martes, 20 abril 2021 12:16

La Guardia Civil detiene una banda por la autoría de robos en bancos por valor de 200.000 euros

La Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local de Huércal-Overa (Almería), ha detenido a cuatro atracadores que habían sustraído más de 200.000 euros en bancos de todo el territorio nacional.

Los cuatro detenidos, tres de ellos hombres y una mujer, han sido puestos a disposición judicial del juzgado en funciones de guardia al ser acusados de un delito por pertenencia a organización criminal, usurpación de identidad y una veintena de delitos de hurto.

A los cuatro detenidos se les imputa la autoría de varios robos que se perpetraron desde julio del pasado año en entidades bancarias de A Coruña, Pontevedra, Zaragoza, La Rioja, Valencia, Alicante, Pamplona, Burgos, Bizkaia, Gipuzkoa, Granada y Murcia, tal y como ha informado la Guardia Civil.

Los arrestados en Almería llevaban a cabo los hurtos sin emplear la violencia ni utilizar armas, utilizando identidades falsas al disfrazarse con gorras, gafas y pelucas. Se encargaban de perpetrar los robos distrayendo a los clientes y a los empleados de los bancos.

Cuatro atracadores de bancos han sido detenidos en Almería
Los atracadores actuaban sin armas ni violencia. Distraían a los clientes y empleados de las sucursales bancarias.

EL MODUS OPERANDI DE LA BANDA

Los cuatro detenidos se encargaban de observar previamente la manera en la que trabaja todo el personal de la entidad bancaria. Para ello, se repartían las tareas de vigilancia y en horas de máxima afluencia de público.

Cuando ya tenían debidamente estudiado el escenario, se encargaban de la distracción del personal haciéndose pasar por clientes. Al mismo tiempo, otro de los miembros de la banda se encargaba de la sustracción del dinero con una máxima rapidez y agilidad.

En el pasado mes de agosto, la Policía Local de Huércal-Overa (Almería), puso en conocimiento de la Guardia Civil la presencia de la banda alrededor de una entidad bancaria. Estos no habían realizado ninguna operación comercial en su interior.

Los agentes de la Guardia Civil y la Policía Local interceptaron a estos individuos en Almería cuando ya se encontraban en vigilancia en una zona próxima a otra entidad bancaria, en la misma localidad.

En el momento en el que se produjo la detención de los cuatro miembros de la banda estos portaban pelucas, gorras y gafas. Además, también disponían de inhibidores de frecuencia y otros efectos utilizados para no ser identificados.

En ese instante, los agentes pudieron verificar que todos los implicados disponían de varias identidades. Todas estas se encontraban asociadas a otros hechos delictivos similares que habían perpetrado con anterioridad.

La Guardia Civil detiene a cuatro atracadores de bancos en Almería
Los atracadores se desplazaban por todo el país con identidades falsas, para lo cual utilizaban disfraces con gorras, pelucas y gafas.

NO SE DESCARTA SU PARTICIPACIÓN EN MÁS ATRACOS

Los investigadores han podido determinar el recorrido que los miembros de la banda pudieron realizar por todo el territorio nacional desde mediados de 2018. Sus actuaciones tuvieron lugar por sucursales de todo el país. A pesar de la detención de los cuatro miembros, la investigación sigue abierta. La Guardia Civil no descarta que hubiesen participado en más atracos de bancos.

Los cuatro arrestados ya han sido puestos a disposición judicial del juzgado en funciones de guardia de Huércal Overa (Almería), siendo investigados por delito de organización criminal, 20 delitos de hurto en bancos y usurpación de identidad.

LOS HURTOS CON DISTRACCIÓN MÁS UTILIZADOS

La distracción es uno de los métodos más empleados a la hora de cometer hurtos como los llevados a cabo por la banda detenida por la Guardia Civil en Almería.

La gran mayoría de los delitos que se producen en las grandes ciudades son hurtos. Con ellos se entienden todas aquellas sustracciones de carteras, relojes, teléfonos o bolsos en los que no se requiere del uso de violencia ni intimidación contra la víctima.

En este sentido, la Guardia Civil y los agentes de otros cuerpos tienen claras cuáles son las técnicas más empleadas. Por ello, tratan de alertar a los ciudadanos para que tengan máximas precauciones, principalmente en aquellos lugares con gran afluencia de público. Estos son los más propicios para que se cometan los hurtos.

Uno de los métodos de distracción más empleados son las “carpeteras”, una técnica en la que usan mujeres que se hacen pasar por sordas para recoger donaciones para una supuesta fundación de ayuda a personas sordas. Este delito tiene doble finalidad. Por un lado, porque la víctima puede darle dinero para una fundación inexistente y; por otro, porque se utiliza la carpeta para buscar la cartera de la víctima.

Por otro lado, se encuentra “la mancha”, un método más clásico que aún sigue vigente. Es practicado por parejas y las víctimas, por norma general, son ancianos que acaban de salir de una entidad bancaria o cajero automático. Principalmente, se da a principios de mes, cuando retiran su pensión.

Con esta técnica uno de los delincuentes procede a manchar con “ketchup” o similar a la víctima. A continuación, el otro miembro se acerca para avisarle y ayudarla a limpiarse. En realidad, lo que están haciendo es distraerla para hacerse con su dinero.

EL MÉTODO DE LA SIEMBRA, HABITUAL EN CAJEROS AUTOMÁTICOS

Este método, llevado a cabo habitualmente por parejas, también se centra en personas de avanzada edad. Es uno de los más habituales en los cajeros automáticos.

En este caso, uno de los delincuentes tira al suelo algún tipo de objeto. Al mismo tiempo, alerta a la víctima para hacerle creer que es suya. Aprovechan que la víctima se agacha para sustraer el dinero del cajero o bien cambiar su tarjeta por otra.

En este segundo caso, uno de los ladrones de bancos se encarga de mirar el número secreto del cliente desde una posición estratégica con anterioridad. De esta manera pueden, posteriormente, sacar dinero de la cuenta bancaria.

Es por ello por lo que existen una serie de recomendaciones a tener en cuenta, sobre todo a la hora de acudir a bancos y cajeros bancarios. La Guardia Civil recomienda siempre echar un vistazo alrededor antes de iniciar cualquier proceso. De esta manera, se podrá tener la seguridad de que no hay nadie sospechoso cerca.

Asimismo, se recomienda siempre que sea posible acudir a cajeros con cierre, en los que se puede disfrutar de mayor privacidad y seguridad. Además, al sacar dinero no debes distraerte con otra actividad, como puede ser hablar por teléfono. Tampoco apartes la vista del cajero hasta que finalices la operación y, por supuesto, rechaza cualquier tipo de “ayuda” por parte de otra persona.