domingo, 18 abril 2021 00:39

Rosa Díez, cada día más cerca del Partido Popular

  • Díez utiliza las redes sociales para mostrar sus discrepancias políticas.
  • Su aparición junto a Casado y Álvarez de Toledo en un acto por la unidad de España ha hecho saltar todas las alarmas.
  • No todos en el PP ven con buenos ojos la aproximación de Díez.
  • Rosa Díez, la co-fundadora de UPyD, lleva tiempo fuera de juego, pero reconoce que le encantaría volver a la vida política. Fiel defensora de la unidad de España, Díez ha reaparecido junto al Partido Popular durante la celebración del acto “España en defensa de lo común”. Una intervención, junto a Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo que dio lugar a un sinfín de especulaciones, que la propia Díez sigue acrecentando con sus comentarios en redes sociales, donde es muy activa.

    Sus últimas críticas la acercan de nuevo al planteamiento que defienden desde el Partido Popular. La política ha cuestionado la propuesta que Albert Rivera ha lanzado a Pablo Casado, a quien le ha pedido su abstención si el presidente en funciones, Pedro Sánchez, cedía a tres premisas que principalmente buscan la unión de España. A Díez no le ha gustado esta oferta y ha arremetido directamente contra el líder de Ciudadanos.

    “QUIEN CON NIÑOS SE ACUESTA…”

    La política vasca ha criticado que Rivera decida hablar antes con Casado que con Sánchez. Díez no ha entendido por qué el presidente de Cs ha propuesto esa iniciativa al líder del PP, a no ser que lo haga por mantener “su disputa electoral” con Casado. Algo a lo que ha calificado como una “lástima”. 

    La opinión de Díez sobre Rivera no ha terminado ahí. Compartiendo su propio mensaje anterior junto al titular de la noticia de la propuesta, ha comentado que “quien con niños se acuesta…” dejando sin finalizar el refrán popular que termina con “mojado se levanta”. Sin embargo, la peor de las críticas se la ha llevado de nuevo Pedro Sánchez. 

    Siguiendo con la noticia, Díez ha cuestionado que el presidente haya pedido la abstención técnica. “O sea, van a añadir un botón en la maquinita con la que votan sus señorías: si, no, abstención y  ‘votos técnicos’ . De traca.”. Además, ha pedido la dimisión del líder del Partido Socialista y ha añadido que “no tiene vergüenza ni nada que se le parezca”.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”51744″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    ROSA DÍEZ Y LA ESPAÑA SUMA

    Los comentarios de Rosa Díez la acercaban cada vez más al pensamiento popular, pero no ha sido hasta la semana pasada cuando se ha visto un acercamiento explícito. El PP le ofreció un puesto de honor, junto a Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo, en la mesa del Congreso durante el acto “España en defensa de lo común”, que propugnaba la unidad de las formaciones constitucionalistas.

    La participación de Díez en las jornadas fue alabada por el propio Casado, quien dio las gracias tanto a su portavoz en la Cámara Baja como a la co-fundadora de UPyD. “Gracias a dos mujeres también fuertes, valientes, de convicciones y con gran inteligencia” y remarcó la idea de que “siempre ponen por delante lo que nos une, en lugar de lo que nos separa”.

    Díez también recibió halagos de Álvarez de Toledo quien afirmó que “es un espíritu libre, crítico, es una mujer valiente”. Además, la portavoz avivó las especulaciones al manifestar que la política necesita a una dirigente como Díez y ha insistido en que continuarán su misión para conseguir aunar “a todo el constitucionalismo español en defensa de la libertad”. Una unidad que la fundadora de UPyD ha defendido a capa y espada. 

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”51380″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Durante su turno de palabra, Rosa Díez bromeó recordando que hace tres años, cuando abandonó el Congreso, no se hubiera imaginado que volvería de la mano del PP, al que llamó “azote”. La política aprovechó su intervención para pedir que no se tire la toalla y que se defienda “lo que nos une, la libertad y la democracia”.

    LA METAMORFOSIS DE ROSA DÍEZ

    La línea de pensamiento de Díez ha ido cambiando con el paso de los años. Comenzó en el mundo de la política de la mano del PSOE, de quien llegó a ser diputada foral de Vizcaya, parlamentaria del Parlamento Vasco, consejera del Gobierno Vasco, incluso europarlamentaria. En 2007 dejó de ser militante socialista y se lanzó a crear su propio partido: Unión, Progreso y Democracia.

    Con UPyD consiguió un escaño como diputada en las elecciones de 2008, revalidando su cargo cuatro años más tarde. También fue portavoz de la formación hasta 2015, año en el que dejó ambos puestos tras los malos resultados que recibió la agrupación. Una despedida que acabó finalmente con su baja del partido que ella misma creó. 

    A pesar de que Casado y Álvarez de Toledo le han dedicado elogios a Rosa Díez, su pasado, con idas y venidas, incomoda a algunos dirigentes populares, que no verían con buenos ojos este acercamiento. Es el caso del líder del PP en el País Vasco, Alfonso Alonso, quien se ha mostrado sorprendido por el giro de la política vasca. Alonso ha recordado que ella “arremetía mucho” contra la formación en su etapa más activa y considera que tiene una “personalidad muy versátil”.