martes, 20 abril 2021 06:08

Iglesias se mira en Anguita: IU no pagó sus desplantes al PSOE

  • Podemos teme desgastarse en las urnas ante las amenazas veladas del PSOE.
  • Iglesias sin embargo cree que soportarían una repetición electoral pese a la amenaza de Errejón.
  • Anguita rechazó las investiduras de González entre 1986 y 1993.
  • Año 1986: el PSOE ha repetido mayoría absoluta tras salvar el referéndum de la OTAN. Izquierda Unida, artefacto confeccionado por el PCE para sobrevivir, no se corta y vota ‘no’ a la investidura de Felipe González. Tres años después, 1989, IU, esta vez liderada por Anguita, no paga la factura del rechazo y pasa de 7 a 17 diputados.

    Ese mismo año Julio Anguita se estrena votando ‘no’ a la investidura de González. ¿Pagó un coste por ello en 1993? No, Izquierda Unida crece de 17 a 18 representantes y vuelve a votar no al candidato del PSOE, enfangado entre la corrupción, la incoherencia y el crimen de Estado.

    En 1996 Izquierda Unida, por cuarta vez consecutiva, vuelve a crecer en las urnas y pasa de 18 a 21 diputados. Anguita no se corta y la prensa afín al PSOE, PRISA, le monta un motín interno con la llamada Nueva Vía, López Garrido y Almeida, ‘errejones’ que acabaron digeridos por las fauces socialistas. En este espejo se mira Iglesias…

    “NO SE LO VAN A PERMITIR”: ANGUITA LO TENÍA CLARO

    A principios del verano, cuando todos daban por hecho el pacto entre el PSOE y Podemos después de que Pablo Iglesias se hiciese a un lado y renunciase entrar al Gobierno, Julio Anguita pontificaba sobre el acuerdo desde Córdoba para Russian Today: “No se lo van a permitir ni la Unión Europea, ni el IBEX 35, ni poderes fácticos del PSOE”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”49031″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Anguita, que conoce el paño de primera mano, lo tiene claro: “La izquierda española no se ha librado de un mito: hablar de la unidad de la izquierda e integrar al PSOE. El error es creer que se puede ir con el PSOE a una alianza estratégica”.

    El excoordinador federal de Izquierda Unida asegura que “el PSOE, junto con el PP, son los dos partidos que han administrado el régimen de la Transición alternándose en el gobierno. Son dos partidos que han coincidido en el diseño de estado. Desde el tratado de Maastricht al tema de la Monarquía o la reforma constitucional del año 2011″.

    Según ‘El Califa’, el bipartidismo “tiene unos mismos valores en política exterior y en política económica. Solamente les diferencian las políticas de los derechos individuales. Es decir, el tema de la homosexualidad y los derechos LGTBI, el tema de la eutanasia o determinadas cuestiones. Pero en política económica y social son lo mismo. Bueno, hacen lo mismo. Más que ser lo mismo, el verbo que yo quiero utilizar es hacer. Porque ser, no son iguales, aunque hacen lo mismo”.

    ANGUITA CARGA CONTRA SÁNCHEZ

    Julio Anguita dice que “el problema de la sesión de investidura es que Sánchez, con quien menos querría pactar es con quien se ve obligado a pactar. Es decir, le gustan más otras posibles novias y ya incluso ha tirado los tejos. Porque no quisiera pactar con Podemos. El PSOE siempre ha intentado acabar con todo lo que está en la izquierda, siempre”.

    Anguita
    Pablo Iglesias durante una entrevista realizada a Anguita. Foto: Público TV.

    “Pero las necesidades, añade, obligan a tener que pactar si quiere ser presidente. Claro, naturalmente lo que busca es que el pacto no solamente le cueste menos, sino que además pueda incluso sacar como consecuencia el desgaste de ese que está a su izquierda. Claro que de esto tiene una experiencia ya en Andalucía, donde IU entró de manera malhadada, y yo voté en contra, a formar gobierno sin competencias apenas y después aquello acabó como acabó”.

    Anguita cree, al igual que Manolo Monereo, que Podemos está muerto de miedo sin fundamento: “Creo que en Unidas Podemos opera un miedo, que yo no comparto, a las próximas elecciones. No lo comparto porque, después de la intervención de Pablo Iglesias, le ha ocurrido como después de su intervención en el debate electoral, que le ayudó. Las intervenciones de Pablo Iglesias son rentables electoralmente. Así que ese miedo que pueda tener, supongo ¿eh?, yo no lo comparto”.

    Sobre los socialistas asegura que “a pesar de que blasona y de los datos que le dan las encuestas, Pedro Sánchez no va a ser presidente de Gobierno si va a unas elecciones después del fracaso que ha cosechado a la hora de buscar alianzas… No lo sé. Pero esto sí lo sé y es importante: aquel que se equivoque lo va a pagar caro“.

    ¿QUIÉN NECESITA A QUIÉN?, SE PREGUNTA ANGUITA

    ‘El Califa’ explica que según su punto de vista “el PSOE necesita más a Unidas Podemos. Ahora, eso es si yo fuera. Yo. Ahora mismo yo no me sentiría amenazado por nada. En todo caso exigiría que quiero compartir gobierno y responsabilidades importantes, porque tengo la mitad de votos y la tercera parte de diputados”.

    Y prosigue: “O sea, yo no me sentiría asustado. Naturalmente, lo que sí haría es que, ante la eventualidad, no solo de unas elecciones sino de incluso de un paso a la oposición, reorganizaría mis fuerzas. Potenciaría las organizaciones de base de Unidas Podemos. Pondría en marcha un proceso de unidad lento y a largo plazo, pero para que los militantes en cada pueblo y en cada barrio viviesen conjuntamente, elaborasen conjuntamente y trabasen unidad”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”48798″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Anguita dice que “sin organización básica, la izquierda está perdida. Si la izquierda confía solamente en las intervenciones parlamentarias y en las intervenciones de sus líderes, está equivocada. La izquierda es, básicamente, organización en el seno de la sociedad. Pero vamos, esto es lo que yo haría”.

    Curiosamente, Anguita y otros compañeros (Monereo o Héctor Illueca), están mostrando su preocupación por la la pérdida de soberanía de España, cuestión identitaria que normalmente es recurso para formaciones como Vox, por culpa de la deriva de la Unión Europea.