lunes, 19 abril 2021 17:32

Ana Julia Quezada, declarada culpable del asesinato con alevosía de Gabriel Cruz

Ana Julia Quezada mató a Gabriel cruz con alevosía, prevaliéndose de su superioridad con respecto al menor, de ocho años, y aprovechando que era la pareja de su padre para acabar con su vida, pero no lo hizo con ensañamiento ni fue una acción premeditada, es decir, que no preparó su muerte o no hay pruebas de que así lo hiciera.

Este ha sido el minucioso veredicto del jurado, formado por siete mujeres y dos hombres, que han juzgado a la mujer dominicana de 45 años a lo largo de los últimos 12 días. El veredicto, por unanimidad, declara a Ana Julia Quezada culpable.

Tras conocerse el mismo, la autora confesa del crimen se encuentra a la espera de conocer la decisión definitiva del tribunal de la Audiencia Provincial de Almería, presidido por la magistrada Alejandra Dodero. Quezada está entre la prisión permanente revisable y la condena a 25 años por asesinato. Ahora el tribunal encuadra los hechos dados por probados por el jurado en los tipos penales. En función de ello se establecerán las condenas correspondientes.

Está claro que se trata de un asesinato. Sin embargo, el Supremo no tiene claro si es posible utilizar la condición de menor de Gabriel Cruz, y por tanto la alevosía para alcanzar la prisión permanente revisable, la pena más dura dentro del ordenamiento jurídico español. Para ello, se deberían subir dos peldaños, de homicidio a asesinato y de asesinato a la mencionada pena permanente.

DE ACUERDO CON LA TESIS DE LA FISCALÍA

El desenlace final es acorde a la tesis que mantuvo en todo momento la Fiscalía. Esta apostó desde el primer momento por un asesinato alevoso, sin ensañamiento ni premeditación.

En el momento de conocer la decisión, los padres del pequeño, Patricia Ramírez y Ángel Quezada permanecieron expectantes en la sala, a escasos metros de la asesina de su hijo. Prestaron así máxima atención a la enumeración de los hechos probados, que corroboraban la tesis de la fiscal Elena Fernández.

En la tesis de la Fiscalía se aseguraba que Ana Julia Quezada sorprendió al niño aquella tarde del 27 de febrero de 2018 para luego agarrarlo y asfixiarlo hasta la muerte. Luego lo enterró y pasó diez días tratando de ocultarlo, hasta que fue capturada con el cadáver del pequeño en el maletero de su coche.

DESCARTADO EL ENSAÑAMIENTO Y LA PLANIFICACIÓN DEL ASESINATO

Según el relato del jurado, Gabriel Cruz no murió tras una paliza. De esta manera, se descartó que hubiera ensañamiento, que era lo que sostenía la acusación particular, dirigida por el abogado de la familia, Francisco Torres. El letrado trató de lograr la pena más dura agarrándose a todas las circunstancias.

Torres trató de demostrar que Ana Julia Quezada había preparado de forma cuidadosa el crimen y que no había sido un arrebato, como mantenía la Fiscalía. Para ello buscó consolidar la idea de que había llevado una pala y un rastrillo a la casa en la que cometió el crímen. También incidió en el ensañamiento, asegurando que la mujer dominicana golpeó al niño en primer lugar, para dejarlo moribundo hasta que acabase con su vida entre 45 y 90 minutos después.

Sin embargo, las tesis de la acusación se descartaron, por unanimidad, por el jurado. Este considera más creíble el trabajo de los forenses que realizaron la autopsia que el informe de dos facultativos no especializados en medicina legal. Estos últimos fueron quienes dibujaron el tipo de muerte defendida por el letrado de la familia.

De igual forma, los nueve miembros del jurado también descartaron las atenuantes propuestas de la defensa de Ana Julia Quezada. Entre ellas se encontraban que el asesinato tuvo lugar en un arrebato de obcecación y que lo ocultó por estar drogándose con Diazepam. No obstante, sí se admitieron las lesiones psicológicas de la autora del crimen a los padres de Gabriel Cruz por ocultarles de forma interesada y desleal la muerte del menor.

Ana Julia Quezada se expone a la prisión permanente revisable por el asesinato de Gabriel Cruz
Por el asesinato de Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada podría llegar a ser castigada con prisión permanente revisable, la pena más dura del ordenamiento jurídico español.

PRIMERA MUJER CONDENADA A PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE

El jurado tampoco admitió el atenuante de confesión que buscaba obtener la defensa de la procesada. No lo hizo con el argumento de que Ana Julia Quezada no colaboró en las búsquedas ni ayudó en las investigaciones. De hecho, tampoco lo hizo en el momento en el que fue descubierta con el cuerpo del menor en su coche.

El veredicto fue leído en la Audiencia Provincial de Almería en medio de una gran expectación. En gran parte porque Quezada podría convertirse en la primera mujer condenada a prisión permanente revisable. Sin embargo, a pesar del veredicto, no se garantiza que finalmente vaya a recibir esta pena.

La pena más dura llevaría a la autora del asesinato a una pena de cárcel que se revisaría en los años 25, 28 y 30 de su condena, pero podría convertirse en una cadena perpetua, una pena que fue abolida en España en el año 1928. Por aquel entonces se consideró que era una pena inhumana.

Tanto la acusación como la Fiscalía solicitaron una prisión permanente revisable, más tres años por cada una de las lesiones psíquicas a los padres de Gabriel Cruz, más dos años por cada progenitor por vulnerar su integridad moral. Además, se solicitaron indemnizaciones de 200.003 euros por la investigación y de 845.000 euros para la familia.

SATISFECHOS CON EL VEREDICTO DEL JURADO

A la salida del Tribunal, los padres del menor asesinado celebraban la condenan. Tanto Patricia Ramírez como Ángel Cruz atendieron a los medios a la salida del mismo, donde se mostraron satisfechos con el veredicto del jurado.

Íbamos a luchar con uñas y dientes para que esta bruja no pisara más la calle y lo hemos conseguido. Se ha hecho justicia“, sentenció la madre de Gabriel, que ha destacado el “excelente trabajo del equipo de abogados”.

Por su parte, Ángel Cruz, expareja de Ana Julia Quezada y padre del niño asesinado, se mostró con un tono aún más duro. “Los psicópatas deben estar encerrados y lejos de la sociedad, donde no puedan hacer daño a nadie“, dijo al respecto de la que era hace un año y medio.

De esta manera, los progenitores del menor asesinado se mostraron satisfechos con el veredicto del jurado. Ahora, deberán esperar a la decisión final del juez, que será quién determine la condena que finalmente se le impone a Ana Julia Quezada. Esta podría conocerse en los próximos días.