viernes, 23 abril 2021 04:52

Más Madrid trata de seducir a los socialistas más alejados del ‘sanchismo’

  • El partido de Tania Sánchez e Íñigo Errejón ha iniciado los contactos con gente de varios partidos políticos.
  • Más Madrid busca estructura nacional para presentarse a unas posibles elecciones generales.
  • El partido busca un cabeza de lista similar a Manuela Carmena, lo que aleja a Errejón de las quinielas.
  • Que Más Madrid prepara su salto a la política nacional es un secreto a voces. Ya MONCLOA.com siguió los primeros contactos que ha mantenido el partido con otros grupos autonómicos. Pero el fantasma de las nuevas elecciones planea sobre España, y desde la formación de Íñigo Errejón han puesto puesto en marcha toda su maquinaria. Buscan estructura. Miembros que ayuden a dar consistencia al partido. Por ello, ya han hablado con gente de Unidas Podemos, de Comisiones Obreras, de Izquierda Unida e incluso del PSOE.

    Más Madrid quiere seducir a una parte del Partido Socialista. Especialmente a aquellos que están más alejados del sanchismo. La formación liderada por Tania Sánchez e Íñigo Errejón ha mantenido conversaciones con miembros socialistas de diferentes comunidades autónomas. Desde Cataluña o Galicia hasta Asturias o las dos Castillas. Con estos contactos, los de Más Madrid pretenden sumar a su proyecto nacional a diferentes nombres socialistas. Pero ninguno está en la primera línea política. Al menos de momento.

    Los contactos del partido los dirige Tania Sánchez, ahora en un segundo plano debido a su embarazo. Pero la filosofía más moderada y alejada de los bloques del candidato de Más Madrid a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, ha facilitado acercarse a diferentes partidos políticos. El partido de Errejón entusiasma. Tiene simpatizantes tanto en el grupo socialista como en Unidas Podemos. Razón por la que un sector importante de Podemos en Cataluña están a un empujón de sumarse a las filas de la alternativa a Pablo Iglesias.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”45950″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Fuentes cercanas a Más Madrid lo confirman. Los contactos son a todos los niveles y con casi todos los partidos o asociaciones progresistas. Desde los socialistas que han quedado marginados tras la llegada al poder de Pedro Sánchez a sindicalistas de Comisiones Obreras (CCOO) o UGT. Pero dichos socialistas que saltarían a las filas errejonistas no serían de la primera línea política. Son, según confirman las fuentes, políticos regionales o autonómicos, con pequeñas parcelas de poder, que ayudarían a consolidar una estructura ahora inexistente en el partido de Errejón.

    Aún así, el principal lago donde Más Madrid pesca miembros es Unidas Podemos. Las purgas de Pablo Iglesias tras Vistalegre II, a principios de 2017, dejó muchos rencores en los pasillos de Podemos. Tantos, que sus damnificados formaron una alternativa en Madrid y le comieron la tostada a los de Iglesias. Este es el motivo por el que Tania Sánchez ha iniciado contactos en todas las comunidades. Aplicando el mismo modus operandi que empleó al salir de detrás de la columna del Congreso.

    Mientras que la figura de Errejón está en alza, la de Iglesias decae. Las negociaciones con el PSOE y el batacazo en la sesión de investidura le han valido al líder de Podemos muchas tensiones internas. Izquierda Unida quiere aceptar la oferta de Sánchez. Los anticapitalistas no. Y los de Iglesias hacen malabares para evitar que se rompa un partido que cada vez sucumbe más a la filosofía de la izquierda: la división.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”30091″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Errejón y Tania también han llevado su caña a la vieja guardia de Izquierda Unida. Tras la llegada de Alberto Garzón a los mandos del partido, redujo la estructura del partido a la mínima expresión para ser, posteriormente, absorbida por Podemos. Pero entre esos 5.500 apartados de IU en Madrid, también hay viejos amigos de Tania, razón por la cual Más Madrid está buscando gente entre aquellos a los que Garzón les aplicó el ostracismo político.

    Solo faltaría buscar quién encabezaría la lista. Una decisión que se tomará, al igual que en otras ocasiones, a última hora. Lo que sí tiene claro el partido es una cosa: quien de la cara por la alternativa de Iglesias a nivel nacional debe dar un perfil similar al de Manuela Carmena, la exalcaldesa de Madrid. Una decisión que deja a Errejón fuera de las quinielas.

    Errejón aún así se muestra cauto. Ante los focos niega la mayor. Pero bajo sus palabras hay un centenar de contactos, de pretensiones y de promesas que darán a Más España o Más País (o lo que decidan Tania y Errejón) la estructura de la que carece Izquierda Unida y de la que Unidas Podemos se está deshaciendo. Una cohesión de partido que le puede valer a Más Madrid lograr su objetivo: romper la vieja izquierda para que renazca una nueva, como ya hizo su antiguo compañero, Pablo Iglesias.