viernes, 16 abril 2021 10:34

Iglesias se plantea aceptar los tres ministerios para retratar al PSOE

  • Iglesias quiere demostrar que Sánchez prefiere nuevas elecciones antes que un Gobierno de coalición.
  • El presidente quiere evidenciar que el líder de Podemos solo quiere sillones, no pactar un programa progresista.
  • Todos los sondeos pronostican un escenario casi idéntico al actual: la dependencia del PSOE de Unidas Podemos para gobernar.
  • Para Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno en funciones, la oferta que salió in extremis antes de la primera sesión de investidura ya no está sobre la mesa. Se trataba de tres ministerios y una vicepresidencia que Unidas Podemos se negó a aceptar por ser poco relevantes. Ahora Sánchez quiere elecciones o un gobierno en solitario. Ha renunciado al de coalición. Pero lo que el PSOE desea por encima de todo es cuidar las formas, no quedar como los culpables de que se celebren los nuevos comicios, si se llega a ese punto. Por este motivo, Iglesias se plantea aceptar los tres ministerios que ofrecieron los socialistas para retratar a Sánchez y evidenciar que lo que realmente busca es una nueva cita con las urnas.

    El líder socialista está bombardeando a Unidas Podemos con propuestas. Ya le ha hecho hasta 370 de corte progresista. Con ellas, Sánchez pretende seducir a la formación morada para que apoye un gobierno en solitario de los socialistas. Pero Iglesias no lo hará, ya que su liderazgo depende de ello. Las últimas declaraciones del secretario general de Podemos han sido claras: esas propuestas van por el buen camino, pero Unidas Podemos solo aceptará entrar en un gobierno de coalición. Algo a lo que Sánchez se ha negado.

    La clave está en la anterior oferta que le hizo Sánchez. La vicepresidencia y los tres ministerios. Fuentes cercanas a Unidas Podemos indican que los de Iglesias son conscientes de que el presidente quiere elecciones. Pero también saben que su mayor preocupación son las formas. Iglesias se plantea como último recurso aceptar la última oferta que le hicieron los socialistas con la intención de retratar al PSOE. El líder de Podemos espera que el presidente rechace una oferta que ya hizo hace pocos meses. Y con esto, Iglesias pretende demostrar que la única intención de los socialistas es citar a los ciudadanos con las urnas.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”48543″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Este pulso también afecta a Unidas Podemos. La razón por la que el líder de Podemos quiere entrar en el gobierno es para garantizar que los pactos programáticos se cumplan, según sus explicaciones. Los socialistas acusan a Iglesias de que su verdadera intención es la de conseguir sillones. Y para retratar a la formación morada, Sánchez ha ahondado en las medidas que garanticen el cumplimiento de un pacto programático. Este martes, el presidente ha puesto sobre la mesa la creación de una oficina que garantice que se lleve a cabo lo acordado. Pero Iglesias ha rechazado la oferta.

    Unidas Podemos se enrocó con los ministerios. Querían que al menos uno fuera de relevancia para poder hacer política sustancial. El elegido por Iglesias fue el de Trabajo, una cartera que Sánchez se resistió con uñas y dientes a soltar. Después, Iglesias pidió Transición Ecológica. Pero obtuvo otra negativa. Ahora, algo ha cambiado. El partido se rompe cada vez más. Las tensiones entre los anticapitalistas y otras corrientes dentro de la formación morada amenazan con romper el partido por un lado. Por otro, las diferencias con Izquierda Unida debilitan la coalición. Por esto, Iglesias se plantea jugar la última baza: aceptar los tres ministerios.

    Si Sánchez los acepta, los de Iglesias habrán obtenido una importante presencia dentro del Consejo de Ministros y podrán condicionar la política nacional (aunque no en la medida que quería Pablo Iglesias). Y si rechaza su propia oferta, el presidente del Gobierno en funciones dejará evidenciado que su cambio de criterio viene motivado por el deseo de que se celebren nuevos comicios el próximo 10 de noviembre.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”46911″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Los sondeos son positivos para el PSOE. Tanto el CIS de Tezanos como las demás encuestas marcan la misma tendencia. Los socialistas aumentarían su presencia en el Congreso. Sin embargo, el resultado final es el mismo. El PSOE seguirá dependiendo de Unidas Podemos para gobernar. Algo que Iglesias conoce tanto como Sánchez. Por esto, los socialistas se están planteando una tercera vía: buscar el apoyo de Ciudadanos.

    Los sondeos son duros con la formación naranja. Les pronostican un batacazo importante. Ante la inminente celebración de elecciones generales, algunos socialistas esperan que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cambie de opinión y levante el cordón sanitario. De no ser así, el partido se arriesga a perder una importante cantidad de fuerza en el Congreso, ya que las expectativas de los partidos mayoritarios son esperanzadoras de cara a los nuevos comicios.