectiva”. Y que frenaría el alza del resto de salarios. Ahora, reconocen que “la subida del SMI por Decreto Ley ocasionó algunos problemas interpretativos que han tenido que resolver los tribunales”. Pero insisten en que si las empresas tienen beneficios, estos deben repercutir en el sueldo de sus empleados.

    De hecho, la CEOE ha destacado que ya habían contemplado aumentar el SMI. “CEOE, CEPYME, CCOO y UGT, firmamos en julio de 2018, el IV Acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2018-2020, que recomendaba establecer de forma progresiva durante su vigencia un salario mínimo de convenio de 14.000 euros anuales”, destacan.

    Pero el pulso entre los sindicatos y los empresarios sigue dando coletazos. El pasado 9 de julio, el secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Unai Sordo, advirtió a la CEOE que si se resistía a aumentar el SMI hasta los 1.000 euros brutos mensuales para 2020, pedirá al Gobierno subir el salario mínimo “hasta donde sea necesario”. Estas declaraciones dejan claro que las posiciones entre ambas asociaciones aún están algo alejadas.

    LOS IMPUESTOS DE SÁNCHEZ

    El PSOE prevé recaudar 26.000 millones de euros más de cara a 2022. Lo que equivale a una cifra equivalente al 40,7% del PIB. Este aumento de la presión fiscal, sin embargo, afectará a tan solo el 0,5% de la población y al 1% de las empresas. Es decir, a los más pudientes, según el plan fiscal presentado por los socialistas.

    Aquellos que ganen más de 130.000 euros al año, se les subirá hasta dos puntos el tramo máximo de IRPF. Unas 90.000 personas pagarán un 47% de impuestos (en lugar del 45% actual). Y a aquellos que ganen más de 300.000 euros al año, se les cobrará hasta un 49%. Las empresas también pagarán más, al menos las más pudientes. Se exigirá un mínimo del 15% en el impuesto de sociedades.

    Pero estas medidas son las que refleja el programa electoral del PSOE. Si Unidas Podemos entrara en un gobierno de coalición, la realidad fiscal cambiaría, ya que podrían modificarse las medidas previstas por los socialistas.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”3184″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Una de las obsesiones de Unidas Podemos es el conocido como impuesto a la banca. Con él la formación de Pablo Iglesias pretende recuperar parte del rescate bancario llevado a cabo por el Estado en 2012. La idea sería aumentar hasta 10 puntos el impuesto de sociedades para la banca. Podemos también quiere aplicar un impuesto al patrimonio de las altas fortunas. El 1% a aquellos que dispongan del equivalente a diez millones.

    Luego está el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Un impuesto que la Iglesia está exenta de pagar y que el líder de la formación morada quiere que abonen. Y la conocida como Tasa Tobin, con la que los partidos de izquierdas quieren gravar las transacciones financieras. Así como la Tasa Google, un impuesto a las tecnológicas para que paguen por su actividad financiera en España.