domingo, 18 abril 2021 01:27

Unidas Podemos se divide en dos bloques: los del pacto y los de la coalición

  • Pablo Iglesias, Pablo Echenique, Irene Montero o Enrique Santiago apuestan por la coalición o la celebración de elecciones.
  • Alberto Garzón, Teresa Rodríguez, Miguel urbán o Ramón Espinar quieren que se lleve a cabo un pacto programático.
  • Pablo Iglesias afronta el 10-N con su partido dividido en dos, pero el líder pretende mantener su exigencia tras las elecciones.
  • Las nuevas elecciones están a poco de convertirse en una realidad. Y Unidas Podemos ya está trazando su estrategia de cara a las negociaciones con el PSOE que tendrán lugar, si dan los números, desde el mismo 11 de noviembre. El líder de la formación morada quiere el respaldo de sus bases y de los integrantes más relevantes de su partido. Busca exigir de nuevo la coalición. Y junto a él se ha posicionado el Partido Comunista y su núcleo duro. Sin embargo, la corriente crítica con la actitud de Iglesias ha tomado forma y ha pedido al líder de Unidas Podemos que ceda y acepte un pacto programático. Este sector está compuesto por parte de Izquierda Unida, como Alberto Garzón, y los Anticapitalistas de Andalucía.

    La izquierda ha tomado partido y se ha vuelto a dividir. O un bando u otro. Iglesias ha conseguido que su postura tenga el respaldo tan solo de una mitad del partido. Otros dentro de la formación morada claman porque el líder de Podemos impida las elecciones y ceda a un pacto programático. Una posición que este grupo, liderado por Garzón y la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, mantendrán tras las elecciones del 10-N, según aseguran fuentes del partido. Sin embargo, de puertas hacia fuera, los de la formación morada no quieren mostrar fisuras y han cerrado filas en torno a la posición de Iglesias: o coalición o elecciones.

    Las voces críticas con la actitud de Iglesias no solo han venido desde dentro de su partido. Son muchas las personalidades de la izquierda política las que han levantado la voz contra la posibilidad de que se celebren nuevos comicios. Entre ellas, Cayo Lara o Gaspar Llamazares, exdirigentes de IU; Íñigo Errejón, candidato de Más Madrid a la Comunidad de Madrid o incluso Ramón Espinar, exlíder de Podemos en la Comunidad. Cada vez son más los que consideran que la izquierda perderá la oportunidad de desarrollar un programa progresista en España.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”48709″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El bloque que apuesta por la coalición o elecciones se ha reducido con el paso del tiempo. Es la posición que ha adoptado Pablo Iglesias, Irene Montero, Pablo Echenique y otras personalidades del entorno del líder. A su vez, el Partido Comunista también se desmarcó de la línea adoptada por el líder de Izquierda Unida (el PCE es una parte fundamental que conforma IU) para unirse a las exigencias adoptadas por Iglesias.

    En el otro lado de la balanza están los críticos con Iglesias. Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía, ya lanzó la bomba de que pretendían presentarse a los comicios autonómicos por libre. Con una marca propia que se desmarcara de Unidas Podemos. Ahora, en su vuelta a la primera línea política, Rodríguez no ocultó que ella esta por el pacto programático. Y como ella, todos los que la siguen. Incluido el alcalde de Cádiz, José María González (Kichi). Este mensaje que apuesta por no entrar en un gobierno con el PSOE también lo ha adoptado Izquierda Unida. O al menos una importante parte del partido liderada por su principal valedor, Alberto Garzón.

    También Miguel Urbán, de los anticapitalistas de Podemos, dejó claro que los suyos se han posicionado en contra del criterio de Iglesias. “Desde anticapitalistas estamos en contra de entrar a gobernar con el PSOE”, aseguró a finales de agosto Urbán. La razón por la que este colectivo no quiere gobernar junto a los socialistas difiere de la de Alberto Garzón. Según detallan fuentes de la formación, los anticapitalistas prefieren estar libres y que no les salpique las medidas que tome el PSOE durante el mandato. Según sus declaraciones, entrar en una coalición haría perder la identidad a Unidas Podemos.

    Garzón, por su parte, ya estuvo dispuesto a aceptar todas las propuestas que lanzó el PSOE. Desde los cargos intermedios al pacto programático, incluidos los tres ministerios. Fuentes cercanas a IU aseguran que el partido está muy endeudado. Y su única forma de mantener la formación a flote es ser relevantes en el Gobierno. Ahora, Garzón apuesta por el pacto programático. Tanto es así que incluso estaría dispuesto a apoyarlas 370 medidas que presentó Sánchez a la formación morada.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”51473″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Iglesias y los suyos han insistido en que la razón por la que quieren sentarse en el Consejo de Ministros es por asegurarse de que se lleva a cabo un programa progresista. Mientras que desde el PSOE se mantienen en que meter a Unidas Podemos en el Gobierno no será positivo para la estabilidad del Ejecutivo, fuentes cercanas al núcleo duro de Sánchez aseguran que el presidente está convencido de que Iglesias le traicionará a la primera de cambio. Que no mantendrá la lealtad institucional tras la primera crisis que azote al Gobierno.

    La última reunión entre el PSOE y Unidas Podemos concluyó con un golpe en la mesa por parte de los socialistas. Mientras la coalición sea una línea roja, no hay nada que hablar para los de Sánchez. Y desde la formación morada la advertencia fue clara: “tras el 10-N, en el mejor de los casos estaremos en el mismo punto que ahora”. Iglesias afronta unos nuevos comicios con su partido dividido en dos bloques de cara a la estrategia que debe adoptar.

    Ahora, a dos meses de que se celebren los hipotéticos comicios, la principal amenaza que se ciñe sobre la izquierda va tomando forma. Los últimos rumores aseguran que Más Madrid está listo para dar el salto a la política nacional. Solo falta el candidato. Manuela Carmena, una de las más queridas para ocupar ese cargo lo ha rechazado. Tan pronto como se encuentre quién competirá por hacerse con la hegemonía de la izquierda, Sánchez puede ver como se le escapa de las manos su sueño de volver a ser presidente. Pero aún queda tiempo.