jueves, 24 junio 2021 00:08

Casado rechaza apoyar “una de las etapas más oscuras de la democracia”

Más allá de la habitual confrontación, Pedro Sánchez y Pablo Casado no han entrado en una ardua batalla en su turno de réplicas. El presidente del gobierno en funciones ha reclamado la abstención sin fortuna, ya que el líder del PP no quiere revalidar “una de las etapas más oscuras de la democracia”. Un tira y afloja, en el que el principal escollo entre ambos ha sido Cataluña y los socios con los que el PSOE busca en estos momentos el entendimiento. Sánchez, en última instancia, hasta ha ensalzado al PP, al que ha tildado de “partido de Estado” frente a Ciudadanos y Vox.

CASADO CRITICA A LOS SOCIOS DE SÁNCHEZ

El líder del PP ha querido dejar en evidencia las intenciones que durante casi dos horas ha mantenido Sánchez, al tildar “de impostura” su discurso de investidura. Casado ha comentado que el presidente del gobierno en funciones no ha propuesto “nada o casi nada” y se ha limitado a exigir a todos a cambio de nada. “Esto es una sesión de investidura, no de impostura. No puede venir a perdonarnos la vida para que le alarguemos la suya”, ha manifestado el presidente del PP.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”46468″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Al igual que han hecho otros grupos parlamentarios en la convocatoria ante los medios durante el receso, Casado ha criticado que Sánchez haya omitido el tema catalán. El líder del PP está convencido de que Sánchez ha omitido hablar de sus socios porque le da “vergüenza”. “No quiere ver al elefante morado con lazo amarillo que está en medio del hemiciclo”, ha apuntado en relación a Unidas Podemos, la única vía factible del PSOE para intentar sacar adelante la investidura, además del apoyo de partidos independistas.

CASADO NIEGA LA ABSTENCIÓN

En el turno de réplica Sánchez ha invitado a Casado a abstenerse para evitar un gobierno que dependa de independentistas u otras elecciones, con mucha insistencia. Tantas que ha podido hasta causar el malestar de Unidas Podemos. Pero la postura del líder popular ha sido la misma de siempre: ‘no’. “Si me llega a insultar un poco más a lo mejor decidimos abstenernos”, ha comentado en tono irónico Casado, que ha dicho que Sánchez “no es una persona de fiar”. “Usted, que dimitió para no abstenerse”, ha atacado el del PP.

La insistencia de Sánchez no ha calado en absoluto en Casado, con el tema de Cataluña como principal escollo entre el entendimiento. “Le tendemos la mano para buscar el progreso que hace falta en España, pero no para que revalide una de las etapas más oscuras de la democracia moderna”, ha apuntillado Casado, que tiene como objetivo el consenso para grandes acuerdos de Estado, pero que ha descartado una y otra vez su abstención. “Su verdadera cara es que tiene un proyecto de ruptura para España. Está dando carta de soberanía a una minoría en Cataluña que está fuera de la legalidad. No pida que seamos cómplices. No podemos facilitar su investidura porque sería muy perjudicial para España”, ha recalcado.

Casado cree que Sánchez busca su apoyo, a pesar de tener suficiente con independentistas y Unidas Podemos, porque ha “activado un campo de minas del que no saben cómo salir” porque con “los radicales” puede ser investido pero “no puede gobernar”. “Son rehenes de los socios de la moción de censura y por eso no han hecho otro esfuerzo para conseguir otros apoyos”, ha resaltado, tras recordar que hace tres años buscó el apoyo de Ciudadanos para la investidura con el llamado ‘pacto del abrazo’.